app

Al-Muyib: el que responde a las súplicas

Al-Muyib: el que responde a las súplicas

Uno de los nombres de Allah que solemos olvidar es al-Muyib: el que responde a las súplicas.

Uno de los nombres de Allah que solemos olvidar es al-Muyib: el que responde a las súplicas.

Por: jinan yousef

Algunos atributos de Allah, son solamente mencionados algunas veces en el Corán, mientras que otros son mencionados en numerosas ocasiones, centrándose especialmente en la manera en la que se manifiestan. Los conceptos se repiten para que cuando nos olvidemos, no lo hagamos por mucho tiempo. Uno de los nombres de Allah que solemos olvidar es al-Muyib: el que responde a las súplicas.

Vivimos en un mundo de bienes. Y el Corán nos dice que utilicemos nuestros bienes, ya que esos bienes han sido disponibles para nosotros por Allah. Pero muchas veces olvidamos que la du’a, es uno de esos bienes o medios. A veces es el único medio que necesitamos, y otras es uno de los muchos medios que necesitamos para conseguir un objetivo.

Al-Mujib es el que responde a las súplicas. De acuerdo con al-Ghazali esto significa que es Él quien responde a las súplicas de aquellos que ruegan asistiéndolos, Él es quien responde a aquellos que Le llaman, y Él es quien responde a los apuros del pobre con todo lo que necesitan.

Cuando suplicas a Allah, significa que Lo conoces. Saber que Él responde quiere decir que sabes que es al-Basir, el que todo lo ve; al-Alim, el Omnisciente; al-Sami, el que todo lo oye; al-Wadud, el Afectuoso; al-Wahab, el Dador; al-Ghani, que no tiene necesidad de nada ni nadie pero que nosotros estamos en necesidad de Él. Si no suplicamos es que entonces no lo conocemos y nos estamos perdiendo un gran acto de adoración.

Hay dos razones por las cuales podemos no suplicar a Allah: creemos que Allah no nos responderá, o bien creemos que podemos hacerlo sin Su ayuda.

La segunda razón es una forma de arrogancia. Allah dice en el Corán:

“Y vuestro Señor ha dicho: Llamadme y os responderé.Pero es cierto que aquellos cuya soberbia les impida adorarme, entrarán en Yahannam humillados”. (Ghafir 40:60)

Pero nosotros nos vamos a centrar en la primera razón. Allah nos dice que Él es al-Mujib, por lo que tenemos plena confianza en que responderá a nuestros du’a. El Mensajero, la paz sea con él, dijo;

“Vuestro Señor es Magnánimo y Generoso, y se avergüenza de dejar vacías las manos de Su siervo cuando las eleva a Él”. (Tirmidhi)

Allah ama a la gente que se vuelve a Él. Algunas veces Allah no te dará lo que pides hasta que se lo pidas, aun pudiendo dártelo cuando Él quiera, y es para que así conozcas a tu Señor y experimentes esa certeza en su atributo.

Para que podamos tener la certeza en al-Mujib, dice Allah en el Corán:

“Y Ayyub cuando imploró a su Señor: El mal me ha tocado pero Tú eres el más Misericordioso de los misericordiosos. Y le respondimos apartando de él el mal que tenía. Y le devolvimos a su familia dándole además otro tanto, como misericordia de Nuestra parte y recuerdo para los adoradores”. (Al-Anbiyaa 21:83-84)

El Profeta Ayyub, estuvo enfermo durante 18 años, y nunca se quejó. Antes de estar enfermo, había sido bendecido por una vida de abundancia durante 50 años y siempre había estado agradecido a Allah. Nunca culpó a Allah cuando lo perdió todo, y si nos fijamos en su du’a, imploró a Allah por uno de sus nombres más majestuoso, y sabía que era únicamente Allah quien le podía ayudar. Y cuando Allah le respondió, no solo lo sanó, sino que le dio aún más de lo que tenía antes. Debemos saber que Allah es el que responde, pero también que es el más generoso. Y cuando Allah dice: “como misericordia de Nuestra parte y recuerdo para los adoradores” (Corán, 21:84) es un recordatorio para que cuando estemos afligidos nos volvamos a Allah. Allah dice en el Corán: “Porque es cierto que junto a la dificultad hay facilidad” (94:5). Pero debemos ser pacientes igual que lo fue Ayyub, y debemos tener tanta certeza como tuvo Ayyub de que tenía un Señor Misericordioso. Por lo que cuando te encuentres en dificultad, ¡recuerda este du’a!

En las ayat que siguen a la mención de Ayyub, Allah nos habla de Yunus:

“Y Dhun-Nun cuando se marchó enfadado sin pensar que lo íbamos a poner en aprietos. Así clamó en las tinieblas: No hay dios sino Tú, Gloria a Ti. Verdaderamente he sido de los injustos. Y le respondimos y lo libramos de la angustia. Así es como salvamos a los creyentes”. (Al-Anbiyaa 21:87-88)

El Profeta Yunus fue enviado a una gente que inicialmente no eran creyentes. No esperó a la señal de Allah para saber qué era lo siguiente que debía hacer y se marchó enfadado debido a la incredulidad de su gente. Allah hizo que una ballena se lo tragara y cuando estaba en el vientre de la ballena dijo el siguiente du’a:

“No hay dios sino Tú, Gloria a Ti. Verdaderamente he sido de los injustos” (Al-Anbiyaa 21:86)

¿Qué tiene de especial este du’a? El Profeta Yunus reconoció que se había equivocado, y que a Allah le pertenece todo el Poder. Permaneció diciendo este du’a hasta que Allah le respondió a sus súplicas. A veces cuando nos equivocamos estamos avergonzados de volvernos a Allah, pero volvernos a Él, aun habiendo obrado mal, significa que crees firmemente en al-Mujib. Dice Allah en el Corán:

“Ten paciencia con el juicio de tu Señor y no seas como el del pez cuando suplicó mientras estaba en la más completa indefensión. Si no le hubiera alcanzado una gracia de tu Señor, habría quedado abandonado en la soledad, reprobado”. (Al-Qalam 68:48-49)

Allah respondió a Yunus y lo liberó del vientre de la ballena, y cuando volvió a su gente eran todos creyentes ya que habían sido testigos de lo que había ocurrido. Cuando estés angustiado y en graves problemas, ¡recuerda el du’a de Yunus!

Tras mencionar en la surah Al-Anbiyaa a Ayyub y a Yunus, Allah habla del Profeta Zacarías:

“Y Zacarías cuando llamó a su Señor: ¡Señor mío! No me dejes solo. Y tú eres el mejor de los herederos. Y le respondimos y le concedimos a Yahya restableciendo para él a su esposa. Todos ellos se apresuraban a las buenas acciones, Nos pedían con anhelo y temor y eran humildes ante Nos”. (Al-Anbiyaa 21:89-90)

La esposa de Zacarías no podía tener hijos, y Zacarías imploró a Allah y lo llamó por Su atributo (el mejor de los herederos), por lo que Allah hizo que la mujer de Zacarías fuese otra vez fértil. Y cuando Allah dice: “Nos pedían con anhelo y temor y eran humildes ante Nos” son las cualidades que tenemos que intentar tener, ya que si Allah quiere harán que nos acerquemos más a Él y si Él quiere seremos de aquellos a los que Él responde.

Allah nos da tres ejemplos: el de alguien que lo tenía todo y todo lo perdió; el de alguien que se había equivocado; y el ejemplo de alguien que deseaba algo que no tenía. Todos ellos suplicaron a Allah, y Allah respondió, no porque fueran Profetas, sino porque se volvieron a Él.

Para terminar, Aisha radi allahu ‘anha relató que el Profeta, la paz se con él, dijo:

“Tres cosas ocurren con nuestros du’a: son respondidos, son aplazados, o previenen que algo malo ocurra”.

Un du’a nunca se pierde, por lo que recuerda que al hacer du’a lo hagas basándote en lo que Allah es, y no basándote en lo que tú eres.

____________________________________________

Traducido del ingles con algunas modificaciones editoriales por el Equipo Editorial.

Fuente: http://www.virtualmosque.com/relationships/withthedivine/al-mujeeb-the-one-who-responds/

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply