app

La paradoja del progreso y la decadencia

En un momento histórico en el cual el progreso tecnológico es inaudito, ¿podemos decir lo mismo del progreso del ser humano?

En un momento histórico en el cual el progreso tecnológico es inaudito, ¿podemos decir lo mismo del progreso del ser humano?

Por: Aasha Mehreen Amin

Es una de las mayores paradojas de la actualidad: la contradicción de tener los avances más notables en tecnología con los desarrollos más regresivos de la civilización humana. Si bien podemos celebrar los descubrimientos que hace solo unos años no eran nada más que ciencia ficción, no podemos evitar la inquietante pregunta: a medida que avanzamos de manera fenomenal en términos de ciencia, ¿cómo nos está yendo realmente como seres humanos? ¿Hasta qué punto en realidad hemos podido asimilar esos conceptos “modernos” como democracia, justicia social, libertad de expresión, secularismo, pluralismo, tolerancia e incluso nuestra vieja amiga la “lógica“? ¿Qué pasó con la idea del “poder del pueblo”?

Los científicos han logrado los descubrimientos más increíbles que inevitablemente cambiarán la calidad de vida de los humanos, principalmente para mejorar. Por ejemplo el descubrimiento de una técnica revolucionaria de edición de genes que puede eliminar un gen relacionado con las afecciones cardíacas de un embrión humano o eliminar el virus del papiloma humano (VPH) para deshabilitar el mecanismo de crecimiento del tumor en las mujeres. O la capacidad de cultivar artificialmente tejido humano, e incluso órganos que tienen el potencial de reparar el daño nervioso, y hacer crecer extremidades y órganos completos en el futuro. ¿O qué tal el descubrimiento de una súper Tierra que podría sustentar la vida extraterrestre? Y, por supuesto, las innumerables innovaciones en Inteligencia Artificial (IA) para hacer la vida en el futuro más fácil, más rápida y más eficiente.

Tales desarrollos alucinantes indican el instinto natural de los humanos para sobrevivir, para vivir, para vencer las probabilidades, de la mejor manera posible. También demuestra el instinto natural de los humanos para ser curiosos y su incorregible necesidad de saber la verdad.

Estos dos instintos, la necesidad de sobrevivir y el impulso para saber qué hay ahí fuera, han producido todo tipo de conceptos, incluida la idea de libertad y la realización de la innegable interdependencia de los seres humanos.

O eso creíamos.

Cuando la tecnología trae miseria

Después de lograr todo este progreso en ciencia y tecnología, el mundo está retrocediendo a pasos exponenciales. Se encuentra en un estado de amnesia colectiva, olvidando todo lo que ha aprendido a través de prueba y error, especialmente cuando se trata de locuras humanas y sus repercusiones. En la actualidad, por ejemplo, tenemos más guerras que nunca. Tenemos más armas de destrucción masiva que nunca, armas que son muy sofisticadas y pueden matar a millones de personas, hombres, mujeres y niños, más que nunca.

De hecho, la guerra moderna es el ejemplo perfecto de cómo se ha distorsionado la tecnología para amenazar el muy básico instinto humano de vivir y sobrevivir. La invención del AK-47 (en una amplia gama de variaciones), un favorito entre los terroristas o rebeldes (dependiendo de quién los clasifique primero) o la gente común con problemas de ira, ha matado a millones de personas en los 68 años de su existencia. Según The Independent (Reino Unido), aproximadamente 100 millones de AK-47 de todas las variedades han sido fabricados por países como la Unión Soviética, China, Corea del Norte, Egipto, Yugoslavia y la mayoría del antiguo Pacto de Varsovia.

Y luego, por supuesto, tenemos armas nucleares que podrían reducir nuestra tierra a la nada con negociaciones superficiales y poco sinceras (con ciertos países que tienen derecho a mantener su propia capacidad nuclear mientras obligan a otros a disolverla) como elementos disuasivos para una guerra nuclear en toda regla.

Pero tal vez el arma más insidiosa de la guerra moderna es el dron, a través del cual los ejércitos, a miles de kilómetros de distancia, pueden obtener imágenes de video de “objetivos” e instruir a sus “Predator” o Reaper drones para bombardear con máxima precisión y daño. En Afganistán, Pakistán, Somalia y Yemen, se estima que cerca de 10,000 personas murieron en 4,413 ‘misiones’ de Estados Unidos desde 2002, según el organismo de control de la Oficina de Periodismo Investigativo. La mayoría de estos ataques dirigidas han quitado miles de vidas inocentes, incluidos los niños pequeños. ¿Es así como la humanidad ha “progresado”? ¿Matando niños?

La política de la codicia y el poder

Hablando de los niños y el uso de la fuerza, piense en los miles de estudiantes escolares que se vieron obligados a iniciar un movimiento para el control de armas después del devastador tiroteo escolar en Parkland, Florida, que se cobró la vida de 17 estudiantes y profesores. A pesar de toda la publicidad, las impresionantes y apasionadas apelaciones de los niños, a pesar de las más de 35,000 muertes con armas de fuego en los Estados Unidos cada año, no sucedió nada. Porque el negocio de las armas es demasiado lucrativo para rendirse. La lógica de tener leyes de control de armas de fuego para que un niño de 13 años, un psicópata o un terrorista no puedan comprar un arma de asalto por capricho, no se cumple cuando están en juego millones de dólares en ventas de armas.

Esa parece ser la esencia de por qué el mundo está retrocediendo. Es la codicia simple, pura, no adulterada. La codicia por tierra, recursos, territorio estratégico, la indulgencia interminable y la invencibilidad imaginada. En esta búsqueda delirante de poder y más poder, los compromisos son inevitables. Conceptos morales como justicia, derechos humanos, responsabilidad, integridad, etc., se convierten en daños colaterales (la palabra moderna para asesinato en masa) y, por lo tanto, se justifican como tales. Y todo esto erosiona la esencia misma de la democracia. Lo que en última instancia significa arrebatar el poder al ciudadano común.

Entonces, ¿por qué hemos sucumbido a nuestros instintos más bajos y auto-saboteadores que se suponía que habían sido eliminados a través del pensamiento moderno, la lógica y los principios de la humanidad? ¿Por qué hay un renacimiento de la intolerancia, el racismo, la codicia materialista, la represión, la persecución, la tortura y la apropiación de tierras? Las respuestas a estas preguntas ingenuas podrían tener algo que ver con la creciente escasez de recursos que lleva al temor de que se agoten, de que no hay suficientes para la cantidad monstruosa de personas en este mundo.

Por lo tanto, se deben tomar decisiones siguiendo el principio de “supervivencia del más apto” para eliminar todos esos “dispensables”, principalmente aquellos que caen en las categorías pobres o “improductivos”. Así, las grandes naciones bombardearán su camino hacia pequeñas naciones, para arrebatar su petróleo, minerales o simplemente su tierra. En el microcosmos de las cosas, la elite gobernante reprimirá cualquier tipo de disensión para obtener de los ciudadanos todo lo que pueda, sin tener en cuenta los derechos humanos y los valores democráticos. Mientras tanto, los acosadores de la sociedad continuarán golpeando a los impotentes y continuarán arrebatando, hasta que no quede nada para arrebatar.

Y ahora la tecnología se está utilizando para perpetuar todos los antiguos males que pensábamos que habíamos dejado atrás. El invento más innovador de la comunicación, las redes sociales, se ha agregado al caché de armamento sofisticado. Las redes sociales se están utilizando para instigar prácticas antiguas como el linchamiento de multitudes, matar personas en nombre de la fe y la intimidación (anti-islam, antisemita, anti-liberación, no estadounidense) para que puedan ser acorralados y silenciados. Mientras que los fanáticos y los mentirosos disfrutan de una licencia sin obstáculos en las redes sociales, los que protestan por injusticias reales (por parte del estado o grupos no estatales) en esta misma plataforma son silenciados a través de la intimidación, las duras condenas de prisión y la violencia. Irónicamente y trágicamente, la libertad de expresión es la noción menos popular en nuestros tiempos actuales.

Por lo tanto, la innovación tecnológica por sí misma no necesariamente garantiza que la civilización estará en su mejor momento. ¿Cuál es el propósito de curar enfermedades para prolongar la duración de la vida si la vida misma es aniquilada por los efectos del calentamiento global no controlado y la guerra sin sentido? ¿Cuál es el valor de la inteligencia artificial si abandonamos el lema de “libertad, igualdad y fraternidad” que forma el elixir básico para garantizar la continuidad de la existencia humana?


Fuente: https://www.thedailystar.net/ Aasha Mehreen Amin es editora principal The Daily Star.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.