app

montañas moviendo como nubes

La ilusión

“Y veas a las montañas, que creías sólidas, pasar como pasan las nubes. Es la obra de Allah que ha hecho magistralmente todas las cosas, verdaderamente Él conoce perfectamente lo que hacéis.” (27:88)

Las montañas se caracterizan por tener los componentes más estacionarios de la superficie de la tierra. La idea de que las montañas eran inamovibles o incluso inalcanzables llevó a ciertas mentalidades primitivas a creer en el politeísmo y en la fantasía de que las montañas eran la morada de las divinidades.

La idea de que los picos de las montañas estuvieran más allá del alcance del hombre era una ilusión, como también lo era su aspecto estacionario. El verso se refiere a esta ilusión y habla del movimiento de las montañas como nubes. Si las montañas que tenían un aspecto estacionario se movieron, sería que la tierra también se movió. El verso descarta así la idea de un mundo fijo.
Este signo, sin contar a aquellos que vivieron en los años del Profeta (la paz sea con él), llevó a la gente a creer que era un signo que predecía el fin del mundo.

Incluso los que no tenían conocimiento del idioma árabe podían ver que esta interpretación carecía de fundamento y era conflictiva con el Corán. En el versículo se afirma que los hombres creen que las montañas son estacionarias, pero que esto es una ilusión. Es imposible deducir que con el movimiento de las montañas tendrá lugar en el fin del mundo.

Estas suposiciones falsas deducidas durante el primer siglo después del Profeta pueden hasta justificarse después de leer los comentarios de Sheikh Abdul Aziz Bin Baz de Arabia Saudita. Todavía en la década de 1970, afirmó que la tierra no se movía y que cualquiera que afirmara lo contrario se consideraba que había cometido una blasfemia.

Vemos que las opiniones entretenidas sobre el carácter estacionario de la tierra eran tan firmes que los teólogos fanáticos que ignoraban las revelaciones del Corán podían decir que cualquiera que pensara que la tierra se movía debía ser sometido a la pena capital en pleno siglo XX. El Corán está lleno de revelaciones milagrosas, pero las mentiras inventadas en nombre de la religión no tienen fin. Las personas que tomaron como guía tales barbaridades y simplemente leyeron el Corán como un libro de texto sin comprender su significado han hecho el mayor daño a la religión.

Uno debe entender la fiabilidad del Corán y evitar todas las supersticiones.

Aunque históricamente es una reacción rara y anecdótica y no compartida por muchos eruditos musulmanes, mencionamos la reacción fanática de un erudito que criticaba la idea de una tierra en rotación. El caso de Galileo, sin embargo, es conocido en todo el mundo. Galileo fue un astrónomo y físico italiano, uno de los fundadores de la ciencia moderna; él creía que el universo fue creado por Dios. Su enfoque científico empírico y observacional le permitió ser un pionero en muchos campos de la ciencia. Su terrible experiencia es bien conocida. Su postulación de que la Tierra giraba le causó experiencias terribles y dolorosas.

La Iglesia había adoptado los puntos de vista de Aristóteles y Ptolomeo sobre el universo y el mundo. Esta concepción postulaba que la tierra permanecía fija mientras el sol giraba alrededor de la tierra. La Iglesia adoptó esta visión centrada en la tierra como su credo oficial. La Iglesia propuso todos sus puntos de vista como el reflejo de la voluntad de Dios; oponerse a ellos era igual a tomar una posición en contra de Dios. Una vez más, somos testigos de que una de las principales fuentes de comentarios que intentan mostrar que la religión y la ciencia son mutuamente excluyentes son ignorantes fanáticos, y así ha sido el caso con el islam.

Una vez que el hombre deja de mezclar sus propias ideas con las de Dios, el problema estará resuelto. De lo contrario, el hombre continuará cometiendo la grave falta de mezclar sus puntos de vista con las revelaciones de Dios. Galileo Galilei, así como Copérnico y Kepler, argumentó que la tierra se movía y que el sol estaba en el centro. Según su opinión, la tierra no tenía una posición central. La Iglesia no fue tan tolerante como en el caso de Copérnico y Kepler. La Iglesia refutó la adopción de Galileo del sistema copernicano, y bajo la amenaza de la tortura de la Inquisición, se vio obligado a retractarse públicamente de sus puntos de vista heréticos.

Este no fue el final del asunto; tuvo que enfrentarse a torturas corporales y espirituales. Fue obligado a pasar los últimos ocho años de su vida bajo arresto domiciliario. La historia de la Iglesia y Galileo ilustra mejor la disputa entre “religión” y ciencia. Pero el hecho es que la religión original como tal no tenía la culpa, pero los llamados representantes de la religión fabricada sí. El Corán nos advierte contra aquellas personas que se presentarán como portavoces de la religión de Dios, así como contra las cosas que hacen por ganancias materiales.

“¡Vosotros que creéis! Es cierto que muchos de los doctores y sacerdotes se comen la riqueza de los hombres por medio de falsedades, y apartan del camino de Allah… “(9:34)


Fuente: http://www.quranmiracles.com/2011/08/the-earth-does-rotate-even-though-we-are-not-conscious-of-it/ ; traducido y editado por la redacción de TS

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.