app

Conversación con un ateo (1 de 3)

Conversación con un ateo (1 de 3)

Conversación con un ateo (1 de 3)

Conversación con un ateo (1 de 3)

 

Autor: Shykh Muhammad al-Ghazali

El Diálogo Narrado por al-Ghazali

He debatido largamente con un ateo cuando de una forma que requirió gran paciencia y auto-control, para darme la oportunidad de responder todas sus alegaciones y así ser capaz de refutarlas usando evidencia clara y  un fuerte argumento.

Él dijo: “Si Dios creó el universo, entonces ¿quién creó a Allah?”.

Yo le respondí: “Con esta pregunta, o más probablemente, objeción, quieres decir que todo debe tener un creador“.

Él dijo: “No me lleves a través de laberintos; simplemente responder a la pregunta”.

Dije: “Tú crees que el universo fue creado sin un creador; es decir, que no necesita tener un creador. Entonces ¿por qué usted acepta el argumento de que existía el universo por sí mismo y al mismo tiempo te resulta extraño cuando la gente que cree en Dios dice que Allah, Aquel que creó el universo, no tiene principio? Es una y la misma pregunta… ¿por qué crees cuando lo dices tú mismo mientras desmientes los demás cuando ellos creen ello? Por otra parte, si se piensa que un creador que no tiene creador de sí mismo es un mito, entonces, un universo sin un creador es un mito también de acuerdo a esa misma lógica”.

Él dijo: “Vivimos en este mundo y sentimos su existencia y por lo tanto no podemos negarlo”.

Yo dije: “¿Quién te pidió que negar la existencia de este mundo? Cuando tomamos un taxi o un barco o un avión en una ruta determinada, no ponemos en duda la existencia del coche, por ejemplo, más bien, podríamos preguntarnos: ¿se conducirá a sí mismo (el coche) o hay un conductor hábil al volante? Por lo tanto, volviendo a tu pregunta puedo decir: tu pregunta se refuta a sí misma. Tú y yo reconocemos que la existencia es real, nadie puede negar esto. Tú afirmas que no tiene principio en relación con la materia (el mundo), mientras que yo creo que no tiene principio en relación con el creador de esta materia. Así que, si quieres ridiculizar una existencia sin principio, te debes ridiculizar a ti mismo antes de ridiculizar a las personas de creen”.

Él dijo:” ¿Quiere decir que las dos partes (los que creen en Dios y los que no) se basan en la misma presunción?”.

Yo dije: “Voy a elaborar sobre esto sólo para revelar y exponer los alegatos vacíos en los que el ateísmo se basa. En cuanto a las presunciones, no son la misma en cuanto a las dos partes (es decir, los creyentes y los no creyentes ) se refiere. Considere esto: usted y yo estamos reflexionando sobre un palacio que está construido; Yo -con el ojo de un experto- creo que un arquitecto los ha construido, mientras que tu cree que unos trozos de madera, acero, piedras y la pintura se han reunido por sí mismos y por sí mismos, de cierta manera, han construido ese palacio que para los seres humanos los habiten.

La diferencia entre nuestros puntos de vista es similar a que si encontramos un satélite que orbita en el espacio ultraterrestre, entonces, ustedes diría: se puso en marcha por sí mismo y sin ningún tipo de control o sin la dirección de alguna persona. Aunque yo diría: tiene que haber sido puesto en marcha por una mente organizadora y supervisora. Las presunciones no son las mismas. Para mí, es la verdad ineludible, mientras que es para ti una falsedad dudosa. Sorprendentemente, los incrédulos de nuestro tiempo son expertos en llamarnos (es decir,  a los creyentes) por nombres que evidencian cada deficiencia nuestra y, al mismo tiempo, se describen a sí mismos como genios inteligentes y avanzadaos.

Vivimos en la tierra que está bajo nuestros pies, bajo un cielo construido y tenemos cerebros con los que podemos examinar y discernir; con estos cerebros podemos investigar, concluir, discutir y creer. Con estos cerebros también podemos rechazar la imitación ciega así como los argumentos vacíos. Si las personas se burlan de los radicales que están esclavizadas por el pasado y se burlan de su salud y estrechez mental, también deben burlarse de los que desacreditan la razón en nombre de la razón y pisan la lógica científica en nombre de la ciencia. Por desgracia, este es el caso con la mayoría de los ateos.

En verdad, nosotros -los musulmanes- construimos nuestra creencia en Dios en base a tener la mente despierta y leemos los signos de la existencia superior a través de los deambulares del pensamiento humano por todo el universo.

En una sola página del Corán encontré referencia a la función de la razón en tres formas ascendentes consecutivos. Esta sura es Az-Zumar (sura de los Grupor, número 39 del Corán). La primera forma que se puede notar es alabar el conocimiento y rechazar la ignorancia es:

“Di (a ellos, ¡Oh Muhammad ): ¿Son iguales los que saben y los que no saben ? Sólo los recapacitarán los que saben reconocer lo esencial”. (Sura de los Grupos, 39:9 )

Luego viene la segunda forma de demostrar que un verdadero musulmán no está esclavizado a una sola idea fija o hábito; más bien, es un ser humano que sopesa todo y decide lo que es más auténtico y justo:

¡Anuncia a Mis siervos la buena nueva! Aquellos que escucha la Palabra y siguen lo mejor de ella, esos son los que Allah ha guiado y esos son los que saben reconocer lo esencial”. (Sura de los Grupos, 39:17-18)

A continuación, los “hombres que saben reconocer lo esencial” son mencionados por tercera vez en el mismo contexto, ya que son los que miran hacia la creación de Dios y que estudian la historia de la vida en todos los ámbitos y aspectos con el fin de dirigir sus mentes de la creación al Creador:

“¿Es que no has visto que Allah hace que caiga agua del cielo y que se filtre en los manantiales de la tierra y que gracias a ella salgan cereales de color variado que luego se marchitan y los ves amarillentos, convirtiéndolos después en desechos?”. (Sura de los Grupos, 39:21 )

Se aparente de las anteriores tres formas de conocimiento que  hay en una solo página del Corán que la creencia es ajena a la imitación ciega, mirada miope y/o el pensamiento ocioso. En su luga, puedes observar las creaciones Todopoderoso Creador manifestadas en las plantas, flores y frutas. Puede ver cómo el suelo duro y oscuro se agrieta para producir los colores brillantes y pálidos florecientes de hojas y ramas de árboles que son ricos, de albahacas y jazmines. También puede ver cómo todo se cosechada y es convertido en ropa, alimentos para animales y personas. Luego, ruinas y basura se convierten en nuevas plantas hermosas y variadas en sabor y apariencia, rellenando los campos y jardines.

¿Quién ha creado todo esto?”.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply