app

Las implicaciones del ateísmo (2/3): una vida sin valor último

El ateísmo niega que el universo tenga un propósito, por lo tanto concluye una vida sin valor último: un ser humano es, esencialmente, igual a un juguete de plástico

El ateísmo niega que el universo tenga un propósito, por lo tanto concluye una vida sin valor último: un ser humano es, esencialmente, igual a un juguete de plástico

Por: Hamza Tzortis

Este artículo es el segundo de una serie de tres, para leer el primero haga clik aquí.

El ateísmo no es una posición intelectual que existe en una burbuja. Si sus afirmaciones son ciertas, entonces uno tendría que sacar algunas conclusiones existenciales y lógicas inevitables que son muy sombrías. Bajo el ateísmo, la vida es ridícula. Los siguientes argumentos pueden no proporcionar un argumento racional para Dios, ni se deduce que Dios existe simplemente porque la vida sin Dios parezca absurda. Sin embargo, proporciona un terreno fértil en el que se arraigan los argumentos racionales de la existencia de Dios.

La mayoría de los ateos son naturalistas filosóficos que sostienen que no hay nada sobrenatural y que todo en el universo puede explicarse en referencia a los procesos físicos. El ateísmo combinado con el naturalismo filosófico es una receta para el desastre existencial. La fórmula es simple: no Dios, que incluye los conceptos asociados de responsabilidad Divina, equivale a ninguna esperanza, valor y propósito final. Tampoco conduce a una felicidad eterna y significativa. Esta conclusión no es un cliché religioso anticuado, es el resultado de pensar racionalmente sobre las implicaciones lógicas y existenciales del ateísmo.

Una vida sin valor último

¿Cuál es la diferencia entre un humano y un conejito de chocolate? Esta es una pregunta seria. Según muchos ateos que adoptan una cosmovisión naturalista, todo lo que existe es, esencialmente, una reorganización de la materia, o al menos basada en procesos y causas físicas ciegas y no conscientes.

Si esto es cierto, ¿realmente importa?

Si cogiese un martillo y rompiese un conejito de chocolate y luego me hiciera lo mismo, según el naturalismo, no habría una diferencia real. Los trozos de chocolate y los trozos de mi cráneo serían solo reorganizaciones de la misma cosa: materia fría y sin vida.

La respuesta típica a este argumento incluye las siguientes declaraciones: “tenemos sentimientos”, “estamos vivos”, “sentimos dolor”, “tenemos una identidad” y “somos humanos”. Según el naturalismo, estas respuestas son reducidas simplemente a un reordenamiento de la materia, o para ser más precisos, acontecimientos neuroquímicos en el cerebro. En realidad, todo lo que sentimos, decimos o hacemos puede reducirse a los componentes básicos de la materia, o al menos a algún tipo de proceso físico. Por lo tanto, este sentimentalismo no está justificado si uno es ateo, porque todo, incluidos los sentimientos, las emociones o incluso el sentido del valor, se basa solo en la materia y los fríos procesos y causas físicas.

Volviendo a nuestra pregunta original: ¿Cuál es la diferencia entre un ser humano y un conejito de chocolate? La respuesta, según la perspectiva atea, es que no hay una diferencia real. Cualquier diferencia es solo una ilusión: no hay un valor final. Si todo se basa en la materia y en causas y procesos físicos anteriores, entonces nada tiene valor real. A menos, por supuesto, que uno argumente que lo que importa es la materia misma. Incluso si eso fuera cierto, ¿cómo podríamos apreciar la diferencia entre un ordenamiento de la materia y otro? ¿Se podría argumentar que cuanto más complejo es algo, más valor tiene? Pero, ¿por qué sería de algún valor? Recordemos que, según el ateísmo, nada ha sido diseñado o creado a propósito. Todo se basa en procesos y causas físicas frías, aleatorias y no conscientes.

La buena noticia es que los ateos que adoptan esta perspectiva no siguen las implicaciones racionales de sus creencias. Si lo hicieran, sería deprimente. La razón por la que atribuyen un valor último a nuestra existencia es porque sus disposiciones innatas, que han sido creadas por Dios, tienen una afinidad para reconocer a Dios y la verdad de nuestra existencia.

Desde un punto de vista islámico, Dios ha puesto una disposición innata dentro de nosotros para reconocer nuestro valor y reconocer las verdades morales y éticas fundamentales. Esta disposición se llama fitrah en el pensamiento islámico. Nuestra declaración sobre el valor final está justificado porque Dios nos creó con un propósito profundo y nos prefirió a la mayor parte de su creación. Tenemos valor porque Aquel que nos creó nos ha dado valor.

Es cierto que hemos honrado a los hijos de Adam. Los llevamos por la tierra y por el mar, les damos cosas buenas como provisión y les hemos favorecido con gran preferencia por encima de muchas de las criaturas. (Corán, 17:70)

¡Señor nuestro! No creaste todo esto en vano. (Corán, 3:191)

El Islam valora lo bueno y los que aceptan la verdad. Contrasta a los que obedecen a Dios y, por lo tanto, hacen el bien, y a los que son desobedientes desafiantes y, por lo tanto, hacen el mal: “¿Acaso el que es creyente es como el descarriado? No son iguales”. (Corán, 32.18)

Como el naturalismo rechaza la próxima vida y cualquier forma de justicia divina, premia al criminal y al pacificador con el mismo fin: la muerte. Todos nos encontramos con el mismo destino. Entonces, ¿qué valor final tienen realmente las vidas de Hitler o Martin Luther King Jr.? Si sus fines son los mismos, ¿qué valor real nos da el ateísmo? Ninguno en absoluto.

Sin embargo, en el Islam, el fin último de quienes adoran a Dios y son compasivos, honestos, justos, amables y perdonadores se contrasta con el final de quienes persisten en su maldad. La morada del bien es la dicha eterna y la morada del mal es la alienación divina. Esta alienación es una consecuencia de negar conscientemente la misericordia y la guía de Dios, lo que inevitablemente resulta en angustia y tormento espiritual. Claramente, el Islam nos da el máximo valor. Sin embargo, bajo el ateísmo, el valor no puede justificarse racionalmente, excepto como una ilusión en nuestras cabezas.

A pesar de la fuerza de este argumento, algunos ateos todavía se oponen. Una de sus objeciones formula la siguiente pregunta: ¿Por qué Dios nos da un valor final? La respuesta es simple. Dios creó y trasciende el universo, y tiene conocimiento y sabiduría ilimitados. Sus nombres incluyen El Omnisciente y El Sabio. Por lo tanto, lo que Él valora es universal y objetivo. Otra forma de verlo es comprendiendo que Dios es el Ser máximo perfecto, lo que significa que está libre de cualquier deficiencia y defecto. Por lo tanto, se deduce que lo que Él valora será objetivo y último, porque esta objetividad es una característica de su perfección.

Otra objeción argumenta que incluso si aceptamos que Dios nos da valor último, aún sería subjetivo, ya que estaría sujeto a su perspectiva. Esta afirmación se basa en un malentendido de lo que significa la subjetividad. Se aplica a la mente y/o sentimientos limitados de un individuo. Sin embargo, la perspectiva de Dios se basa en conocimiento y sabiduría ilimitados. Él tiene conocimiento de todo; nosotros no. El erudito clásico Ibn Kathir afirma que Dios tiene la totalidad de la sabiduría y el conocimiento; nosotros tenemos solo algunas particularidades. En otras palabras: Dios tiene la imagen, nosotros simplemente tenemos un píxel.

Seyyed Hossein Nasr, profesor de estudios islámicos en la Universidad George Washington, ofrece un resumen adecuado del concepto de derechos humanos y dignidad, que en última instancia se refieren al valor, en ausencia de Dios:

“Antes de hablar de responsabilidades o derechos humanos, uno debe responder a la pregunta religiosa y filosófica básica, ‘¿Qué significa ser humano?’ En el mundo de hoy, todos hablan de los derechos humanos y el carácter sagrado de la vida humana, y muchos secularistas incluso afirman que son verdaderos defensores de los derechos humanos frente a quienes aceptan diversas visiones religiosas del mundo. Pero, curiosamente, a menudo esos mismos defensores de la humanidad creen que los seres humanos no son más que simios evolucionados, que a su vez evolucionaron a partir de formas de vida inferiores y, en última instancia, de diversos compuestos de moléculas. Si el ser humano no es más que el resultado de “fuerzas ciegas” que actúan sobre la sopa cósmica original de las moléculas, ¿no es la declaración misma de lo sagrado de la vida humana intelectualmente sin sentido y nada más que una expresión sentimental hueca? ¿No es la dignidad humana nada más que una noción convenientemente ideada sin base en la realidad? Y si no somos más que partículas inanimadas altamente organizadas, ¿cuál es la base de la llamara a los “derechos humanos”? Estas preguntas básicas no conocen límites geográficos y son formuladas por personas pensantes en todas partes”. (Nasr, S. H. (2004). The Heart of Islam: Enduring Values for Humanity. New York: HarperSanFrancisco, p. 275.)

Tenemos valor, pero ¿qué valor tiene el mundo?

Si se te pusiera en una habitación con todos tus juegos favoritos, gadgets, amigos, seres queridos, comida y bebida, pero sabes que en cinco minutos tú, el mundo y todo lo que hay en él sería destruido, ¿qué valor tendrían tus posesiones? No tendrían ninguno en absoluto. Sin embargo, ¿qué son cinco minutos o 657,000 horas (equivalente a 75 años)? Es solo tiempo. El hecho de que podamos vivir 75 años no hace la diferencia. En la cosmovisión atea, todo será destruido y olvidado. Esto también es cierto para el Islam. Todo será aniquilado. Entonces, en realidad el mundo intrínsecamente no tiene valor; es efímero, transitorio y de corta duración. Sin embargo, desde una perspectiva islámica, el mundo tiene valor porque es una morada para acercarse a Dios, llevar a cabo buenas obras y la adoración, que conducen al paraíso eterno. Por lo tanto, no todo es pesimismo. No estamos en un barco que se hunde. Si hacemos lo correcto, podemos obtener el perdón y la aprobación de Dios.

“En la Última Vida habrá un duro castigo, y también perdón de Allah y beneplácito. La vida del mundo no es más que el disfrute del engaño. Tomad delantera hacia un perdón de vuestro Señor.” (Corán, 57:20-21)


Fuente: http://www.hamzatzortzis.com/ Traducido y editado por TruthSeeker.info/es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.