app

Las implicaciones del ateísmo (4/4): una vida sin felicidad significativa ni eterna

El ateísmo y naturalismo no pueden responder a las preguntas básicas sobre lo que nos hace ser humanos y el resultado es una vida sin felicidad.

El ateísmo y naturalismo no pueden responder a las preguntas básicas sobre lo que nos hace ser humanos y el resultado es una vida sin felicidad.

Por: Hamza Tzortis

Este artículo es el cuarto de una serie de cuatro, para leer el tercero haga clik aquí.

El ateísmo no es una posición intelectual que existe en una burbuja. Si sus afirmaciones son ciertas, entonces uno tendría que sacar algunas conclusiones existenciales y lógicas inevitables que son muy sombrías. Bajo el ateísmo, la vida es ridícula. Los siguientes argumentos pueden no proporcionar un argumento racional para Dios, ni se deduce que Dios existe simplemente porque la vida sin Dios parezca absurda. Sin embargo, proporciona un terreno fértil en el que se arraigan los argumentos racionales de la existencia de Dios.

La mayoría de los ateos son naturalistas filosóficos que sostienen que no hay nada sobrenatural y que todo en el universo puede explicarse en referencia a los procesos físicos. El ateísmo combinado con el naturalismo filosófico es una receta para el desastre existencial. La fórmula es simple: no Dios, que incluye los conceptos asociados de responsabilidad Divina, equivale a ninguna esperanza, valor y propósito final. Tampoco conduce a una felicidad eterna y significativa. Esta conclusión no es un cliché religioso anticuado, es el resultado de pensar racionalmente sobre las implicaciones lógicas y existenciales del ateísmo.

Una vida sin felicidad significativa ni eterna

“Y el buen fin es de los que temen (a Allah)”. (Corán, 7:128)

La búsqueda de la felicidad es una parte esencial de nuestra naturaleza humana. Todos queremos ser felices, incluso aunque a veces no podemos determinar exactamente qué es la “felicidad”. Es por eso que si le preguntaras a cualquier persona por qué quiere conseguir un buen trabajo, probablemente respondería: “Para ganar lo suficiente para vivir cómodamente”. Sin embargo, si los interrogas más y les preguntas por qué quieren vivir cómodamente, lo más probable es que digan: “Porque quiero ser feliz”. Si luego les preguntaras: “¿Por qué quieres ser feliz?” no encontrarían respuesta, porque la felicidad es, en última instancia, un fin, no un medio. Es el destino final, no necesariamente el viaje. Todos queremos ser felices, y no hay ninguna razón por la que queremos ser felices aparte de la felicidad misma. Es por eso que buscamos infinitamente formas de ayudarnos a lograr ese estado final de felicidad.

El camino de las personas que la buscan varía de una a otra. Algunos dedican años a conseguir calificaciones y credenciales profesionales. Otros trabajan incansablemente en gimnasios para lograr una figura perfecta. Aquellos que desean el amor de la familia a menudo terminan sacrificando sus vidas al cuidado de su cónyuge e hijos, mientras que algunos festejan sus fines de semana con amigos buscando una liberación del implacable ciclo de trabajo. La lista es interminable. Y surge la pregunta: ¿Qué es la felicidad verdadera y significativa?

Para ayudar a responder esta pregunta, imagine el siguiente escenario: Mientras lees esto te sedan en contra tu voluntad. De repente te despiertas y te encuentras en un avión. Estás en primera clase. La comida es celestial. El asiento es muy cómodo, diseñado para una experiencia lujosa. El entretenimiento es ilimitado. El servicio es algo fuera de este mundo. Empiezas a utilizar todas las excelentes instalaciones. El tiempo comienza a pasar. Ahora piense por un momento y hágase la pregunta: ¿Sería feliz?

¿Como podrías serlo? Necesitarías respuestas a algunas preguntas primero. ¿Quién te sedó? ¿Cómo llegaste al avión? ¿Cuál es el propósito del viaje? ¿A dónde vas? Si estas preguntas permanecen sin respuesta, ¿cómo puedes ser feliz? Incluso si comenzaras a disfrutar de todos los lujos a tu disposición, nunca lograrías una felicidad verdadera y significativa. ¿Sería suficiente una espuma de chocolate belga en tu bandeja de postres para ahogar las preguntas? Sería una ilusión, un tipo de felicidad temporal y falsa, que solo se logra ignorando deliberadamente estas preguntas críticas.

Ahora aplique esto a su vida y pregúntese: ¿soy feliz? Nuestra llegada a la existencia no es diferente de ser sedados y arrojados en un avión. Nunca elegimos nuestro nacimiento, nuestros padres o de dónde venimos. Sin embargo, algunos de nosotros no nos hacemos las preguntas ni buscamos las respuestas que nos ayudarán a alcanzar nuestro objetivo final de felicidad.

¿Dónde reside la verdadera y significativa felicidad? Inevitablemente, si reflexionamos sobre el ejemplo anterior, la felicidad realmente radica en responder a estas preguntas clave sobre nuestra existencia. Estas incluyen: ¿Cuál es el propósito de la vida? ¿A dónde me dirijo después de mi muerte? Desde este punto de vista, nuestra felicidad reside en nuestra interioridad, en saber quiénes somos y en encontrar las respuestas a estas preguntas críticas. Si afirmamos ser felices pero no nos hemos hecho estas preguntas o no hemos encontrado ninguna respuesta, entonces nuestro estado de felicidad no es muy significativo. Sería como una persona borracha que parece estar feliz cuando olvida temporalmente las preocupaciones de la vida.

A diferencia de los animales, no podemos estar contentos simplemente reaccionando a nuestros instintos. Obedecer nuestras hormonas y nuestras meras necesidades físicas no responderá a estas preguntas y no nos traerá felicidad. Para entender por qué, reflexiona sobre otro ejemplo: imagina que eres uno de entre 50 seres humanos encerrados en una habitación pequeña sin salida. Solo hay 10 hogazas de pan y no habrá más comida durante los siguientes 10 días. ¿Que haríais? Si sigues tus instintos animales, habrá sangre. Pero si intentas responder la pregunta, ¿cómo podemos sobrevivir? Es probable que lo hagan, porque idearás formas de hacerlo.

Extiende este ejemplo a tu vida. Nuestra vida tiene muchas más variables que pueden resultar en un número casi infinito de resultados. Sin embargo, algunos de nosotros simplemente seguimos nuestras necesidades carnales. Nuestros trabajos pueden requerir doctorados u otras calificaciones, y podemos beber y cenar con nuestros socios, pero todo eso se reduce a los simples instintos de supervivencia y procreación. La felicidad significativa no se puede lograr a menos que descubramos quiénes somos realmente y busquemos respuestas a las preguntas críticas de la vida.

Sin embargo, bajo el naturalismo, estas preguntas no tienen ninguna respuesta real. Es por eso que el naturalismo nunca puede conducir a un estado de felicidad significativo. ¿Por qué estamos aquí? No hay razón en absoluto. ¿A dónde vamos? A ninguna parte. Simplemente nos enfrentaremos a la muerte. Todos necesitamos responder la pregunta fundamental de por qué estamos aquí. En el Islam, la respuesta es simple pero profunda. Estamos aquí para adorar a Dios.

Pero la adoración en el Islam es bastante diferente de la comprensión común de la palabra. La adoración se puede mostrar en cada acto que hacemos; en la forma en que nos hablamos y los pequeños actos de bondad que hacemos cada día. Si nos enfocamos en agradar a Dios con nuestras acciones, entonces nuestras acciones se convierten en actos de adoración.

La adoración no se limita simplemente a dirigir nuestros actos de adoración solo a Dios, como los actos espirituales de la oración y el ayuno. Adorar a Dios también significa amarlo, obedecerlo y conocerlo cuanto podamos. Adorar a Dios es el propósito final de nuestra existencia; nos libera de la “esclavitud” a los demás y a la sociedad. Dios, en el Corán, nos presenta un poderoso ejemplo:

“Allah pone como ejemplo un hombre que sirve a distintos socios y un hombre que pertenece totalmente a otro. ¿Pueden compararse? La alabanza pertenece a Allah, sin embargo la mayoría de ellos no saben”. (Corán, 39:29)

Inevitablemente, si no adoramos a Dios, terminamos adorando a otros “dioses”. Piénsalo. Nuestros socios, nuestros jefes, nuestros maestros, nuestros amigos, las sociedades en las que vivimos e incluso nuestros propios deseos nos “esclavizan” de alguna manera. Tomemos, por ejemplo, las normas sociales. Muchos de nosotros definimos la belleza en base a las presiones sociales. Es posible que tengamos una variedad de cosas que nos gustan y cosas que no, pero estas están configurados por otros. Pregúntate, ¿por qué llevas estos pantalones o esta falda? Decir que te gusta es una respuesta superficial; el punto es, ¿por qué te gusta? Si seguimos investigando de esta manera, muchos terminarán admitiendo “porque otras personas piensan que se ve bien”. Desafortunadamente, todos hemos sido influenciados por los anuncios interminables y la presión de grupo que nos bombardea.

A este respecto, tenemos muchos “señores” y todos quieren algo de nosotros. Todos están “en desacuerdo entre sí”, y terminamos viviendo vidas confusas e insatisfechas. Dios, que nos conoce mejor que nosotros mismos, que nos ama más de lo que nos quieren nuestras madres, nos dice que Él es nuestro verdadero Señor y solo al adorarlo a Él nos liberaremos verdaderamente.

La escritora musulmana Yasmin Mogahed explica en su libro, Reclaim Your Heart, que cualquier otra cosa que no sea Dios es débil y volátil y que nuestra libertad radica en adorarlo:

“Cada vez que persigues, buscas o pides algo débil… tú también te vuelves débil. Incluso si alcanzas lo que buscas, nunca será suficiente. Pronto necesitarás buscar otra cosa. Nunca alcanzarás la verdadera satisfacción o contentamiento. Es por eso que vivimos en un mundo de permutas y actualizaciones. Tu teléfono, tu automóvil, tu ordenador, tu mujer, tu hombre, siempre pueden cambiarse por un modelo más nuevo y mejor. Sin embargo, hay una libertad de esa esclavitud. Cuando el objeto sobre el que colocas todo tu peso es inquebrantable, irrompible e interminable, no puedes caer”. (Mogahed, Y. (2015) Reclaim Your Heart. 2nd Edition. San Clemente, CA: FB Publishing, p. 55.)

La siguiente pregunta es: ¿A dónde vamos? Tenemos una opción: abrazar la misericordia eterna e ilimitada de Dios o huir de ella. Aceptar su misericordia, respondiendo a su mensaje y obedeciendo, adorando y amándolo, facilitará nuestra felicidad eterna en el paraíso. Rechazar y escapar de la misericordia de Dios requiere que terminemos en un lugar desprovisto de su amor, un lugar de infelicidad: el infierno. Entonces, tenemos una elección. O decidimos abrazar Su misericordia o tratar de escapar de ella. Tenemos el libre albedrío para elegir. Aunque Dios quiere lo bueno para nosotros, no nos obliga a tomar las decisiones correctas. Las elecciones que hacemos en esta vida darán forma a nuestras vidas después de que muramos:

“El día que se cumpla, nadie hablará a no ser con Su permiso y habrá quien sea desgraciado y quien sea feliz”. (Corán, 11:105)

“Allí serán inmortales. ¡Qué hermosa morada y lugar de permanencia!”. (Corán, 25:76)

Dado que nuestro propósito final es adorar a Dios, debemos establecer nuestro equilibrio natural para descubrir quiénes somos realmente. Cuando adoramos a Dios, nos liberamos y nos encontramos. Si no lo hacemos, nos estamos olvidando de lo que nos hace humanos:

“Y no seáis como aquéllos que olvidaron a Allah y Él los hizo olvidarse de sí mismos”. (Corán, 59:19)

En resumen, el ateísmo no puede proporcionar respuestas profundas para nuestra existencia y, por lo tanto, desde esta perspectiva la felicidad real y significativa nunca se puede lograr. Si alguien argumenta que son felices bajo el ateísmo, diría que es un tipo de felicidad borracha. Solo se vuelven sobrios cuando comienzan a pensar profundamente en su propia existencia. Incluso si han intentado encontrar las respuestas y se han conformado con no saber, o ser escépticos sobre las respuestas disponibles, aún no lograrán la felicidad final. Compara a la persona que sabe por qué existe y hacia dónde van con la que no. Sus condiciones no son las mismas, incluso si ambos afirman ser felices.

Este serie de artículos ha mostrado claramente las implicaciones lógicas de negar a Dios. Mientras que los ateos están emocionalmente justificados al creer que sus vidas tienen un sentido de valor supremo, esperanza, felicidad y propósito, el punto es claro: intelectualmente no tienen fundamento. Incluso Richard Dawkins aprecia las implicaciones lógicas del naturalismo. Argumenta que bajo el naturalismo, nada tiene sentido y se basa en una indiferencia despiadada:

“Por el contrario, si el universo fuera solo electrones y genes egoístas, tragedias sin sentido como el choque de este autobús son exactamente lo que deberíamos esperar, junto con una buena fortuna igualmente sin sentido. Tal universo no sería ni malo ni bueno en intención. No manifestaría intenciones de ningún tipo. En un universo de fuerzas físicas ciegas y replicación genética, algunas personas saldrán lastimadas, otras tendrán suerte y no encontrarás ninguna rima o razón, ni justicia. El universo que observamos tiene precisamente las propiedades que deberíamos esperar si, en el fondo, no hay diseño, ningún propósito, ningún mal y ningún bien, nada más que una indiferencia ciega y despiadada”. (Dawkins, R. (2001) River Out of Eden: A Darwinian View of Life. London: Phoenix, p. 155)

Un universo hecho de cosas físicas no racionales, ciegas y frías no le importan nuestras emociones. Solo Dios puede proporcionar la justificación intelectual de las cosas que definen nuestra humanidad.


Fuente: http://www.hamzatzortzis.com/ Traducido y editado por TruthSeeker.info/es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.