app

¿Ha sido el universo creado por casualidad?

En este artículo se explora el argumento teleológico y su posibles refutaciones como el más simple y convincente para negar un universo creado por casualidad.

En este artículo se explora el argumento teleológico y su posibles refutaciones como el más simple y convincente para negar un universo creado por casualidad.

Por: Abu Amina Elias

En este artículo se explora el argumento teleológico y su posibles refutaciones como el más simple y convincente para negar un universo creado por casualidad.

Quizás la prueba más convincente de la existencia del Creador es la presencia de muchas manifestaciones de diseño en la creación. Podemos mirar todas las maravillas que nos rodean e intuitivamente entender que fueron creadas por un agente con alguna razón. Esto se conoce como el argumento teleológico, o argumento del diseño.

Es cierto que en la creación de los cielos y la tierra y en la sucesión del día y la noche, hay signos para los que saben reconocer la esencia de las cosas. Los que recuerdan a Allah de pie, sentados y acostados y reflexionan sobre la creación de los cielos y la tierra: ¡Señor nuestro! No creaste todo esto en vano. ¡Gloria a Ti! Presérvanos del castigo del Fuego. (Corán, 3:190-191)

Los signos de Allah en la creación son literalmente infinitos. Se extienden desde los confines más lejanos del universo, los cuerpos celestes, las estrellas y las galaxias, hasta los componentes más internos de nuestro ser: nuestra conciencia, nuestros cuerpos físicos e incluso nuestro ADN.

Les haremos ver Nuestros signos en el horizonte y en ellos mismos hasta que se les haga evidente que es la verdad. ¿Es que no basta con que tu Señor es Testigo de todas las cosas? (Corán, 41:53)

La única conclusión razonable es que el universo fue diseñado por el Creador, que tiene los atributos perfectos de conocimiento absoluto, sabiduría y poder.

Al-Razi escribe:

El establecimiento de la existencia del Creador intuitivamente es que la naturaleza humana da testimonio de que la existencia de una morada diseñada con diseños maravillosos, construida sobre componentes sutiles en armonía con la sabiduría y los beneficios, es imposible a menos que haya Uno con conocimiento y sabiduría obvia para diseñar eso. (Tafsīr al-Rāzī 14:10)

Destacar los signos del Creador en la creación es el método preferido para defender el poder indiscutible de Allah, porque no requiere entrenamiento teológico o filosófico especial, se adapta intuitivamente a la naturaleza humana y es accesible para todos los seres humanos. El Corán se enfoca en este método sobre otros argumentos para la existencia del Creador.

Ibn Taymiyyah escribe:

Afirmar al Creador por medio de los signos es una obligación, como se ha revelado en el Corán y Allah lo ha hecho instintivo a Sus siervos. Aunque los argumentos deductivos pueden ser correctos, no so siempre útiles… Porque todo en la creación es un signo del Creador. (Majmū ’al-Fatāwá 1/48)

E Ibn Kathir escribe:

Los ríos que viajan de un área a otra con beneficio, y lo que Allah ha producido de la tierra de varios animales y plantas de diferentes gustos, aromas, formas y colores, y la unidad del suelo y el agua; todo esto demuestra la existencia del Creador y su asombroso poder, su sabiduría y misericordia con su creación, su amabilidad, buen trato y benevolencia con ellos. No hay Dios además de Él. No hay Señor como él. Yo dependo de Él y me vuelvo hacia Él. Los versos en el Corán que indican esto son muy abundantes. (Tafsīr Ibn Kathīr 2:21)

Esta línea de pensamiento es suficiente para que la mayoría de las personas lleguen al conocimiento y al reconocimiento del Creador, su poder ilimitado y su derecho absoluto a ser adorado solo sin ningún copartícipe.

Sin embargo, los filósofos y los ateos contrarrestarán el argumento teleológico al proponer que el universo surgió por casualidad de fuerzas naturales ciegas. Uno de sus ejemplos favoritos es el llamado “teorema del mono infinito”, que es la idea de que si un mono presionara teclas aleatorias en una máquina de escribir durante una cantidad de tiempo infinita, eventualmente produciría las obras del famoso dramaturgo inglés William Shakespeare Este teorema no es válido por dos razones: 1) un infinito real no puede existir en el universo contingente, y 2) las probabilidades de que el mono produzca incluso una pequeña porción del trabajo de Shakespeare es infinitesimalmente pequeña y, por lo tanto, equivalente a cero.

Los matemáticos, de Aristóteles hasta hoy, sostienen que un infinito real, que es una serie completa de números naturales, es imposible en el mundo real. Cualquier serie de números naturales que exista siempre se puede continuar agregando un número más, lo que significa que siempre permanecerá incompleta, pero lo infinito es, por definición, completo. En contraste, una serie incompleta e interminable se llama infinito teórico o potencial, que existe como un concepto abstracto pero no tiene una manifestación tangible.

Al-Ghazali, en su refutación de los filósofos, nos pide que consideremos la revolución de los planetas alrededor del sol. En cualquier momento, el número natural de sus revoluciones es par o impar. No puede no ser par o impar, ni par e impar al mismo tiempo. Al-Ghazali escribe:

Si la revolución de los cuerpos celestes no tiene fin, entonces están numerados como pares, impares, ninguno o ambos. Estos cuatro casos no son posibles, por lo que lo que necesitan tampoco es posible. Porque es imposible que un número no sea par ni impar, o par e impar simultáneamente. (Al-Iqtiṣād fī al-I’tiqād 1: 28-29)

Un infinito real es, por definición, ni par ni impar, un estado de ser que no puede existir en la naturaleza. Esta contradicción significa que un infinito real es imposible.

El teorema del mono infinito se basa en la suposición incorrecta de que el mono puede completar una serie infinita real de pulsaciones de teclas. Sin embargo, el mono nunca puede alcanzar el infinito porque siempre puede presionar una tecla más. El mono es solo un potencial infinito, un número imaginario que no tiene base en la realidad concreta. El universo simplemente no puede contener un infinito real, ni puede ser él mismo uno.

Además, el teorema del mono infinito se invalida aún más cuando se considera la magnitud práctica de la aleatoriedad involucrada. La primera página de la famosa obra de Shakespeare Romeo y Julieta contiene 1.972 caracteres, incluidos espacios y signos de puntuación. Una máquina de escribir inglesa tiene 26 letras, una coma, un punto, un punto y coma, dos corchetes y la tecla de espacio, para un total de 32 caracteres, todos los cuales se utilizan en la primera página de Romeo y Julieta.

La probabilidad de que el mono presione la tecla correcta en el primer intento es 1 de 32, el segundo intento es 1 de 1,024 (1/32 x 1/32), y el tercer intento es 1 de 32,768 (1/32 x 1/32 x 1/32). En otras palabras, el mono fallará 32.767 veces para obtener solo las tres primeras letras correctas. Las probabilidades de fallo aumentan exponencialmente con cada letra posterior. Si extrapolamos esto a los 1,972 caracteres en la primera página, las probabilidades de que el mono lo haga bien son menos de aproximadamente 1 de cada 10 de la potencia de1000.

Para poner esto en perspectiva, el mono solo producirá la primera página de Romeo y Julieta una vez después de 10 elevado a 1000 intentos, que es 1 seguido de mil ceros. Este número es tan minúsculo que no existe una palabra en nuestro lenguaje científico para describirlo, porque nada en el universo se manifiesta a este nivel de magnitud. Los científicos estiman que hay alrededor de 3.28 x 10⁸° partículas (protones, electrones, etc.) en todo el universo visible (46.5 mil millones de años luz de diámetro). Simplemente no conocemos un orden de magnitud menor que este, pero ni siquiera está remotamente cerca de las posibilidades de que el mono escriba una sola página de Shakespeare. En matemáticas, un número tan infinitesimalmente pequeño se considera insignificante en cualquier fórmula, lo que significa que funciona como si fuera cero o nada.

El hecho es que el mono nunca alcanzará el infinito en el mundo real y nunca producirá al azar la complejidad necesaria para escribir incluso una página de Shakespeare, y mucho menos su corpus completo. Si las palabras de un hombre no se pueden crear por casualidad, ¿cómo puede ser cierto para todo el universo en toda su gloria, sus cuerpos celestes, sus criaturas y sus maravillas sin fin?

Los filósofos y los ateos también contrarrestarán el argumento teleológico desde otro ángulo, proponiendo causas puramente naturalistas para explicar casos claros de diseño en la creación. Es decir, afirmarán que o bien el universo fue diseñado, pero por la “naturaleza” y no Allah, o que el universo no fue diseñado en absoluto.

Ibn al-Qayyim responde al primer punto de esta manera:

Hábleme de esta naturaleza: ¿se sostiene a sí misma? ¿Tiene conocimiento y poder sobre estas maravillosas acciones? ¿O no es así, sino que solo parece sostenerse inherentemente? Si dicen que seguramente se sostiene a sí misma y tiene un conocimiento, poder, voluntad y sabiduría completos, entonces diles que este es el Creador, el Diseñador, el Dador de forms, entonces ¿por qué te refieres a Él como naturaleza? (Miftāḥ Dār al-Sa’ādah 1/261)

Si dicen que “la naturaleza” exhibe los atributos de Allah, como la voluntad absoluta, el conocimiento, el poder y la sabiduría, simplemente están describiendo la realidad de Allah sin acreditarlo como el Creador. Ibn Taymiyyah señala que la presencia de estos atributos en la creación refleja su existencia perfecta dentro del Creador:

Todo lo que se afirma en la creación de atributos intactos, que no tienen deficiencias, como la vida, el conocimiento y la capacidad, entonces el Creador es más digno de ellos que ellos. (Majmū ’al-Fatāwá 1/48)

Las características del diseño en la creación nos llevan a inferir lógicamente que fueron diseñados por el Ser necesario (wayib al-wuyud) que demuestra un poder e inteligencia inigualables. Afirmar que la “naturaleza” tiene estos atributos, pero no debe ser adorada, es un cambio meramente retórico.

Por otro lado, si dicen que la “naturaleza” no tiene ninguna de estas cualidades en absoluto, entonces es totalmente contra-intuitivo para las personas de mente sana. Todos saben que algo con las características del diseño debe tener un diseñador. Ibn al-Qayyim continúa:

Si dicen que no, más bien la naturaleza es una agencia carente de calidad y todas sus acciones son sin conocimiento, voluntad, poder o conciencia en su origen y solo sus efectos pueden ser presenciados, etonces diles que ninguna persona con razón puede creerlo. ¿Cómo estas maravillosas acciones y sutilezas perfectas, que no pueden ser completamente conocidas o medidas por las mentes más brillantes, proceden de una sin sentido, poder, sabiduría o conciencia? (Miftāḥ Dār al-Sa’ādah 1/261)

No es razonable suponer que el universo apareció por casualidad, sin un agente o diseñador. Nuestro instinto es reconocer los diseños de un diseñador, ya sea simplemente un reloj de bolsillo o la tierra entera en todo su esplendor. Cualquier otra cosa es una negación de la naturaleza humana y el pensamiento racional.

En resumen, el argumento teleológico es una prueba contundente de la existencia y la agencia del Creador. Es el método preferido para inspirar creencia en Allah, antes de recurrir a métodos de razonamiento más filosóficos. El “teorema del mono infinito” presentado por los ateos no es válido según las matemáticas teóricas y prácticas. Las explicaciones puramente naturalistas del diseño en la creación tampoco reconocen los atributos divinos (voluntad, conocimiento, poder, etc.) que lógicamente deben residir dentro del Creador.


Fuente: Abu Amina Elias / Traducido por Truth Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.