app

La historia de la Navidad de principio a fin

La historia de la Navidad de principio a fin

La celebración de navidad como se hace hoy en día, es una agregación de costumbres culturales para satisfacer un necesidad cultural, no un hecho histórico.

La celebración de navidad como se hace hoy en día, es una agregación de costumbres culturales para satisfacer un necesidad cultural, no un hecho histórico.

Por: History.com

La Navidad es a la vez una fiesta religiosa y un fenómeno cultural y comercial mundial. Durante dos milenios, la gente en todo el mundo lo han estado observando con tradiciones y prácticas que son religiosas y seculares por naturaleza. Los cristianos celebran el día de Navidad como el aniversario del nacimiento de Jesús de Nazaret, un líder espiritual cuyas enseñanzas forman la base de su religión. Las costumbres populares incluyen el intercambio de regalos, la decoración de árboles de Navidad, asistir a la iglesia, compartir comidas con la familia y amigos y, por supuesto, esperar la llegada de Santa Claus. El 25 de diciembre, el Día de Navidad, ha sido fiesta federal en Estados Unidos desde 1870.

Una celebración antigua

La mitad del invierno ha sido un tiempo común de celebración en todo el mundo. Siglos antes de la llegada del Profeta Jesús, los primeros europeos celebraron la luz y el nacimiento en los días más oscuros del invierno. Muchos pueblos llevaban a cabo celebraciones durante el solsticio de invierno, cuando lo peor del invierno quedaba atrás y podían esperar días más largos y largas horas de luz solar.

En Escandinavia, los nórdicos celebraron Yule desde el 21 de diciembre, el solsticio de invierno, hasta enero. En reconocimiento del regreso del sol, los padres y los hijos traían a casa grandes troncos, a los que prendían fuego. La gente festejaba hasta que el tronco se quemaba, lo que podría tardar hasta 12 días. Los nórdicos creían que cada chispa del fuego representaba un nuevo cerdo o ternera que nacería durante el próximo año.

El final de diciembre era un momento perfecto para celebrar en la mayoría de zonas de Europa. En esta época el año, casi todos los animales eran sacrificados para no tener que ser alimentados durante el invierno. Para muchos, era la única época del año en la que tenían suministro de carne fresca. Además, la mayoría del vino y la cerveza preparada durante el año llegaba a la fermentación y estaba lista para beber.

En Alemania, la gente honró al dios pagano Oden durante los días de mediados de invierno. Los alemanes estaban aterrorizados con Oden, ya que creían que llevaba a cabo vuelos nocturnos por el cielo para observar a su pueblo, y luego decidir quién prosperará o perecería. Debido a su presencia, muchas personas decidían quedarse dentro.

Saturnalia

En Roma, donde los inviernos no eran tan duros como los del norte, se celebraba Saturnalia, fiesta en honor de Saturno, dios de la agricultura. A partir de la semana que precedía al solsticio de invierno y continuando durante un mes completo, Saturnalia era un momento hedonista, donde la comida y la bebida eran abundantes y en la cual el orden social normal romano era dado la vuelta. Durante un mes, los esclavos se convertirían en amos. Los campesinos estaban al mando de la ciudad. Los negocios y las escuelas estaban cerrados para que todos pudieran participar en la diversión.

También alrededor de la época del solsticio de invierno, los romanos celebraban Juvenalia, una fiesta que honraba a los hijos de Roma. Además, los miembros de las clases altas solían celebraban el cumpleaños de Mithra, el dios del sol inconquistable, el 25 de diciembre. Se creía que Mithra, un dios infantil, nació de una roca. Para algunos romanos, el cumpleaños de Mithra era el día más sagrado del año.

En los primeros años del cristianismo, la Pascua fue la fiesta principal, el nacimiento de Jesús no era celebrado. En el siglo IV, los mandatarios de la iglesia decidieron instituir el nacimiento de Jesús como una fiesta. Desafortunadamente, la Biblia no menciona fecha de su nacimiento (un hecho que los puritanos más tarde señalaron para negar la legitimidad de la celebración). Aunque algunas pruebas sugieren que su nacimiento pudo haber ocurrido en la primavera (¿por qué los pastores estarían pastoreando en el invierno?), El papa Julio I eligió el 25 de diciembre. Se cree comúnmente que la iglesia eligió esta fecha en un esfuerzo para adoptar y absorber las tradiciones del festival pagano de Saturnalia. Primero fue llamado la fiesta de la Natividad, la costumbre se extendió a Egipto en el 432 y a Inglaterra a finales del siglo VI. A finales del siglo VIII, la celebración de la Navidad se había extendido hasta Escandinavia. Hoy en día, en las iglesias ortodoxas griega y rusa, la Navidad se celebra 13 días después del 25, que también se conoce como la Epifanía o el Día de los Reyes Magos. Este es el día en que se cree que los tres hombres sabios finalmente encontraron a Jesús en el pesebre.

Al celebrar la Navidad al mismo tiempo que los tradicionales festivales del solsticio de invierno, los líderes de la iglesia aumentaron las posibilidades de que la Navidad fuera abrazada popularmente, pero renunciaron a la capacidad de dictar cómo se celebraba. En la Edad Media, el cristianismo había, en su mayor parte, reemplazado la religión pagana. En Navidad, los creyentes iban a la iglesia, y luego lo celebraban en una atmósfera de borachera similar a la del Carnaval de hoy. Cada año, un mendigo o un estudiante era coronado como el “señor del desorden” y los celebrantes desempeñaban el papel de sus súbditos. Los pobres iban a las casas de los ricos y exigían su mejor comida y bebida. Si los propietarios no cumplían, lo más probable es que fueses aterrorizados con travesuras. La Navidad se convirtió en la época del año en que las clases altas podían pagar su “deuda”, real o imaginada, a la sociedad entreteniendo a ciudadanos menos afortunados.

La navidad ilegalizada

A principios del siglo XVII, una ola de reforma religiosa cambió la forma en que se celebraba la Navidad en Europa. Cuando Oliver Cromwell y sus fuerzas puritanas se apoderaron de Inglaterra en 1645, prometieron librar a Inglaterra de la decadencia y, como parte de su esfuerzo, cancelaron la Navidad. Por demanda popular, Carlos II fue restaurado en el trono y, con él, llegó el regreso de la fiesta popular.

Los peregrinos, separatistas ingleses que llegaron a América en 1620, eran aún más ortodoxos en sus creencias puritanas que Cromwell. Como resultado, la Navidad no era una fiesta en los principios de la América moderna. De hecho, entre 1659 a 1681, la celebración de Navidad fue prohibida en Boston. Cualquiera que exhibiera “el espíritu de la Navidad” era multado con cinco chelines. Por el contrario, en el asentamiento de Jamestown, el capitán John Smith informó que la Navidad fue disfrutada por todos y ocurrió sin incidentes.

Después de la Revolución Americana, las costumbres inglesas cayeron en desgracia, incluyendo la Navidad. De hecho, Navidad no fue declarada fiesta federal hasta el 26 de junio de 1870.

Irving reinventa la Navidad

No fue hasta el siglo 19 que los estadounidenses comenzaron a celebrar la Navidad. Los estadounidenses reinventaron la Navidad y la cambiaron de una fiesta de carnaval estridente a un día de paz y nostalgia centrado en la familia. Pero, ¿por qué este interés americano en el 1800 por esta fiesta?

El siglo XIX fue un período de conflicto de clase y agitación. Durante este tiempo, el desempleo era alto y el estallido de manifestaciones de las clases desencantadas solía ocurrir durante la estación de la Navidad. En 1828, el ayuntamiento de Nueva York instituyó la primera fuerza policial de la ciudad en respuesta a un disturbio de Navidad. Esto catalizó a ciertos miembros de las clases altas para comenzar a cambiar la forma en que se celebraba la Navidad en América.

En 1819, el autor best-seller Washington Irving escribió “The Sketchbook of Geoffrey Crayon, gent.”, Una serie de historias sobre la celebración de Navidad en una casa solariega inglesa. Los bocetos cuentan de un escudero que invitó a los campesinos a su casa para esta celebración. En contraste con los problemas que enfrentaban a la sociedad estadounidense, estos dos grupos se mezclaban sin esfuerzo. Para Irving, la Navidad debía de ser un día de fiesta pacífico, un día de tranquilidad que reuniese a los los diferentes clases sociales por encima de la riqueza o el estatus social. Los celebrantes ficticios de Irving disfrutan de “costumbres antiguas”, incluyendo la coronación de un “Señor del Desorden”. El libro de Irving, sin embargo, no se basaba en ninguna celebración de Navidad a la que este hubiera asistido -de hecho, muchos historiadores dicen que la historia de Irving “inventó” la tradición al implicar que describía las verdaderas costumbres de la navidad.

Un villancico de Navidad

También por de esta época, el autor inglés Charles Dickens escribió el cuento clásico navidad, Un villancico de la Navidad. El mensaje de la historia -la importancia de la caridad y la buena voluntad para con toda la humanidad- tocó la fibra de mucha gente en los Estados Unidos e Inglaterra y mostró a los miembros de la sociedad victoriana los beneficios de celebrar la fiesta.

La familia también se estaba volviendo menos disciplinada y más sensible a las necesidades emocionales de los niños a principios del siglo XIX. La Navidad proporcionaba a las familias un día en que podían prestar atención y  dar regalos a sus hijos sin que pareciera que los estaban “mimando”.

Como los estadounidenses comenzaron a celebrar la Navidad como una fiesta familiar perfecta, muchas costumbres antiguas fueron desenterradas. La gente se fijó en los inmigrantes recientes y las iglesias católicas y episcopales para ver cómo se celebraba el día. En los siguientes 100 años, los estadounidenses construyeron una tradición navideña propia que incluía piezas de muchas otras costumbres, incluyendo la decoración de árboles, el envío de tarjetas navideñas y regalos.

Aunque la mayoría de las familias se hicieron a la idea de que estaban celebrando la Navidad como se había hecho durante siglos, los estadounidenses realmente habían reinventado una celebración para satisfacer las necesidades culturales de una nación en crecimiento.


Fuente: history.com Traducido y editado por Nuevos Musulmanes

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply