app

El significado del Hayy y sus ritos (1)

El Hayy y su conjunto de movimientos muestra al buscador un teorema de la actividad total de la existencia en el que la situación de la vida normal puede llegar a parecer caótica o aleatoria.

El Hayy y su conjunto de movimientos muestra al buscador un teorema de la actividad total de la existencia en el que la situación de la vida normal puede llegar a parecer caótica o aleatoria.

Por: Shaij Abdalqadir

La raíz de la palabra Hayy, “HYY”, significa: “esforzarse por”, “hacer un viaje espiritual”; significa “Hayy” puesto que es su propia raíz: “una disputa”: “un solo Hayy, un año”.

En consecuencia, podemos darnos cuenta inmediatamente de que se trata de un viaje difícil que al mismo tiempo es un disputa. ¿Qué disputa? Desde el punto de vista del esclavo sí que lo es, ya que desde el principio, cuando el esclavo se ve obligado a ponerse el Ihram, el ropaje obligatorio para la peregrinación que consiste en dos piezas de tejido blanco sin costuras, aparece la disputa del nafs que ha permanecido toda su vida en una continua rebelión del yo frente al acto de sumisión que es el Islam.

Los reducidos rituales de este difícil viaje cristalizan la batalla del nafs con la existencia y los renovados intentos de este por romper la cadena de la sumisión y recupera así la ilusión de la libertad. Esto significa, por supuesto, el rechazo del hecho de la mortalidad y el regreso a la fantasía del vivir para siempre sin que, después de la muerte, uno será responsable de las acciones de este mundo.

Desde el punto de vista del Señor, es también “la prueba definitiva” de que el esclavo es el esclavo y el Señor es el Señor. El Hayy y su profundamente estructurado, matemáticamente preciso, conjunto de movimientos, y detenciones, muestra al buscador un teorema de la actividad total de la existencia en el que la situación de la vida normal puede llegar a parecer caótica o aleatoria.

En el Hayy, el hombre o mujer experimenta la vida y el propio yo dentro dentro de una actividad determinada y geométricamente modelada en la que, a pesar de tener su alrededor más de dos millones de personas que externamente y al mismo tiempo están involucrados en una misma práctica, hace que cada uno tenga internamente su propia lucha con el nafs para que este abandone de una vez por todas su fantasía de la individualidad y la “alteridad” en la que se basa el mundo y toda su conmoción devastadora e increíblemente hermosa. El Hayy es un año, un ciclo completo de la existencia.

A fin de llevar la cuestión de “la disputa” un paso más allá, fijémonos en cómo la experiencia total de la vida parece sugerir a la gente que la vida es una lucha y que el enemigo está fuera.

El otro, sea hombre, mujer, niño, el entorno, el momento o el acontecimiento, esta “alteridad” es lo que convierte la vida en un contienda. Ahí fuera está la causa de la angustia que experimento aquí dentro. El Hayy es el rito del desvelamiento que revela cómo, desde un punto de vista, tú eres idéntico a todos los demás; ¿acaso no estás rodeado de miles de personas iguales a ti, vestidas como tú,  tan preocupadas como tú lo estás, y acaso en ese momento la existencia no es la misma para todos?

La circunvalación a la Kaaba, tawaff, y el camino hacia Muzdalifa es lo que cansa y destroza a todos. El maestro Rumi ha dicho que el mundo es una montaña y que todo el eco que recibes es el sonido de tu propia voz. Este es uno de los secretos del Hayy. No hay mayor soledad que la de estar en medio de la multitud de Arafat o en la circunvalación de la Casa Sublime. No hay otro lugar en el que se esté más obligado a seguir el consjo de Sidi Ali al Yamal: “Relaja la mente y aprende a nadar”.


Fuente: https://shaykhabdalqadir.com/

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.