app

¿Determinismo o incertidumbre? ¿Mecánica newtoniana o física cuántica?

Einstein fue un defensor del determinismo newtoniano, pero la física cuántica de Bohr y Heisenberg echaron por tierras sus teorías al respecto.

Einstein fue un defensor del determinismo newtoniano, pero la física cuántica de Bohr y Heisenberg echaron por tierras sus teorías al respecto.

Por: Redacción

Determinismo

Un deísta es alguien que cree que Dios creó el universo, pero rechaza la noción de un Dios personal: un Dios que responde las oraciones o intervenga en los asuntos humanos. Muchos deístas son estrictamente deterministas, creyendo que la causalidad gobierna todo el universo. Albert Einstein, por su propia admisión, sostenía tal concepción de Dios, “No creo en el Dios de la teología que recompensa el bien y castiga el mal. Mi Dios creó leyes que se encargan de eso. Su universo no está gobernado por ilusiones, sino por leyes inmutables”.

Los puntos de vista de Einstein fueron el resultado de sus propios y notables descubrimientos científicos, así como los de Newton. A través de estos descubrimientos han tenido lugar grandes avances tecnológicos y los científicos llegaron a creer que leyes determinadas gobernaban todo el universo.

A su vez, la estricta adherencia de Einstein al determinismo conduce a rechazar la noción de libre albedrío: “Si este ser es omnipotente, entonces cada ocurrencia, incluso cada acción humana, cada pensamiento humano y cada sentimiento y aspiración humana es también su obra; ¿cómo es posible pensar en hacer al hombre responsable de sus actos y pensamientos ante un Ser tan omnipotente? Al dar castigos y recompensas, en cierta medida se estaría juzgando a Sí Mismo. ¿Cómo puede esto combinarse con la bondad y la rectitud que se le atribuye?”. 

Sin embargo, a diferencia de sus impresionantes descubrimientos sobre el espacio, el tiempo, la gravedad y la luz, el determinismo de Einstein no produjo ningún respeto. Irónicamente, la ciencia misma desacreditaría este determinismo determinismo de Einstein.

Física cuántica

En 1912, Neils Bohr comenzó a su investigación junto a Ernest Rutherford. Para entonces, Rutherford no solo había descubierto el fenómeno de la vida media radiactiva, sino que también había revolucionado la comprensión del átomo. Rutherford postuló que el átomo era como un universo en miniatura con electrones girando alrededor de un núcleo con carga positiva. Sin embargo, Rutherford descubrió un problema en su modelo. Si su modelo fuera cierto, el electrón debería orbitar rápidamente hacia el núcleo, es decir, si Rutherford estuviera en lo correcto, los átomos no podrían existir y, por lo tanto, no podría existir nada.

Bohr resolvió el dilema demostrando que los electrones solo ocupan varias órbitas definidas. Werner Heisenberg más tarde corroboraría el modelo atómico de Bohr, pero se encontraría con un nuevo problema.

El modelo atómico de Bohr-Heisenberg implicaba que había un nivel de incertidumbre con respecto a la ubicación de un electrón. Una noche Heisenberg salió a caminar, confundido sobre cómo la posición de un electrón podía ser incierta. En una epifanía, Heisenberg se dio cuenta de que la observación es la clave. Llamado el “principio de incertidumbre“, se dio cuenta de que la observación de un electrón perturba al electrón y, por lo tanto, es imposible conocer tanto la posición como el momento de una partícula. Este descubrimiento significó que la incertidumbre es una cualidad fundamental de la naturaleza y que el futuro de cualquier sistema físico en el nivel subatómico es impredecible.

Antes de la teoría cuántica, solo existía un aspecto de indeterminación, que surgía del desconocimiento de las “condiciones iniciales”. Si se conocieran tales condiciones, utilizando la física de Newton y Einstein, todo podría determinarse. Los científicos creían que estas leyes se aplicaban tanto al movimiento planetario como a las partículas subatómicas.

A pesar de las pruebas matemáticas y la evidencia experimental, Einstein rechazó el principio de incertidumbre de Heisenberg. Einstein sabía que si Heisenberg estaba en lo cierto, el determinismo extremo era falso. Porque, ¿cómo podría el determinismo describir el universo cuando no puede detectar el paradero y el movimiento de un solo átomo? Durante más de tres décadas, Einstein intentó formular un gran modelo que explicara la naturaleza de todo el universo dentro del paradigma del determinismo. Pero no pudo ser.

De hecho, a gran escala, como la del mundo físico observable, la naturaleza es comprensible. Sin embargo, la mecánica cuántica implica que hay un límite para que el hombre pueda comprender la realidad: en el nivel cuántico, especialmente, la naturaleza es incierta hasta cierto punto.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.