app

¿Podemos vivir en armonía con la naturaleza? El libro de la naturaleza (2/4)

El libro de la naturaleza significa que la naturaleza es una libro donde ver las señales divinas y esto está reflejado en el Corán que no llama a cuidarla

Por: Seyyed Hossein Nasr

Este es el segundo artículo de una serie de cuatro que explora si el ser humano puede vivir en armonía con la naturaleza y revertir la situación de crisis del medio ambiente. Para leer el primero hacer click aquí.

Como siempre he dicho, la clave para que los musulmanes enfrenten esta crisis con éxito, al menos en la medida de lo posible (ya que algunas de las causas de la crisis son globales y están más allá del control del mundo islámico), es volver a las enseñanzas del Islam tradicional sobre la naturaleza y la relación de los seres humanos con esta. La creencia en el Islam sigue siendo fuerte en todo el mundo islámico, y por lo tanto, las enseñanzas islámicas pueden usarse con mayor facilidad para este propósito que las enseñanzas religiosas en las partes secularizadas del mundo. Con esta realidad en mente, revisemos las enseñanzas islámicas tradicionales concernientes al mundo natural y los derechos y responsabilidades de hombres y mujeres con respecto a la creación de Dios.

En el noble Corán, se afirma que Dios abarca a todos los seres (innahu bi kulli shay’in muĥīţ)( Quran, 41:54). Ahora, el término muĥīţ también significa “ambiente”, y por lo tanto se puede decir que la Presencia de Dios es, en última instancia, el “ambiente” de Su creación, más específicamente, el mundo de la naturaleza y de los seres humanos. Destruir el entorno natural, cuya belleza y armonía son el resultado de esta Presencia Divina, es cubrir esta Presencia e interrumpir la armonía y el equilibrio de la naturaleza, de la vida humana y de su interrelación.

El Corán mismo, en el sentido más profundo, se dirige tanto a la humanidad como a la naturaleza y, en ciertos versículos, invoca y toma testigos de la naturaleza (como las montañas, el sol y la luna y ciertos animales) y nos recuerda Su sabiduría reflejada en criaturas, tanto animadas como inanimadas. Se refiere al agua como la sustancia indispensable para la vida y utiliza símbolos extraídos del mundo natural, como el árbol o la abeja, para enseñarnos sobre la naturaleza de la realidad cósmica que nos rodea. En el Corán, la creación de Dios tiene una cualidad sagrada. De hecho, no hay ninguna escritura sagrada, excepto quizás el Tao te-Ching, en la cual la naturaleza juega un papel tan central como lo hace en el Corán. Sobre la base del Corán, el pensamiento islámico tradicional habla incluso de que cada especie viviente tiene su propia ley divina (shariah).

Las acciones, los dichos y las enseñanzas del Profeta del Islam también están llenos de lecciones y directivas ambientales. Fue él quien creó lo que hoy se llamaría parque nacional o área protegida, desde el sur de La Meca hasta el norte de Medina, donde se protegerán los animales y las plantas, una idea que los ambientalistas están reviviendo en Arabia Saudita en la actualidad. Prohibió el desperdicio de alimentos, la contaminación del agua y la tala de árboles frutales. Enseñó a los musulmanes a vivir en armonía con la naturaleza y no a estar en guerra con ella. Enfatizó la enseñanza del Corán de que las criaturas tienen un nexo directo con Dios y oran a su manera. Esta enseñanza ha sido inmortalizada en la literatura islámica, por ejemplo, Jalāl al-Dīn Rūmī afirma en un famoso poema persa:

Ojalá la existencia tuviera lengua,
Para que pudiera levantar el velo de los misterios divinos.

El Profeta llamó a sus seguidores a plantar árboles y ordenó a Ali plantar muchas palmeras en Medina, muchas de las cuales se están muriendo por falta de agua para que la tierra en la que fueron plantadas pueda venderse a precios exorbitantes. Y el Profeta dijo que plantar un árbol es un acto bendecido ante los Ojos de Dios, incluso aunque se el día anterior al fin del mundo y el Día del Juicio. Se podría escribir un extenso libro sobre la comprensión profética de la filosofía del medio ambiente y la relación de los seres humanos con el resto de la creación de Dios. ¡Si solo los musulmanes contemporáneos prestaran atención a las enseñanzas de su Profeta sobre este tema crucial!

Como Ley Divina promulgada para todos los musulmanes, la sharia islámica no discute la filosofía del medio ambiente, pero sí contiene muchas leyes e instrucciones prácticas relacionadas directamente con el medio ambiente, desde las relacionadas con la limpieza, el cuidado con el desperdicio y el tratamiento de los animales y las plantas a las relativas al exceso en la adquisición de cosas materiales y muchas otras. La sharia enfatiza no solo los derechos de los humanos, sino también sus responsabilidades en el cumplimiento de los derechos de otras criaturas, especialmente los animales, incluidos los domesticados. Además, sus enseñanzas morales sobre cómo evitar la codicia, la gula, la agresión y otros vicios similares tienen una relación directa con el medio ambiente.

La exposición completa de la filosofía islámica del medio ambiente debe buscarse en las enseñanzas del sufismo, la metafísica islámica, la cosmología, la filosofía y la antropología. Las enseñanzas de la sabiduría islámica hablan de la correspondencia entre el Corán cósmico, el microcosmos humano y el macrocosmos. Hablan de las lecciones que se pueden aprender de las “páginas” del “libro cósmico” y de la sabiduría que se puede obtener al ver los signos (āyāt) de Dios en el mundo de la naturaleza y al darse cuenta de que la armonía de la creación y la interrelación de todos los seres son consecuencias de la unidad del Autor del libro de la existencia.

La tradición de la sabiduría islámica también enfatiza el amor que impregna la creación y lo relacionado con el Amor de Dios por sus criaturas y de sus criaturas por él. Como dice el Corán “a los que amará y por los que será amado” (5:54). Los sabios musulmanes ven este amor como la fuerza que mueve el universo y están de acuerdo con Dante cuando habla de “el amor que mueve el sol y las otras estrellas”. En este sentido, el famoso poeta persa Sadi dice:

Me regocijo con el mundo, ya que el mundo se regocija con Él;
Soy amante del mundo ya que el mundo proviene de Él.

Esta tradición de sabiduría puede proporcionar la refutación categórica de la visión secularizada y materialista de la naturaleza que es una causa básica de la crisis medioambiental actual, una visión que tuvo su origen en Occidente pero que ahora se ha extendido a nivel mundial.


Fuente: https://renovatio.zaytuna.edu/ Traducido y editado por Truth Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.