app

¿Podemos vivir en armonía con la naturaleza? El origen de la crisis del medio ambiente (1/4)

Este es el primer artículo de una serie de cuatro que explora si el ser humano puede vivir en armonía con el medio ambiente y revertir la situación de crisis del medio ambiente.

Por: Seyyed Hossein Nasr

Este es el primer artículo de una serie de cuatro que explora si el ser humano puede vivir en armonía con la naturaleza y revertir la situación de crisis del medio ambiente. 

No hay nada que no Lo glorifique alabándolo. (El Viaje Nocturno, 17:44)

La crisis del medio ambiente es ahora una realidad sobre todos nosotros, y nadie con el ojo y la mente abierta puede negarlo seriamente. Desde el calentamiento global y el efecto invernadero hasta la pérdida de especies y la contaminación de la tierra, el aire y el mar, los signos del problema son evidentes para cualquiera que observe. Sin embargo, muchos rechazan las raíces de esta crisis, porque si aceptaran las causas reales, tendrían que cambiar su visión del mundo y su forma de vida. Esta es la razón por la que muchas personas solo buscan soluciones tecnológicas. Pero esas soluciones provienen de las causas mismas de la crisis: la tecnología moderna y la visión de la relación entre la humanidad y la naturaleza en la que se basa. Además, esta crisis es ahora global. La contaminación del Atlántico cerca de los grandes puertos de América del Norte afecta a los peces en las aguas de Islandia, y la tala de árboles en la cuenca del Amazonas afecta la calidad del aire en África.

Sin embargo, la crisis ambiental no comenzó globalmente; comenzó localmente, en Occidente, durante la Revolución Industrial, en lugares como el valle del Ruhr en Alemania, la región central de Inglaterra y Lowell, Massachusetts. Hay quien tratade trazar una línea continua de causa y efecto entre las cabras que se comían las ramas más bajas de los árboles en Siria hace dos mil años y la contaminación del Támesis en el siglo XIX. Este punto de vista, sin embargo, es falso. La Revolución Industrial inició un salto cuántico en el impacto negativo de las actividades humanas sobre el entorno natural. Una aldea tradicional afgana o india estaba, y hasta cierto punto todavía está, en armonía con su entorno natural; podría continuar su forma vida de esta manera tanto como uno pueda proyectar hacia el futuro. No se puede decir lo mismo de una ciudad moderna, como Nueva York, El Cairo o Seúl. La crisis ambiental se hizo global solo cuando los países no occidentales que habían sido dominados económica, política y/o militarmente por el Occidente industrializado, después de haber recuperado su independencia, buscaron aprovechar los beneficios económicos del modernismo al adoptar normas y prácticas occidentales, Especialmente la tecnología occidental.

Como era de esperar, la conciencia de la crisis ambiental también comenzó en Occidente. Cuando di las serie conferencias Rockefeller en 1966 en la Universidad de Chicago, titulada “El Encuentro del Hombre y la Naturaleza”, predije lo que entonces se llamó la crisis ecológica. Al principio, mi conferencia, es la forma publicada, de se encontró con una gran oposición, especialmente de teólogos cristianos en Gran Bretaña, quienes, como muchos otros pensadores cristianos de la época, se enorgullecían de que la ciencia y la tecnología modernas hubieran nacido en el Occidente cristiano, veían este hecho como una prueba de la superioridad del cristianismo sobre otras religiones. Pero pronto la situación cambió. La mayoría de los líderes del movimiento ecologista no pensaban ni actuaban dentro de la tradición cristiana y no se consideraban pensadores cristianos; sin embargo, la preocupación de los pensadores cristianos occidentales sobre la crisis ambiental ha aumentado desde los años ochenta.

Una de las figuras más importantes en la historia del ecologismo es un líder político e intelectual canadiense llamado Maurice Strong. Este leyó mi libro ‘Encuentro del Hombre y la Naturaleza’ (reimpreso más tarde como Hombre y Naturaleza) y se dispuso a verme. En 1971, él y algunos de sus colaboradores organizaron el primer Día de la Tierra en Estocolmo, y me invitó personalmente a dar el discurso de apertura. Se invitó a delegaciones de todo el mundo. Los dos principales países comunistas, la Unión Soviética y China, ni siquiera aceptaron que tenían tales problemas y afirmaron que la crisis era el resultado del capitalismo, pero enviaron observadores. Mi propio país, Irán, envió una delegación muy grande, elegida y dirigida por el hermano del Shah, el Príncipe Abdol-Reza. Yo no era miembro de la delegación iraní y no estaba sujeto a ninguna directiva política del gobierno iraní; por lo que podía hablar sin restricciones políticas. Durante mi conferencia, refuté la opinión de que la crisis ambiental era solo un problema de los países capitalistas y dije con curiosidad que ningún río era “más comunista” que el Volga, que fluye por mil kilómetros en Rusia antes de unirse al Mar Caspio. Sin embargo, estaba tan contaminado que muchos peces (como el esturión, que se reproducía en la cuenca del Volga) nadaban hacia el sur, hasta la parte iraní menos contaminada del Mar Caspio, tan pronto como crecían en tamaño. Este comentario enfureció tanto a la delegación soviética que muchos se levantaron en protesta y se marcharon. La verdad del asunto se reveló al mundo después de la caída de la Unión Soviética.

Mientras tanto, las delegaciones de los países islámicos achacaron toda la culpa y la responsabilidad de la crisis ambiental a Occidente y se expresaron como si los propios musulmanes no tuvieran ninguna responsabilidad en este asunto. Lamentablemente, desde entonces, la crisis ambiental en el mundo islámico ha ido de mal en peor. Cuando visité Lahore, en Pakistán, por primera vez, en 1958, la ciudad era como un gran jardín. Veías verde por todas partes y el cielo era azul. Míralo ahora. En Irán, algunos parques nacionales se establecieron durante la época del Shah, y el hábitat de los animales, muchos raros, se conservó. Después de la Revolución iraní de 1979, sin embargo, el nuevo gobierno etiquetó esto como un acto de crueldad por parte del Shah contra los campesinos, que habían sido trasladados de las áreas de los parques nacionales. Así que a los campesinos se les permitió regresar a las áreas protegidas, con el resultado de que los hábitats de muchos animales fueron destruidos, causando la extinción de algunas especies raras. Más tarde, el presidente Rafsanjani, quien se dio cuenta de la locura de esta forma de pensar, restableció los parques nacionales y trató de hacer de las preocupaciones ambientales una prioridad del gobierno, pero no tuvo mucho éxito en la prevención de la degradación ambiental y la contaminación. Hoy, Teherán es una de las ciudades más contaminadas del mundo; Mashhad, Ahvaz y otras ciudades importantes de Irán también están extremadamente contaminadas. Y esto es similar al destino de muchas otras ciudades importantes en el resto del mundo islámico y, de hecho, en el mundo en general.


Fuente: https://renovatio.zaytuna.edu/ Traducido y editado por Truth Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.