app

Heidegger para musulmanes: primera parte

Primero, debemos saber qué esperar como musulmanes de estudiar a Heidegger. Heidegger no era musulmán, por lo que no estamos buscando respuestas sobre qué es el Islam.

Primero, debemos saber qué esperar como musulmanes de estudiar a Heidegger. Heidegger no era musulmán, por lo que no estamos buscando respuestas sobre qué es el Islam.

Por: Umar Vadillo

Introducción

Primero, debemos saber qué esperar como musulmanes de estudiar a Heidegger. Heidegger no era musulmán, por lo que no estamos buscando respuestas sobre qué es el Islam. Él no puede dárnoslas. En lo que Heidegger puede ayudarnos es a comprender la forma de pensar que se ha vuelto predominante en Occidente y, por extensión, en todo el mundo. Él lo llamó Metafísica. La palabra no es suya, pero la uso de tal manera que volvió a capturar el significado original del término y le dio un significado amplio como herramienta para definir la forma de pensar de Occidente.

Esa forma de pensar también puede llamarse Filosofía. Heidegger dio también un nuevo significado a esta palabra tomado del significado original y la intención de sus originadores, los antiguos griegos. Situó el comienzo de la Filosofía con las obras de Platón y luego de Aristóteles. Y dijo que esta forma de pensar, la filosofía, tenía un error inherente desde el principio. Llamó a ese error: “el olvido del Ser”. Como una primera aproximación a su pensamiento diremos que Heidegger sostuvo que la Filosofía no puede pensar la Verdad; o -lo que es lo mismo-, que lo que la filosofía llama verdad, no es Verdad.

¿Por qué es Heidegger es importante para nosotros?

Porque todos nosotros hemos sido educados para pensar en la forma de pensamiento occidental. Esta es la única forma de pensar que está disponible en nuestras escuelas y universidades, es decir, el pensamiento de la ciencia, el pensamiento de la tecnología, el pensamiento de la teología, la psicología, la sociología, la antropología, etc. Nos hemos acostumbrado a pensar de esta manera. Es tan normal que ni siquiera encontramos la necesidad de explorar más nuestra forma de pensar. Damos por hecho que la forma en la que pensamos que “es” la forma de pensar. Punto final.

Entonces, ¿por qué ir más allá sobre algo que es normal? Simplemente no vemos que sea necesario. Entonces llegó Heidegger. Cuando dijo: “Nuestra forma de pensar tiene un defecto fundamental”, todos se sorprendieron. El nuevo pensamiento de Heidegger puso en tela de juicio lo incuestionable, lo impensable: la esencia misma de nuestro pensamiento.

Pero lo que es tan peculiar de la crítica de Heidegger es que no trajo otra epistemología, otra filosofía. No cuestionó la filosofía dentro de la filosofía, sino que declaró: “El fin de la filosofía”. Echó el cerrojo a una manera de pensar que había existido durante los últimos 2.500 años. Lo asombroso es que este pensamiento no era solo “un pensamiento” sino “nuestro pensamiento”. El pensamiento con el que hemos creado todo a nuestro alrededor, el pensamiento con el que pensamos sobre nosotros mismos, el pensamiento con el que pensamos tecnología, democracia, economía e incluso Dios. Esto es lo que fue tan impactante. Y esta es la razón por la cual Heidegger es tan importante. Y es aún más importante para, los musulmanes, que para cualquier otra persona. Los musulmanes pueden entender a Heidegger de una manera que el un no musulmán nunca lo entenderá. En cierto sentido, Heidegger, sin saberlo, hablaba para nosotros, y los no musulmanes que no lo han entendido, probablemente nunca lo harán.

Los límites de Heidegger

Heidegger dejó algo sin resolver. Acabó con la Filosofía. Pero solo pudo señalar vagamente el camino hacia delante. Resolvió este problema con lo que él llama “poesía”, no cualquier poesía, sino la poesía de aquel que ya no es si mismo. El que permite que “las cosas se le muestran”. Quien ya no es el observador, sino el observado. Pero no pudo ir más allá. Yo no diría que lo que señaló era insignificante, era muy importante. Pero aún nadie ha recogido este asunto sin terminar. Porque la resolución del Fin de la Filosofía es solo una: el Islam. Después de que Heidegger echó el cerrojo a la filosofía, solo el Islam puede hacerse cargo. El único destino posible del pensamiento de Occidente, del propio Occidente, es el Islam. Es por eso que digo que Heidegger habló a los musulmanes, porque solo los musulmanes pueden terminar su aventura.

Cómo leer Heidegger

Tienes que entender que Heidegger está cuestionando nuestra propia forma de pensar. Pero, ¿cómo vamos a pensar en Heidegger de otra manera que con nuestra forma de pensar? Esto es todo lo que tenemos. ¿No nos impediría nuestra manera de pensar pensar a Heidegger? Y la respuesta es: lo haría. Por eso, para pensar en Heidegger, debes prepararte. Tienes que permitirte caminar un poco con él. Tienes que perderte un poco. Si no lo haces, si te aferras a tu forma de pensar demasiado pronto, no obtendrás la imagen. Tienes que caminar con él el tiempo suficiente para que puedas entender. Una vez que hayas alcanzado este nivel, podrás entender a Heidegger con la misma facilidad con la que lees una novela. Entonces Heidegger se vuelve extremadamente fácil. Si no, Heidegger se vuelve oscuro y difícil, que es como la mayoría de las personas (filósofos) lo experimentan.

¿Quién era Heidegger?

Martin Heidegger nació en Alemania en 1889 y murió en 1976. Fue el último de los filósofos, el que declaró el Fin de la Filosofía. Su obra principal fue “Being and Time” (1927), que fue un gran avance en el pensamiento. Fue recibido con enorme entusiasmo y temor por sus contemporáneos, muchos de los cuales se dieron cuenta de la inmensidad del logro. Luego escribió más de 100 libros que cubren miles de artículos y ensayos. Su trabajo aún no está completamente publicado. En cierto sentido, no hemos terminado de descubrir a Heidegger. Otros libros importantes son: Sobre la esencia de la verdad, Holderlin y la esencia de la poesía, Pensamiento griego temprano, La cuestión de la tecnología, Carta sobre el humanismo, Sobre el camino hacia el lenguaje, y muchos otros igualmente interesantes.

También es importante saber quién es Heidegger. Él no es un existencialista, porque Heidegger era mucho más que eso y no puedes ponerlo en la misma categoría que Sartre. No era fenomenólogo, porque aunque aprendió de Husserl, fue más allá de su maestro.

Una advertencia

Pensar con Heidegger es pensar al borde del pensamiento. Moverse en la primera línea de pensamiento. Esto es un poco como adelantarse al tiempo. Estarás experimentando las posibilidades de un mundo que aún no ha llegado. Heidegger cambiará para siempre tu forma de ver las ciencias, la antropología, la política, la sociología o la teología. No podrás ser persuadido por sus pruebas y su razonamiento, que encontrarás deficiente y parcial. Esto te hará sentir como un hombre enviado a la Edad Media. Te dirás a ti mismo: ¿qué están haciendo estas personas rodeadas de creencias supersticiosas, fantasías que avalan con su propia forma de pensar de fantasía? Vas a estar en desacuerdo con tu tiempo.

Pero la recompensa, la inmensa recompensa, es que podrás experimentar la gloria de tu Din con todas sus magníficas maravillas y posibilidades, libre de todas las nubes de tonterías y supersticiones con las que ha estado envuelto en nuestros días. Pero también a nivel individual, podrás deshacerte de las nubes que nuestra forma de pensar inevitablemente impone a la comprensión personal de nuestra propia religión. Cuando mires en retrospectiva, pensarás que eres diferente. Prepárate para una gran aventura que te liberará para disfrutar aún más de tu Islam.


Traducido y editado por Truth-Seeker.info/es desde http://dallascollege.co.za/

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.