app

Entendiendo el nuevo ateísmo

El 'nuevo ateísmo' quiere proponer nuevos argumentos, pero le hecho de que estos sean nuevos no los hace ciertos.

El ‘nuevo ateísmo’ quiere proponer nuevos argumentos, pero le hecho de que estos sean nuevos no los hace ciertos.

Por: Redacción

Una nueva forma de ateísmo

“¡No hay Dios, y lo odio!”. Este parece ser el subtexto de gran parte del “nuevo ateísmo” propuesto en los libros de Richard Dawkins, Sam Harris, Christopher Hitchens y otros. Lo que distingue a esta nueva clase de incredulidad es, en parte, su vehemencia y su virulencia. La religión, toda religión, no es solo falsa, sino peligrosa para la civilización misma. Dawkins concluye su libro, The God Delusion, argumentando que educar a los niños para que sean religiosos es una forma de abuso infantil. Hitchens está de acuerdo. Dios, dada su mala reputación, debe ser desterrado del universo.

Detrás de gran parte del ateísmo de hoy hay una visión falsa de Dios y la religión. Es una falacia ‘del hombre de paja’, que se da cuando alguien presenta una opinión débil o inexacta de una posición particular y luego la refuta. Los ateos a menudo son culpables de esta falacia con respecto a Dios. Esto se puede llamar la falacia del “dios de la paja”: una idea falsa de Dios se refuta fácilmente. Si bien responder a todos los argumentos falaces de los nuevos ateos tomaría un libro en sí mismo, podemos, sin embargo, resaltar dos de sus errores básicos.

Error #1: Toda religión es similarmente irracional

En primer lugar, los nuevos ateos ven a todas las religiones como igualmente antiintelectuales y puestas a pruebas por la evidencia. Por lo tanto, unos pocos golpes hábiles a la cabeza sagrada pueden desarmar y destruir todas las religiones como irracionales. Sam Harris es un ofensor particularmente atroz en este asunto. Pero las religiones difieren notablemente en cuanto a sus cosmovisiones básicas, así como a sus medios para defenderse intelectualmente. Por ejemplo, el mormonismo se basa en afirmaciones históricas indemostrables y depende en gran medida de la experiencia subjetiva para verificarse a sí mismo. El cristianismo tiene una premisa ilógica como base: que 3 es 1 y uno son 3. 

El Islam histórico, por el contrario, está bien enraizado en hechos históricos objetivos. El Corán se ha mantenido intacto durante más de 1400 años y el ejemplo del Profeta, la Sunnah, ha sido objeto de la más meticulosa recopilación y clasificación.

Los acontecimientos cruciales descritos en el en el Corán, respecto al universo y la cosmovisión, son corroborados por la ciencia, la historia y la arqueología. Y aunque las experiencias espirituales son fundamentales para el Islam, esto no es lo que le da su credibilidad, ya que la evidencia de la historia y la naturaleza es fuerte.

Por lo tanto, los argumentos de Christopher Hitchens contra el mormonismo en su libro Dios no es Grande, pueden tener éxito sin tener ninguna implicación para el Islam. Del mismo modo, un ateo puede argumentar contra el budismo y el hinduismo al afirmar con razón que son religiones místicas que no están ancladas en la historia y niegan la importancia y el valor del mundo material. Pero estas críticas no tienen fuerza contra el Islam y otras religiones del libro, dada su obstinada historicidad y su afirmación del universo como algo creado por Dios y sustentado por Él.

Error #2: No hay argumentos a favor de Dios tenga éxito

Los nuevos ateos creen que la idea de Dios como Creador y Diseñador es irracional, un mero salto de fe ciega. Los ateos están (justamente) en contrar de la idea de un Dios que requiere un suicidio intelectual para creer y adorar. Sin embargo, su indignación no puede refutar la existencia de Dios. Dawkins, Harris y Hitchens declinan tomar en serio los argumentos más fuertes a favor Dios. En cambio, presentan argumentos débiles y luego los refutan. Sin embargo, hay argumentos poderosos para la existencia de Dios, que ganan en poder cuanto más revela la ciencia sobre el universo.

La evidencia de la cosmología del Big Bang se ha acumulado a lo largo de varias décadas, por lo que es la descripción científica más establecida sobre el origen del cosmos. De acuerdo con este relato, todo surgió de la nada en el pasado remoto. Esta conclusión quita la vieja manta de seguridad del ateísmo: no hay necesidad de Dios, ya que el universo siempre ha existido.

Pero si el universo surgió en algún momento, nos quedan solo dos opciones.

1. Vino a la existencia sin una causa o

2. Vino a la existencia con una causa.

La opción (1) es imposible o profundamente improbable, dado nuestro sentido de causa y efecto. Suponemos que los eventos materiales tienen causas que explican su existencia. Negar que el universo tuvo una causa significa decir que apareció en la existencia de la nada. Esto es lo que el filósofo Dallas Willard llama “misticismo del Big Bang”. Es mucho más racional creer que lo que comienza a existir tiene una causa de su existencia. Si esto es así, entonces debe inferirse que algo fuera del universo fue la causa del universo. El mejor candidato es un agente personal de poder ilimitado.

También aumente cada vez más la evidencia de que el universo está diseñado para ser habitado por humanos. Esto se manifiesta a través de la compleja e intrincada puesta a punto de varios aspectos del mundo. Muchas constantes en el universo tienen márgenes de error infinitesimales. Si alguno de ellos fuese erróneo en la parte más minúscula, no podría haber humanos. El físico Martin Rees señala que:

1. Nuestro universo no podría haberse estructurado si no se estuviera expandiendo a un ritmo particular.

2. Si el big bang hubiera producido pocas fluctuaciones de densidad, el universo habría permanecido oscuro, sin galaxias ni estrellas. 

3. Si nuestro universo tuviera más de tres dimensiones espaciales, los planetas no podrían permanecer en órbitas alrededor de las estrellas.

4. Si la gravedad fuera mucho más fuerte, aplastaría organismos vivos de tamaño humano, y las estrellas serían pequeñas y de corta duración.

5. Si la fuerza nuclear fuera un poco más débil, solo el hidrógeno sería estable: no habría tabla periódica ni química.

Pero Rees afirma que esto no indica que un Diseñador haya ajustado el universo para la vida. Es toda pura, tonta suerte. “Algunos argumentarían que este ajuste fino del universo, que parece tan providencial, no es nada de lo que sorprenderse, ya que no podríamos existir de otra manera”. Rees, y muchos otros, descartan estos afinados aspectos del universo como accidentales, no diseñados. Pero al hacerlo, confunde dos cosas muy diferentes:

1. Los factores que deben de darse para que existamos y para observar el universo y

2. La explicación de las configuraciones altamente improbables que nos permite existir para observar el universo.

Esta organización y refinamiento altamente improbable clama una explicación, no una perogrullada. Si todos estos factores están en su lugar, entonces existiremos y los observaremos, pero esto no explica por qué estos factores surgieron de esta manera en primer lugar.

Enfrentados con el problema del refinado ajuste, los ateos también pueden apelar a la “teoría del multiverso“, que afirma que nuestro universo no es realmente improbable porque es simplemente uno de los innumerables otros universos que carecen del sofisticado ajuste preciso requerido para la vida. El nuestro es simplemente el universo de la suerte. Pero esta teoría es un intento desesperado al final de un juego que los ateos están perdiendo gravemente.

No hay evidencia para otros universos; simplemente se postula esto para querer desterrar a Dios de este. Esto es puramente ad hoc.

No es nada nuevo

Se podría decir más acerca de los nuevos argumentos ateos sobre Dios. Su afirmación de que todas las religiones son irracionales es falsa porque ignora las diferencias significativas entre las religiones: las diferencias hacen la diferencia. Además, su afirmación de que uno debe ser irracional para creer en Dios es falsa. La existencia de un Dios puede inferirse racionalmente sobre la base de evidencia científica sólida y suficiente. Además, la evidencia histórica para el Islam es muy fuerte.

El ateísmo de Dawkins, Harris y Hitchens puede ser nuevo, pero no es cierto. Su dios de paja no es el verdadero Dios que creó y diseñó el universo.


Este articulo esta basado en un artículo de bethinking.com, pero se ha modificado editorialmente.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 1.00 out of 5)
Cargando…

Leave a Reply