app

El Islam y la poesía

El Islam y la poesía

El Profeta, la paz sea con él, dijo: “Realmente, en alguna poesía hay conocimiento”.

El Profeta, la paz sea con él, dijo: “Realmente, en alguna poesía hay conocimiento”.

Por: Redacción TS

Existe muchas referencia en las que el Profeta, la paz sea con él, y sus compañeros, que Allah esté complacido con ellos, tomaron parte en recitar y escuchar poesía.

El Profeta, la paz sea con él, dijo:

“Realmente, en alguna poesía hay conocimiento”. (Bujari, vol. 8, 6145)

Esto quiere decir que hay poesía en la que la gente es alentada a buscar la verdad y se le advierte sobre el mal. En el mismo hadiz la poesía es mencionada junto con la elocuencia, el conocimiento y la palabra, porque en todas estas cosas, lo bueno y lo malo pueden estar presentes. Por lo tanto, como la palabra y el conocimiento, no se puede decir que la poesía no es permisible, sino que dependerá del contexto.

Al Profeta le gustaba escuchar algunos tipos de poesía

El Profeta disfrutaba algunos tipos de poesía, especialmente los que recordaban a Allah o la otra vida, pero no exclusivamente.

‘Amr bin Sharid ha transmitido de su padre que este dijo: “Un día, mientras montaba tras el Profeta, que Allah le de paz y bendiciones, me dijo: ‘Recuerdas alguna poesía de Umayya bin Abi Salt’. Yo dije: ‘Si’. Entonces él dijo: ‘Empieza (a recitar)’. Recité un par de versos y é dijo: ‘Continúa’. Entonces recite otro par de versos y él dijo: ‘Continúa’. Recité hasta cien versos. (Muslim)

El Profeta, la paz sea con él dijo:

“Las palabras más verdaderas que ha dicho un poeta fueron los de Labid (poeta de antes del Islam): ‘Lo, todo aparte de Allah es vanidad y falsedad”. (Bujari)

Esto nos muestra que el Profeta conocía la poesía de antes del Islam, que era la forma de arte prevaleciente en su cultura.

¿Recitó el Profeta poesía alguna vez?

Las veces que el Profeta, la paz sea con él, recitó algo de poesía fueron muy raras y se dice que no llegó a completar los versos (Ibn Kazir). Una de estas veces fue cuando estaba ayudando a cavar el foso en la batalla de Jandaq.

Esto no quiere decir que no le gustase escucharle de otros, sino que no era propio del él recitarla. Esto se debe a que para defenderle de la acusación de ser un ‘poeta’ (Corán, 36:69) y no un profeta, Allah había hecho iletrado el Profeta y nunca lo hizo tomar parte en la poesía, algo que muy popular en Arabia es esos días. Aun así, cuando hablaba era muy elocuente y sus palabras más bellas que cualquier poesía.

Poesía entre los compañeros

Entre los sahaba, los compañeros del Profeta, la paz sea sobre él, había algunos que eran conocidos por su poesía. Esto eran: Abdullah ibn Rawaha, Ka’ab ibn Malik, Ka’ab ibn Zuhair and Hassan ibn Thabit.

En numerosas ocasiones estos fueron animados por el Profeta a recitar poesía (Bujari) cuando esto servía para un buen propósito. Hasta tal punto, que el Profeta colocó en una ocasión otro mimbar en su mezquita para que Hassan Ibn Zabit recitase poesía.

Esto no quiere decir que la poesía no tenga límites. Dice Allah en el Corán:

En cuanto a los poetas, les siguen los descarriados. ¿No has visto que van errando por todos los valles y que dicen lo que no hacen? (Corán, 26:224-226)

Cuando estas ayats descendieron algunos de entre los Compañeros que eran poetas se preocuparon hasta que Allah reveló el siguiente verso.

No son así los [poetas] que creen, obran bien, recuerdan mucho a Allah y se defienden cuando son tratados injustamente. ¡Aquellos que no actúan rectamente verán pronto la suerte que les espera! (Corán, 26:227)

Aquí vemos claramente que Allah hace una distinción en aquella poesía que aceptable y la que no. Como en todo, esto depende de la intención.

El Imam Muslim narra que Abu ‘Ubayd dijo (refiriéndose al hadiz del Profeta: “Es mejor para un hombre que llene su barriga con pus que le corroe que llenarse la cabeza con poesía que le distrae” (Bujari): “Lo que esto quiere decir es que uno llena su corazón hasta que le distrae del Corán y el recuerdo e Allah, pero si el Corán y el recuerdo de Allah tienen más peso en él, entonces esta persona no está “llena” de poesía”.

Vemos, una vez más, que la poesía no es impermisible sino que solo aquella que es frívola, que insulta o que describe cosas que no son de beneficio. Si esta, por el contrario, llama  a las nobles cualidades de carácter, al buen comportamiento, a lo que es bello y honorable o ensalza a Allah y a su Mensajero, entonces no hay problema.

Son muchos los eruditos que han dicho lo que hemos expuesto como Ibn ‘Abidin o Ibn Al Human. Un hadiz del Profeta dice:

“La poesía tiene el mismo estatus [legal] que el discurso ordinario: lo bueno de ella (la poesía) es como lo bueno del discurso, y lo reprobable de ella es como lo reprobable del discurso”. (Bujari)

Conclusión:

La poesía ha formado parte del tejido cultural de los musulmanes a lo largo de toda la historia. Estos la han estudiado, desarrollado y usado alimentar sus intelecto además de para el disfrute y el deleite, siempre que no llamase a nada que está claro como no permisible. Desde el mismo Profeta, que Allah le dé su gracia y paz, los Sahaba (sus compañeros) hasta hoy en día. Y no solo y necesariamente en un forma monótona e individual, sino con recitación colectiva (como vimos en el episodio de la batalla de Qandar) y en diferentes tonos.


Traducido y adaptado por la redacción de Truth-Seeker desde: http://seekershub.org/ans-blog/2010/01/23/did-the-prophet-or-the-companions-partake-in-poetry/

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

One thought on “El Islam y la poesía

Leave a Reply