app

El Musulmán y la Mezquita

El musulmán y la mezquita. Un hombre y un edificio. Un hombre que se somete a su Creador y un edificio donde se somete. El acto primario del musulmán, y por lo tanto del ser humano, es postrarse ante su Señor.

El musulmán y la mezquita. Un hombre y un edificio. Un hombre que se somete a su Creador y un edificio donde se somete. El acto primario del musulmán, y por lo tanto del ser humano, es postrarse ante su Señor.

Por: Hajj Isa Bryce

El musulmán y la mezquita. Un hombre y un edificio. Un hombre que se somete a su Creador y un edificio donde se somete. El acto primario del musulmán, y por lo tanto del ser humano, es postrarse ante su Señor. Es el momento y la posición en que el hombre está más cerca del Misericordioso y de su propia realidad. Entre los hombres hay quienes aceptan esto y quienes lo rechazan. Ambos residen en el mismo mundo, pero de una manera muy diferente. El musulmán tiene un libro y un ejemplo y se esfuerza por vivir su vida de acuerdo con ambos, que de hecho son uno solo. El kafir, el que pone una manto entre él y la verdad, cree que lo sabe mejor, o más bien no quiere seguir la guía disponible, prefiriendo su propia opinión. Naturalmente, hay un poco de ambos en cada uno, pero generalmente la sumisión o rebelión predomina en uno u otro. Allah prueba cada uno con el otro: el Iman del musulmán y el rechazo del kafir.

La mezquita, el lugar de reunión para postrarse, es el lugar donde solo el musulmán va a cumplir esa obligación. Cuando entra a la mezquita, sale de este mundo, y esta es una de las razones por las que hablar de cosas mundanas entre sus paredes es desaconsejado. Rasulullah, que la paz sea con él, dijo que Salat, la oración, es el Mir’aj, el ascenso del musulmán, el abandono de este mundo hacia los cielos. El viaje original tomado por el Rasul, desde Makkah a Jerusalén y luego a través de los siete cielos, y en el punto más cercano a su Señor que cualquier ser, hombre, genio o ángel ha estado o estará, fue cuando la oración se nos dio como un regalo. El Mir’aj del Rasul, fue donde y cuando Allah le dio todo y estaba completamente satisfecho y al mismo tiempo le dio el Salat para su Ummah, la base de todos las buenas acciones para la raza humana.

Este acto del Salat en la mezquita es la base de cualquier comunidad musulmana. Lo primero que hizo el Rasulullah, cuando finalmente llegó a Madinah al-Munawwarah, es decir, el lugar donde se estableció por primera vez el Deen, fue fijar donde se construiría la mezquita, y después de esto el mercado. Una comunidad musulmana gira en torno a los hombres que se unen y dejan lo que sea que estén haciendo en otra parte y se postran ante Allah. El hombre es capaz de tanto mal y destrucción que es necesario que esté anclado en su esclavitud a Allah, y la oración en la mezquita es la piedra angular de una sociedad justa y misericordiosa. Sin esto, un soldado puede cometer un genocidio, un comerciante engaña y arruina a otros, un líder puede ser corrompido por el comerciante y castigar a los pobres y las familias serán maltratadas y abandonadas. Con el Salat, los corazones se suavizan y el otro se considera.

El musulmán en la mezquita que cumple su obligación diariamente con sinceridad y sumisión a Allah, pone el mundo en orden, porque Allah lo protegerá a él y a los demás de su ego más básico y lo hará generar compasión y probidad. Dice Allah en el Corán:

Es cierto que el salat impide la indecencia y lo reprobable. (La araña, 29:45)

Tradicionalmente, la mezquita siempre estaba al lado del mercado, este mundo y el que viene lado a lado. Cuando el musulmán abandonaron la mezquita, el lugar que no tiene nada que ver con la existencia mundana, inmediatamente entra en el ajetreo y el bullicio del mundo, que solo se ocupa con las necesidades y los deseos de la existencia cotidiana. Es la dinámica entre este dos y lo que se lleva de uno a otro lo que da forma al musulmán y su comunidad. ¿Deja el mundo atrás cuando entra a la mezquita o contamina su oración con ansiedades y deseos no relacionados? ¿Toma la serenidad y la claridad de su Salat en sus transacciones mundanas y de ese modo trae justicia y compasión? Obviamente es un recordatorio y una lucha, de lo contrario, por qué hacer la oración cinco veces al día. Al explicar la oración, el Mensajero de Allah, que la paz sea con él, lo comparó con lavarse en un río cinco veces al día, y preguntó si un hombre seguiría sucio después de hacer esto. Además de eso, mencionó que la oración en Yama’ah en la mezquita era veintisiete veces mejor que la que se hace solo. Esto es para indicar y enfatizar que esas cinco oraciones detrás del imam en la mezquita de la comunidad tienen mucho más impacto que la oración solo o en otro lugar. Allah nos dice:

Es verdad que Allah ama a los que combaten en Su camino en filas, como si fueran un sólido edificio. (Las Filas, 61:4)

Esto es un eco de los rangos de Salat, donde el Imam pide el cierren de las brechas, la exclusión de Shaytan y las divisiones entre los hombres. Esto es crítico para una comunidad; que los hombres están unidos por el amor de Allah y su Rasul en la interacción social, que emana de la mezquita hacia el mercado, para que la sumisión de un hombre a Alah no se vea comprometida por la obediencia a los jefes que no siguen las leyes de Allah. Un musulmán debe tener la libertad de rezar cualquiera de las cinco oraciones obligatorias en la mezquita, lo que aún es posible en estos tiempos oscuros.

Al musulmán en estos días no se le impide rezar en Jama’ah más que por la propia disposición de sus asuntos y su aceptación de las separaciones creadas por la vida moderna. No hay oración virtual igual que no hay amistad virtual. Todo lo que emerge rápidamente en la sociedad moderna separa a las personas. La naturaleza de nuestra existencia es necesariamente esforzarse; es como Allah nos prueba para ver quién es quién.

La tecnología moderna está tratando de hacer que todo sea fácil y conveniente, y si aceptamos esto, nuestro esfuerzo será en otro lado, no lo evitaremos, solo se trasladará a otra arena y será más difícil de superar. Nos vaciaremos al mismo ritmo que la batería de su teléfono y no tendremos la energía para salir y participar. La Jama’ah de los musulmanes vuelta hacia Allah en la mezquita es un remedio y antídoto. Esta no es que sea una buena opción, sino que es una necesidad, ya que el mundo kafir, del cual formamos parte, se está descomponiendo, degenerando a una velocidad increíble, ayudado por la tecnología. Es un cadáver y ya casi abono, excelente para un nuevo crecimiento, y la única fruta que vale la pena plantar es el Islam, personificado por el musulmán hombro con hombro frente a su Señor. Allah no necesita nuestros programas, planes o proyectos; todo lo que Él nos pide es nuestra obediencia, nuestra sumisión sincera a sus leyes, y veremos surgir una nueva vida desde nuestro interior, claridad de propósito y la comprensión de ‘La Hawla wa la Quwwata ila billah’ (No hay fuerza ni poder excepto por Allah).

Cualquier mezquita es parte de una vasta red de mezquitas, todas conectadas por una sola quiblah. Todo el tiempo en todo el mundo un jama’aat se establece extendiéndose desde la Casa de Allah, en La Meca al-Mukarramah. Cualquiera que sea el tamaño de cualquier comunidad, ya sea un refugio de barro rural en Mali o un vasto edificio de Sinan, es parte de esa red de adoradores que nunca deja de adorar a su Creador. Un hombre puede viajar de mezquita en mezquita en lugares lejanos y siempre sentirse bienvenido y con derecho a estar allí.

Sin embargo, una mezquita no es cualquier edificio, incluso si es llamado mezquita, porque Allah nos advierte que hay aquellas construidos en el borde del Fuego. Parte de la definición de mezquita es que está construida en base a la Taqwa de Allah desde el principio, por lo que los musulmanes que la construyen deben temer a Allah y no tener motivos ulteriores más allá de la complacencia de Alá y facilitar la adoración de sus hermanos musulmanes entendiendo que la propiedad exclusiva le pertenece a Allah. Como la Casa Primera o Antigua (La Kaaba) le pertenece a Allah , todas las mezquitas son las casas de Allah.

Si bien hay otras estructuras especializadas en el estudio y dhikrullah, como madrasas y zawiyyas, la mezquita también es un lugar de aprendizaje, tal vez de una manera más general y fundamental. Los grandes imanes tenían sus lugares y estudiantes instalados en la mezquita y esta práctica continúa hasta nuestros días.

La mezquita es necesariamente un ambiente masculino debido a la obligación de los hombres de asistir a la jama’ah, mientras que las mujeres, que no tienen esa obligación,  también pueden asistir para aprender y adorar con los hombres. Es desaconsejado que los niños, que tampoco tienen ninguna obligación, distraigan e interrumpan la concentración necesaria para cumplir los ritos impuestos a los hombres. Me he dado cuenta en muchas mezquitas de que esta comprensión se ha debilitado, probablemente debido a la influencia de una visión moderna emasculada del mundo, pero es particularmente importante en torno al Salat y Jutba de jumu’ah. El Jumu’ah es escuchar al Imam; ni siquiera podemos silenciar a alguien que está haciendo ruido, así de importante es escuchar a lo que el Imam nos está llamando. Es totalmente natural que un niño busque atención, corra, chille de placer, pero es incompatible con la concentración que se requiere en ese momento. No parece correcto que un hombre deba cuidar a sus hijos cuando tiene una obligación mucho mayor de obedecer a Allah. Como mencioné antes, un musulmán debe tener la libertad de hacer la oración en la mezquita, un medio para alejarse de este mundo hacia su Señor y la Próxima Vida.

Allah ha hecho del hombre su Jalifa en este mundo. Él le ha dado al hombre una responsabilidad de la cual será preguntado. Con esa carga, Él ha enviado mensajeros con todos los detalles y ejemplos de lo que Él requiere de nosotros mientras estamos aquí. Y debido a la dificultad de la tarea, las recompensas son elevadas, pero debido a la importancia de la misma, ignorar la orden conlleva a un alto precio.

El musulmán en la mezquita sienta las bases para la misericordia, la justicia y el placer de Allah. Que Allah nos de el deseo, la fuerza y la firmeza para hacer nuestro trabajo.

*****************

Conferencia pronunciada por Hajj Isa Bryce el 7 de julio de 2018 durante el XV aniversario de la Mezquita Mayor de Granada. Traducida y editada por Truth Seeker Es.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.