app

Los musulmanes imprimían antes que Guntenberg ‘inventase’ la imprenta

A pesar de que se atribuye la invención de la imprenta a Gutenberg, los chinos y después los musulmanes, hacía tiempo que imprimían

A pesar de que se atribuye la invención de la imprenta a Gutenberg, los chinos y después los musulmanes, hacía tiempo que imprimían

Por: Geoffrey Roper

El artesano alemán del siglo XV, Johannes Gutenberg, de Maguncia, es a quien menudo se le atribuye la invención del arte y la artesanía de la impresión. No hay duda de que esto conllevó de una tremenda revolución en la comunicación humana y la acumulación de conocimiento, pero ¿fue realmente “inventada” en la Europa del siglo XV?

Gutenberg parece haber sido el primero en diseñar una imprenta, pero la impresión en sí misma, es decir, hacer copias múltiples de un texto al transferirlo de una superficie elevada a otras superficies portátiles (especialmente papel) es mucho más antigua. Los chinos lo hacían ya en el siglo IV, y el texto impreso más antiguo que conocemos es del 868: el Sutra de Diamante, una traducción china de un texto budista que ahora se conserva en la Biblioteca Británica [1].

Lo que es mucho menos conocido es que, poco más de 100 años después, los musulmanes árabes también estaban imprimiendo textos, incluidos pasajes del Corán. Ya habían adoptado el oficio chino de fabricación de papel, desarrollándolo e implementándolo ampliamente en las tierras musulmanas [2]. Esto llevó a un gran crecimiento en la producción de textos manuscritos. Pero había un tipo de texto que se prestaba particularmente a la distribución masiva: estos eran las colecciones privada de oraciones, Duas, extractos coránicos y los “bellos nombres” de Dios, por los cuales había una gran demanda entre los musulmanes, ricos y pobres, educados y sin educación.

Así, en el Egipto fatimí, se adoptó la técnica de imprimir estos textos en tiras de papel y suministrarlos en múltiples copias para satisfacer la demanda masiva. Los arqueólogos han encontrado muchos de esto en el curso de las excavaciones en Fustat (El Cairo antiguo), y el contexto arqueológico ha permitido fecharlos hasta el siglo X. Otros ejemplos provienen de varios sitios en Egipto, donde el clima seco ha ayudado a preservarlos. El estilo de escritura árabe que se usa varía entre el cúfico tardío y los diferentes estilos de letra cursiva y otros estilos utilizados en el período mameluco (siglos XIII-XVI). Un buen ejemplo tardío está impreso en papel con marca de agua italiana del siglo XV. Así la impresión musulmana continuó durante unos 500 años. No sabemos si puede haber influido en la eventual adopción de la impresión en Europa: no hay pruebas, pero no se puede descartar la posibilidad, especialmente porque los primeros ejemplos europeos fueron impresiones en bloques. Incluso se ha sugerido que la palabra italiana tarocchi, que significa cartas del tarot (que se encontraban entre los artefactos impresos en bloque más antiguos de Europa), puede haber derivado del árabe ‘tarsh’ (ver más abajo). Pero esta es una teoría altamente especulativa, y se necesitaría más evidencia antes de que pueda ser aceptada.

Algunos de estos documentos impresos muestran diseños bastante sofisticados que incluyen tocados caligráficos, letras transversales, paneles geométricos, redondeles y el uso del color. También hay una gran variedad de estilos de guión.

Cerca de 60 ejemplos de estas piezas impresas en árabe sobreviven en bibliotecas y museos europeos y americanos, y un número desconocido en el propio Egipto. Existe un ejemplo, en manos privadas, que pudo haber sido producido en Afganistán o Irán, donde se sabe por fuentes históricas que el papel moneda también se imprimió en el período mongol. Sin embargo, hay muy pocas referencias históricas o literarias a la producción de textos impresos: solo dos alusiones en poemas árabes de los siglos 10 y 14 al uso de ‘tarsh’ para producir copias de amuletos. Se ha sugerido que este término árabe no clásico significaba hojalata con letras grabadas o repujadas, a partir de las cuales se hicieron impresiones. Pero también es posible que se usasen bloques de madera de estilo chino. Las técnicas exactas todavía están en duda.

Lo que no está en duda es que los musulmanes practicaron el arte de la impresión desde unos cinco siglos antes de Gutenberg.

Referencias:

  • Bloom, Jonathan M., Paper before print: the history and impact of paper in the Islamic world. New Haven: Yale University Press, 2001; see especially pp. 218-219.
  • Bulliet, Richard W., “Medieval Arabic tarsh: a forgotten chapter in the history of Arabic printing”, Journal of the American Oriental Society 107 (1987), pp. 427-438.
  • Carter, Thomas F., The invention of printing in China and its spread westward. Revised by L. Carrington Goodrich. New York: Ronald Press, 1955; see especially chapter 18.
  • Depaulis, Thierry, “Documents imprimés de l’Egypte fatimide: un chapitre méconnu de l’histoire de l’imprimerie”, Bulletin de la Société Archéologique, Historique et Artistique le Vieux Papier 35 / 349 (1998), pp. 133-136
  • Fenton, Paul B., “Une xylographie arabe médiévale à la Bibliothéque Nationale et Universitaire de Strasbourg”, Arabica 50 i (2003), pp. 114-117.
  • Jahn, Karl, “Paper currency in Iran: a contribution to the cultural and economic history of Iran in the Mongol period”, Journal of Asian History 4 (1970), pp. 101-135.
  • Krek, Miroslav, “Arabic block printing as the precursor of printing in Europe: preliminary report”, American Research Center in Egypt Newsletter
    129 (1985), pp. 12-16.
  • Levi Della Vida, Giorgio, “An Arabic block print”, Scientific Monthly
    59 (1944), pp. 473-474.
  • Lunde, Paul, “A missing link”, Aramco World Magazine 32 ii (1981), pp.26-27 (on block printed Arabic texts.)
  • Schaefer, Karl, “Arabic printing before Gutenberg – block-printed Arabic amulets”, Middle Eastern languages and the print revolution: a cross-cultural encounter. A catalogue and companion to the exhibition. Ed. Eva Hanebutt-Benz – Dagmar Glass – Geoffrey Roper in collaboration with Theo Smets / Gutenberg Museum Mainz, Internationale Gutenberg-Gesellschaft. Westhofen: WVA-Verlag Skulima, 2002, pp.123-128.
  • Schaefer, Karl, “Eleven medieval Arabic block prints in the Cambridge University Library”,Arabica 48 ii (2001), pp.210-239.
  • Schaefer, Karl, “The Scheide tarsh. Princeton University Library Chronicle 56 iii (1995), pp.400-430.
  • Schaefer, Karl, Enigmatic charms: medieval Arabic block printed amulets in American and European libraries and museums. Leiden: Brill, 2006 (Handbook of Oriental Studies, I/82).

Fuente: http://muslimheritage.com/ Traducido y editado por Truth Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.