app

La Casa de la sabiduría: el centro intelectual de Bagdad

La Casa de la sabiduría: el centro intelectual de Bagdad

Casa de la Sabiduría en Cairo inspirada por la de Bagdad

Casa de la Sabiduría en Cairo inspirada por la de Bagdad

Por: Cem Nizamoglu

El apogeo de Bagdad fue hace 1200 años cuando era la capital del mundo musulmán. Ahí se encontraba la Casa de la sabiduría, una institución de conocimiento que atrajo a los sabios de cerca y de lejos. Desde matemáticas y astronomía a la zoología, la institución fue un gran centro de investigación, pensamiento y debate de la civilación musulmana. Durante 500 años Bagdad fue el epicentro de intelectuales y cultura, con una reputación adquirida durante los reinados de los califas más famosos (Al-Rashid, Al-Ma’mun, Al-Mu’tadhid and Al-Muktafi).

Como la mayor y más rica ciudad de su tiempo, Bagdad tenía una riqueza que iba más allá del dinero. La casa de la sabiduría, durante más de dos siglos, atrajo a los sabios de cerca y de lejos. Desde matemáticas y astronomía a la zoología, la institución fue un gran centro de investigación, pensamiento y debate de la civilación musulmana.

La casa de la sabiduría estaba dentro de la Ciudad redonda de Bagdad

La casa de la sabiduría estaba dentro de la Ciudad redonda de Bagdad

Algunos de los califas más famosos de Bagdad incluyendo a Al-Rashid y a Al-Ma’mun, habían tomado un interés personal en recopilar los trabajos científicos innovadores mundiales. Además de traer libros del este y el oeste, reunieron a eruditos de todo el mundo musulmán para crear una de las instituciones intelectuales más importantes de la historia.

La casa de la sabiduría fue construida por el califa Haroun Al-Radheed, en principio como una magnífica biblioteca llamada Khizanat al-Hikma (Biblioteca de sabiduría) que poseía manuscritos y libros recopilados por su padre y su abuelo sobre diferentes temas de arte y ciencias, en diferentes idiomas.

Tres décadas después, la colección había aumentado tanto que su hijo, el califa Al-Ma’mun, amplió el edificio y la convirtió en una institución llamada Bayt al-Hikma (La casa de la sabiduría), en la que se estudiaban diferentes ramas de conocimiento. Más adelante, añadió otros centros de estudio que permitieron que más eruditos llevaran su investigación acabo, y en 829 construyó un observatorio.

Los eruditos de la Casa de la Sabiduría

Ilustración de Eruditos en el día a día en la Casa de la sabiduría

Ilustración de Eruditos en el día a día en la Casa de la sabiduría

Traductores, científicos, escribas, autores, cartistas, escritores y copistas, entre otros, se reunían cada día en La casa de la sabiduría para traducir, escribir, dar discursos, dialogar y debatir. Tradujeron muchos manuscritos y libros de temas científicos y filosóficos en diferentes idiomas.

La gente de todo el mundo acudía a La casa de la sabiduría, tanto hombres como mujeres de todas las creencias y orígenes. Entre los eruditos que dirigían el lugar estaban Al-Kindi, quien encargó la traducción de Aristóteles y Hunyan ibn Ishaq, quien tradujo Hipócrates.

Otros nombres que destacar son: Banu Musa bin Shakir Al-Munajjim (el astrónomo); Yahya bin Abi Mansour Al-Munajjim Al-Ma’mouni (el astrónomo Ma’moun); Muhammad bin Musa Al-Khawarizmi; Sa’eed bin Haroun Al-Katib (el escriba); Hunayn bin Ishaq (Isaacs) Al-‘Ibadi, y su hijo Ishaq; Thabit bin Qurra; y ‘Umar bin Farrukhan Al-Tibar.

Los idiomas

Se hablaban y leían muchos idiomas en La casa de la sabiduría: árabe, farsi, arameo, hebreo, sirio, griego y latín.

Los expertos trabajaban constantemente en la traducción de escritos antiguos al árabe para que los eruditos los entendiesen. Entre los traductores famosos estaba Youhanna bin Al-Batriq Al-Turjuman (el traductor de Jonas, hijo del patriarca), que tradujo el Libro de los animales (Kitab Al-Haywan) de Aristóteles. Además de Hunayn bin Ishaq.

El califa Al-Ma’mun animaba a los traductores y eruditos a participar en La biblioteca de la sabiduría, pagándoles el peso de cada libro en oro.

Una tradición

El éxito en el traspaso de conocimiento y la creación de un centro de enseñanza en Bagdad llego a oídos de otras ciudades de la civilización musulmana. En el Cairo, se construyó Dar al-Hikma en 1005 por el Califa Al-Hakim y duró 165 años. Otras ciudades del este del mundo musulmán establecieron la Casa de la Ciencia (Dar al-‘ilm), o con más exactitud Casas de Conocimiento, en el siglo 9 y 10 para imitar la de Bagdad.

En el siglo 12, Toledo, en Andalucía, se convirtió en el centro de la traducción, del árabe al latín. Aparecieron trabajos en árabe y griego, y eruditos cristianos, musulmanes y judíos acudieron a la ciudad a traducirlos al latín y a lenguas europeas.


Fuente: http://www.muslimheritage.com Traducido y editado por Truth Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply