app

Sé musulmán y sé tú mismo

Encontré mi creencia y mi identidad en el Islam. No hay nada más para mí. El Islam impregna toda mi existencia. Pero para ser musulmán, primero hay que ser humano

Encontré mi creencia y mi identidad en el Islam. No hay nada más para mí. El Islam impregna toda mi existencia. Pero para ser musulmán, primero hay que ser humano

Por: Abdussalaam Nordehok

Encontramos una gran belleza en la formación en V de los gansos voladores. Forman un arado de plumas que vuela y parece arar las nubes fértiles para permitir que las semillas invisibles sean plantadas. Es un mito divertido que el ganso que va al frente actúa como un tipo de gurú o líder de aves celestes. De hecho, los gansos cambian su posición a menudo en un espíritu colectivo para el beneficio de todos. Juntos pueden volar un 70% más. Es un acuerdo silencioso para que la energía común vuele hacia adelante. Los gansos se necesitan mutuamente. La gente no es diferente. La unión hace la fuerza.

Las tendencias de la sociedad en el presente se pueden denominar como la psicología de la mesa de la merienda. Mientras dura el tiempo del individualismo, todos quieren probar todo y todos se sienten violados si se termina la salsa. Todos quieren estar al frente, pero nadie quiere dar la talla (soluciones) o desaparecer (fallos). Todos quieren ser escuchados y vistos, pero nadie quiere escuchar o ver. El hermano del individualismo es el desarraigo. Las colectividades del colectivismo son extrañas. Nadie parece estar en casa en ningún lugar, algunos encuentran un nuevo hogar en otro lugar, en el hogar se comportan como extraños y en la aldea global todos son amigos electrónicos de todos.

En la mesa del aperitivo hay tantos platos que nadie tiene estómago para digerirlos todos. Uno tiene que elegir. Los seres humanos son por naturaleza selectivos. La selectividad, sin embargo, no debe causar miopía o sombras auto absorbidas para evitar que veamos el ancho real del horizonte. Algunos ritos del exilio convergen en el cristianismo porque quieren ser occidentales. No es necesariamente acerca de Jesús. Pero con el tiempo se conviertieron en lo que buscaban. Algunos suecos seculares se convierten al Islam porque el virus del exotismo los ha infectado. No es necesariamente sobre Muhammad ﷺ. Pero con el tiempo se convierten en lo que buscaban. Sin embargo, hay una belleza particular en que las personas están preparadas para cambiar sus vidas. Es una buena señal que en nuestro tiempo podemos ver tal migración espiritual. Nosotros, los conversos, somos aves migratorias, un arado celestial. Pero en la naturaleza, las aves migratorias individuales deben regresar a casa tarde o temprano. Nuestros conversos son como Salman al-Farisi, que comenzó solo buscando la verdad. Adquirió tal rango que el Mensajero, que la paz sea con él, dijo que pertenecía a Ahl al-Bayt. Somos aves migratorias solitarias. No abrazamos el Islam como un grupo de nuestras familias, nuestra gente, la gente de nuestra ciudad, como lo hicieron los bereberes, árabes, persas y afganos.

Pero para aquellos conversos infectados con el virus del exotismo y que viven una prueba de islam, que prueban mitos de venta libre, sorben dhikr en idiomas extranjeros, huelen incienso exótico, sintien la ‘yama’a’, tenemos que declarar que el islam no es una elección entre muchas. El Islam no es una subcultura emocionante y extranjera entre muchas. El Islam no es ni un suburbio ni Östermalm. El Islam no es cultura, especias, arquitectura y alfombras orientales. Ni álgebra, ni óptica ni geometría. Hoy en día, incluso la cultura árabe de Yahiliyya o la cultura árabe medieval protege contra la forma de vida original (iman, Islam, Iraq) con la que venía el mensajero.

El Islam es la verdad del Señor del Mundo. El Islam no es algo que eliges. Es algo a lo que se es guiado. Aplastado y reconstruido. La curiosidad es hermosa. El autoodio y la autoestima son repulsivos. Aquí debemos recordar la formación en V de los gansos y escuchar al que viaja a nuestro lado y explica que tanto la arena del desierto como el fértil molino de Skåne son creados por el mismo Señor.

Las personas quieren ser algo que no son y viven toda su vida como actores. Una chica de pueblo sueca vestida como una americana de Manhattan. Los suecos cultivan rastas y cantan en jamaicano. Algunas conversiones son arabizadas. Realmente no es extraño ver a los indios en un traje inglés o japonés con una gorra de béisbol o una mujer en Ghana que piensa que Dios es un hombre blanco. La fertilización cruzada es, sin embargo, buena. El enriquecimiento de la identidad no es un crimen en el Islam. Debilitar la identidad, por otro lado, es un acto malvado. Negar su origen (nasab) es un delito grave. Vivir toda la vida en las botas de otra persona es triste. No hay muchos que sepan que los sombreros de fieltro rojo de Túnez se originan en la moda medieval italiana o que el tocado rojo saudita es un invento inglés. Pero, ¿están las personas realmente tan aterrorizadas de ser ellas mismas? La búsqueda de Dios es y sigue siendo la más bella. La búsqueda honesta del corazón no debe estar manchada por el turismo de identidad. La complejidad surge de las necesidades cotidianas. No somos gansos, somos humanos. Nos necesitamos mutuamente, calor y nutrición. La formación V representa a Vi.

Todo se puede resumir en las palabras del entrenador de boxeo: “Aquí todos son iguales. Todos tenemos dos brazos y dos piernas. Todos huelen mal cuando sudan y todos sangran la misma sangre. Si no estás de acuerdo, ¡la puerta está ahí!”.

Encontré mi creencia y mi identidad en el Islam. No hay nada más para mí. El Islam impregna toda mi existencia. Pero para ser musulmán, primero hay que ser humano. Así que invierte todo en convertirte en un ser humano, ya que solo es una persona sincera la que puede comprender. Te necesito, nos necesitamos el uno al otro. Soy un halcón pero necesito los gansos. Necesito tu crujido (habla) y tu aleteo (acción).


Fuente: http://islam4europeans.com/ Traducido y editado por Truth Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.