app

Grandes mujeres en la historia del Islam: un legado olvidado (2/3)

Grandes mujeres en la historia del Islam: un legado olvidado (2/3)

Continuamos con la segunda parte (click aquí para leer la primera parte) de este interesante estudio sobre la importancia de la mujer musulmana en el Islam

Continuamos con la segunda parte (click aquí para leer la primera parte) de este interesante estudio sobre la importancia de la mujer musulmana en el Islam

Por: Zainab Aliyah 

Continuamos con la segunda parte (click aquí para leer la primera parte) de este interesante estudio sobre la importancia de la mujer musulmana en el Islam, en el cual estamo haciendo un recorrido por loa historia y descubriendo todos los puesto importantes que han tenido a lo largo de la historia las mujeres musulmanas y el legado que han dejado, a veces olvidado por muchos.

Ashifa bint Abdullah fue la primera mujer musulmana nombrada encargada e inspectora del mercado por el Califa Umar Ibn al-Jattab. Amra bint Abdurrahman fue una de las grandes eruditas del siglo octavo siendo jurista, Mufti y erudita del hadith. El el tiempo del Califa Umar se la consideraba una gran autoridad en las tradiciones transmitidas por Aisha, la esposa del Profeta, que la paz sea con él; entre sus estudiantes se encontraban Abu Bakr ibn Hazim, el conocido juez de Medina a quien el califa Umar ibn Abdul Aziz ordenó que recogiera todos los hadices transmitidos por ella.

Aisha bint Muhammad ibn Abdul Hadi fue una erudita de Damasco quien enseñó a mucho conocidos eruditos y que poseía la cadena de transmisión más corta hasta el Profeta Muhammad, que la paz sea con él. Fue maestra de Ibn Hajr al Asqalani, el mayor erudito de su tiempo. Fatima al-Batayahiyyah fue una distinguida mujer de edad avanzada que enseñaba el Sahih al-Bujari durante días seguidos en la misma mezquita del Profeta.

En el siglo noveno encontramos a Fatima al-Fihriyya, en Fez, Marruecos, quien fundó la mezquita, y primera universidad del mundo, al-Qarawiyyin.

Esta fue establecida en el año 859 y fue a través de ella que se extendió el uso de los números árabes en Europa. La universidad adjunta a la mezquita es la primera universidad y la más antigua que sigue en funcionamiento. Los estudiantes acudían de todas partes del mundo para estudiar ciencias, lenguas y estudios islámicos.

Fatima de Córdoba fue una bibliotecaria de siglo diez quien supervisaba setenta bibliotecas con más de cuatrocientos mil libros, cuando las bibliotecas más avanzadas en europa en ese momento tenían algunos cientos, con suerte. En el siglo once encontramos Banafshaa’ ar-Rumiyya, quien restauraba escuelas, puentes y casas para los pobres en Bagdad.

Después de ellas podemos mencionar a Abidah al-Madaniyya, Abdah bint Bishr, Umm Umar Ath-Thaqafiyyah, Zaynab, la niet de Ali ibn Abdullah ibn Abbas, Nafisah bint al-Hassan ibn Ziyad, Khadijah Umm Muhammad, Abdah bint Abdar Rahman y muchas otras mujeres que sobresalieron dando clases públicas sobre Hadiths. Abidah comenzó siendo una esclava de Muhammad ibn Yazid. Aprendió un gran número de hadith y relató cerca de 10.000 hadith de la autoridad de sus maestro, Madani.

Cuando fue entregada por su señor a Habib Dahhun, el gran erudito de los hadith de España, en una visita a Jerusalem, este quedó tan impresionado por su conocimiento que la liberó, se casó con ella y se fueron a de vuelta a Andalucía.

Zaynab bint Sulaiman, al contrario que Abidah, fue una princesa. Su padre fue un primo de As-Saffah, el fundador de la dinastía Abasida, y fue gobernador de Basrah, Oman y Bahrain durante el califato de Al-Mansur. Zaynab recibió una cuidada educación y adquirió maestría en los hadith ganándose un gran reputación como una de las eruditas más importantes de su tiempo, muchos hombres importantes acudían a sus clases.

En el siglo doce tenemos a Shuhadah bint Ahmad al-Ibrii, quien estudió en Bagdad con conocidos eruditos del hadith y se convirtió en una gran erudita y jurisprudente. Era conocida como el ‘orgullo de las mujeres’. Zainab bint Kamal enseñó más de 400 libros de hadiths en algunas de las más prestigiosas instituciones académicas de Damasco y mostraba tanta que se ganaba el corazón de todos los estudiantes. También podemos ver a Fathima bint Muhammad al-Samarqandi, una jurista que aconsejaba a su famoso marido sobre los fatwas. Más recientemente, el el siglo diecinueve encontramos a Nana Asma’u de Nigeria; una poeta, maestra, erudita y consejera de su padre, el famoso Usman Dan Fodio.

Algunas mujeres que sobresalen como gobernadoras son: Arwa al-Sulayhi, una mujer Yemení del siglo once quien gobernó durante setenta y siete años y que era conocida como “La noble dama” y Sultana Shajarat al-Durr, quien tomó control de Egipto tras la muerte de su marido en el siglo trece.

Dhayfa Jatún, la sobrina y nuera de Salah Al-Din al-Ayyubi, tras la muerte de su hijo, el rey Abdul Aziz, se hizo reina de Alepo y gobernó durante 4 años. Durante su reinado se enfrentó a las amenazas de los cruzados, Khuarzmain, los mogoles y los selyúcidas. Además de su papel político y social, también apoyó la educación en Aleppo, donde fundó dos escuelas.

Sitt al-Mulk fue una princesa Fatimí de Egipto, cuyas conocidas dotes administrativa estaban de acuerdo con las leyes islámicas.

La reina Zubayda, esposa del califa del siglo noveno, Harun Ar-Rashid, es famosa por sus contribuciones generosas a construir recursos para obtener agua y casas para los peregrinos en las mayores rutas hacia Meca. Fue una intelectual que expresaba sus opiniones políticas en público y que patrocinaba a poetas y escritores, aunque no fuesen musulmanes, eruditos religiosos y a los necesitados. El famoso pozo de Zubayda, en las afueras de Meca, todavía lleva su nombre.

En India encontramos a Razia Sultana, la única mujer que ocupó el trono de Delhi durante cuatro años en el siglo trece. Firishta, un historiador del siglo veinte escribió: “Razia era mejor que veinte hijos”.

Hurrem Sultán, también conocida como Roxelana, fue capturada como prisionera en el siglo dieciséis en las campanas de Crimea durante el reinado de Yazuz Sultan Salim, llevada al palacio otomano y presentada a Sultan Sulaiman, quien más adelantes de casó con ella. Fue la fundadora de una gran número de instituciones entre las que se incluyen el complejo de una mezquita que cuenta con una madrasa, una cocina pública, uno hammams para hombres y mujeres, dos escuelas y un hospital para mujeres. También construyó cuatro escuelas en Meca y una mezquita en Jerusalén.

En la siguiente parte de este artículo terminaremos con esta breve presentación de importantes mujeres y con una conclusion sobre lo que podemos deducir de estos hechos y la situación de la mujer musulmana hoy día.


Fuente: http://www.youngmuslimdigest.com/ Traducido y editado por Truth Seeker

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply