app

¿Vivimos en un mundo simulado por ordenador? Puede que sí…

La teoría de que viviemos en n mundo simulado por ordenador no está tan alejada de una comprensión del universo islámica

La teoría de que viviemos en n mundo simulado por ordenador no está tan alejada de una comprensión del universo islámica

Por: Olivia Solon

Nota: Al leer este artículo piensa en lo siguiente, ¿no es el universo, tal y como lo concebimos en el Islam, un especie de simulacion de ordenador? Esta es una buena metáfora para entender la naturaleza de la creación. 

Cuando Elon Musk no está haciendo planes sobre cómo usar su enorme cohete para dejar un planeta en descomposición y colonizar Marte, a veces habla de su creencia de que la Tierra ni siquiera es real y probablemente vivamos en una simulación de ordenador.

“Hay una probabilidad de entre mil millones de que vivamos en una realidad de simulada”, dijo en una conferencia en junio.

Musk es solo una de entre muchas personas en Silicon Valley que tiene un gran interés en la “hipótesis de simulación”, que sostiene que lo que experimentamos como realidad es como una simulación de ordenador gigante creada por una inteligencia más sofisticada. Si suena muy parecido a Matrix, es porque lo es.

Según el perfil del New Yorker del inversor de riesgo de Y Combinator, Sam Altman, hay dos multimillonarios tecnológicos que empujan secretamente a científicos para que trabajen en sacarnos de esta simulación. Pero ¿qué significa esto? ¿Y qué evidencia hay de que estamos, de hecho, viviendo en Matrix?

Un argumento popular para la hipótesis de la simulación, aparte de los viajes ácidos, proviene de Nick Bostrom, de la Universidad de Oxford en 2003 (aunque la idea se remonta al filósofo del siglo XVII, René Descartes). En un documento titulado “¿Estás viviendo en una simulación?”, Bostrom sugirió que los miembros de una avanzada civilización “posthumana” con gran poder de cómputo podrían elegir ejecutar simulaciones de sus antepasados ​​en el universo.

Este argumento se extrapola de observar las tendencias actuales de la tecnología, incluido el aumento de la realidad virtual y los esfuerzos por mapear el cerebro humano.

Si creemos que no hay nada sobrenatural sobre lo que causa la conciencia y es simplemente el producto de una arquitectura muy compleja en el cerebro humano, podremos reproducirlo. “Pronto no habrá nada técnico en el camino para fabricar máquinas que tengan su propia conciencia”, dice Rich Terrile, científico del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

Al mismo tiempo, los videojuegos se vuelven cada vez más sofisticados y en el futuro podremos tener simulaciones de entidades conscientes dentro de ellos.

“Hace cuarenta años teníamos Pong, dos rectángulos y un punto. Ahí es donde estábamos. Ahora, 40 años después, tenemos simulaciones fotorrealistas en 3D con millones de personas jugando simultáneamente y cada año mejoran. Y pronto tendremos realidad virtual, tendremos realidad aumentada” dijo Musk. “Si asumimos algún grado de mejora, los juegos se volverán indistinguibles de la realidad”.

Es una vista compartida por Terrile. “Si se progresa al ritmo actual de la tecnología, dentro de algunas décadas en el futuro, muy pronto seremos una sociedad en la que existen entidades artificiales que viven en simulaciones que son mucho más abundantes que los seres humanos”.

Si hay muchas más mentes simuladas que orgánicas, entonces las posibilidades de que estemos entre las mentes reales comienzan a parecer cada vez más improbables. Como dice Terrile: “Si en el futuro hay más personas digitales que viven en entornos simulados que en la actualidad, entonces ¿qué nos indica que no somos ya parte de eso?”

Las razones para creer que el universo es una simulación incluyen el hecho de que se comporta de forma matemática y se divide en pedazos (partículas subatómicas) como un videojuego pixelado. “Incluso las cosas que consideramos continuas -tiempo, energía, espacio, volumen- tienen un límite finito para su tamaño. Si ese es el caso, entonces nuestro universo es computable y finito. Esas propiedades permiten simular el universo”, dice Terrile.

“Francamente, si no vivimos en una simulación, es una circunstancia extraordinariamente improbable”, agregó.

Entonces, ¿quién ha creado esta simulación? “Nuestros futuros yo”, dijo Terrile.

No todo el mundo está tan convencido por esta hipótesis. “¿Es lógicamente posible que estemos en una simulación? Sí. ¿Estamos probablemente en una simulación? Yo diría que no”, dijo Max Tegmark, profesor de física en el MIT.

“Para construir este argumento, en primer lugar, necesitamos saber cuáles son las leyes fundamentales de la física sobre las que se realizan las simulaciones. Y si estamos en una simulación, entonces no tenemos idea de cuáles son las leyes de la física. Lo que enseño en el MIT serían entonces las leyes simuladas de la física” dice Max.

La física teórica de Harvard, Lisa Randall, es aún más escéptica. “No veo que realmente haya un argumento para eso”, dijo. “No hay evidencia real”.

“También es mucha arrogancia pensar que seríamos nosotros los que serían simulados”.

Terrile cree que, reconocer que probablemente vivimos en una simulación es tan revolucionario como que Copérnico se diera cuenta de que la Tierra no era el centro del universo. “Fue una idea tan profunda que ni siquiera se había pensado como una suposición”, dijo.

Antes de Copérnico, los científicos habían tratado de explicar el comportamiento peculiar del movimiento de los planetas con modelos matemáticos complejos. “Cuando abandonaron la suposición, todo lo demás se hizo mucho más simple de entender”.

El hecho de que podamos estar en una simulación, argumenta Terrile, es una explicación más simple para nuestra existencia que la idea de que somos la primera generación en surgir del cieno primordial y evolucionar en moléculas, biología y, finalmente, inteligencia y autoconciencia. La hipótesis de la simulación también tiene en cuenta las peculiaridades de la mecánica cuántica, en particular el problema de medición, por el cual las cosas solo se definen cuando se observan.

“Durante décadas ha sido un problema. Los científicos se han hecho piruetas para eliminar la idea de que necesitamos un observador consciente. Tal vez la verdadera solución es que necesitas una entidad consciente como un jugador consciente de un videojuego”, dice Terrile.

Para Tegmark, esto no tiene sentido. “Tenemos muchos problemas en física y no podemos culpar nuestra incapacidad para resolverlos en la simulación”.

¿Cómo se puede poner a prueba la hipótesis? Por un lado, los neurocientíficos y los investigadores de inteligencia artificial pueden verificar si es posible simular la mente humana. Hasta ahora, las máquinas han demostrado ser buenas para jugar ajedrez y el go y para poner leyendas en las imágenes. Pero, ¿puede una máquina alcanzar la conciencia? No lo sabemos.

Por otro lado, los científicos pueden buscar sellos de simulación. “Supongamos que alguien está simulando nuestro universo: sería muy tentador ahorrar recursos de forma que la simulación sea más económica de ejecutar. Se podría buscar evidencia de eso en un experimento”. dice Tegmark.

Para Terrile, la hipótesis de la simulación tiene implicaciones “bellas y profundas”.

En primer lugar, proporciona una base científica para algún tipo de vida después de la muerte o un dominio más amplio de la realidad sobre nuestro mundo. “No necesitas un milagro, fe o algo especial para creerlo. Surge naturalmente de las leyes de la física”, dice.

En segundo lugar, significa que pronto tendremos la capacidad de crear nuestras propias simulaciones.

“Tendremos el poder de la mente y la materia para poder crear lo que queramos y ocupar esos mundos”.


Fuente: https://www.theguardian.com/ Traducido y editado por Truth Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.