app

El significado y perfección de los rituales de Allah en el universo

Los sha'air, o rituales, son las formas de nivel superior, como las leyes naturales, que Allah ha establecido para que podamos derivar analogías

Los sha’air, o rituales, son las formas de nivel superior, como las leyes naturales, que Allah ha establecido para que podamos derivar analogías

Por: Qussai y Elias

Las limitaciones de la percepción humana afectan directamente nuestra capacidad para realizar la verdad absoluta utilizando solo métodos sensacionales o científicos. Sin embargo, los humanos tienen la capacidad de comprender verdades de orden superior basadas en significados y experiencias subjetivas que abordan una parte interna de su conciencia, una realidad más allá del alcance de la ciencia. Los idiomas que pueden abordar directamente estos significados esotéricos son el puente entre el mundo físico y el mundo de orden superior del conocimiento invisible. La revelación divina, emitida en lenguaje humano, nos proporciona medios para percibir un orden superior de verdad, leyes naturales en la Creación que solo podemos entender pero nunca probar científicamente, ya que están más allá de la percepción directa de nuestros instrumentos de observación. Esta es la importancia de la fe en el camino moral humano, para descubrir los valores universales que la ciencia por sí misma no puede.

Aun así, hay un papel fundamental que el mundo físico juega en nuestra comprensión de los valores universales. Los eventos que suceden en nuestra vida mundana de sensaciones pueden ser proyecciones de verdades de orden superior. El aspecto visual y sensacional del mundo físico resuena más rápido y más fácil en nuestras mentes en comparación con las expresiones teóricas y abstractas del lenguaje, que incluye todas las formas de hablar, leer y escribir.

Esta relación entre el principio lingüístico abstracto y más profundo y la experiencia sensacional, menos profunda y más visible, es donde reside el valor de la analogía. Los Profetas, la paz sea con ellos, presentaron una gran cantidad de sus enseñanzas a través de parábolas, historias o analogías. Las analogías son ejemplos sensoriales que pueden proyectar un concepto en una idea concreta. Debido a que todo en el mundo físico es una proyección de valores y verdades de orden superior, el parecido entre dos instancias diferentes puede llevarnos a derivar similitudes entre ellos en otros aspectos.

Por ejemplo, la similitud entre la rotación de la luna alrededor de la Tierra, con su efecto en mantener un movimiento estable, puede llevarnos a buscar rotaciones como medios de estabilidad en general. La rotación del dinero en una comunidad (gastar e invertir, en lugar de atesorar) es una señal de la sostenibilidad de esa comunidad, como una órbita estable.

De hecho, el uso de analogías es un reconocimiento implícito de la existencia de valores de orden superior que gobiernan cada acción o movimiento físico. En el idioma árabe, las palabras están relacionadas con sonidos que evocan significados más allá del mundo físico. Las personas que dominan el idioma hablado buscan analogías en un intento de explicar significados más profundos y ocultos. En la poesía árabe preislámica, un poema casi siempre comienza con una analogía que sirve como una introducción al significado que el poeta pretende transmitir.

El Islam se benefició de esta estructura inherente en el idioma árabe, ya que fue el idioma elegido para la revelación divina. Los árabes preislámicos ya tenían un lenguaje con el que describían y conocían a Allah:

Si les preguntas quién creó los cielos y la tierra, te dirán: Allah. Di: Las alabanzas a Allah. Sin embargo la mayoría de ellos no saben. (Luqman, 31:25)

El problema era que su conocimiento de Allah había sido oscurecido por varios modos de idolatría que entraron en la región después de Abraham e Ismael, la paz sea con ellos.

El vínculo entre los valores universales y nuestras experiencias humanas repetitivas, que continuamente nos recuerdan la presencia de valores de orden superior, es una verdad que el Corán ha nombrado como sha’air, que generalmente se traduce como “rituales”, pero que transmite una significado más profundo. La palabra sha’air proviene de la raíz que significa “percibir, sentir o experimentar”. Son rituales que proyectan valores universales más profundos e invisibles en el mundo. Como dice Allah:

Así es; y quien sea reverente con los ritos de Allah… ello es parte del temor de los corazones. (Surat al-Hajj 22:32)

Al-Suyuti comenta sobre este verso en el Tafsir al-Jalalayn: “Se les llama sha’air porque apuntan a lo que se sabe que es una guía”. Así que los símbolos del Islam: oración, zakat, ayuno, peregrinaje al Hajj, no son Rituales meramente vacíos y repetitivos, sino que son la manifestación de valores universales y una verdad de orden superior que se encuentra en ellos. Están destinados a provocar emociones positivas y dejar una impresión en el corazón.

Algunos ejemplos de sha’air serán suficientes para explicar su significado. Uno de estos rituales es el de correr entre las dos colinas de La Meca, llamadas Saffa y Marwa, como parte de las peregrinaciones del Hajj y la Umrah. La acción recrea el correr de Hayar, la madre de Ismael, la paz sea con ella, mientras buscaba agua en el desierto árido después de que Abraham recibiera la orden de abandonarlas.

Parecía una situación desesperada, pero la lección es que Allah siempre provee para aquellos que confían en Él. Hayar no se quedó sentada y esperó a que llegara el agua, sino que confió en Allah en la oración y tomó medidas. El ritual se menciona en el Corán junto con el valor detrás de él:

Y tened por cierto que os pondremos a prueba con temor, hambre, pérdida de riqueza, personas y frutos. Pero anuncia buenas nuevas a los pacientes. Aquéllos que cuando les ocurre alguna desgracia dicen: “De Allah somos y a Él hemos de volver”. Bendiciones de su Señor y misericordia se derramarán sobre ellos. Son los que están guiados. Safa y Marwa son parte de los ritos de Allah; así pues, quien peregrine a la Casa o la visite*, no incurrirá en falta si hace el recorrido entre ambas (colinas). El que haga espontáneamente un bien… Allah es Agradecido y Conocedor. *[Haciendo Umra, la peregrinación menor.] (La vaca, 2:155:158)

Al igual que en este pasaje, Hayar fue probado con miedo y sed, pero fue recompensada por su oración, paciencia y acción con las bendiciones y la misericordia de Allah. Por lo tanto, el ritual de Saffa y Marwah es una recreación viva y un recordatorio de esta importante lección.

Otro ejemplo de un ritual islámico es durante las peregrinaciones de Hajj y Umrah. A los peregrinos que visitan la Meca no se les permite discutir, cazar, pelear o insultarse entre sí. También están obligados a vestirse con la misma ropa simple. La verdad subyacente es que todas las personas vienen a Alá como iguales, independientemente de su estatus social, riqueza o reputación. Los musulmanes deben reunirse sobre la base de esta igualdad esencial entre los seres humanos y los creyentes:

¡Vosotros que creéis! No profanéis los ritos de Allah ni los meses inviolables, ni la ofrenda, ni las guirnaldas*, ni a quienes se dirigen a la Casa Inviolable buscando el favor de su Señor y la aceptación. Cuando hayáis salido del estado de inviolabilidad, entonces cazad. Y que el odio hacia los que os han separado de la Mezquita Inviolable no pueda más que vosotros haciéndoos transgredir. Y buscad ayuda en la virtud y en el temor (de Allah), no en la desobediencia ni en la transgresión. Y temed a Allah, es cierto que Allah es Fuerte castigando. * [Es decir, las que se ponen a los animales que van a ser sacrificados como ofrenda a la Casa Inviolable, para que se les reconozca.] (Surat al-Ma’idah 5:2)

El ritual externo y las reglas de la peregrinación, como la defensa de la santidad de la ciudad, están directamente relacionados con la vida interna de los peregrinos. A pesar de que algunos idólatras entre los Quraysh impidieron que los musulmanes completaran su peregrinación, la lección perdurable de la peregrinación es no permitir que el odio en nuestros corazones controle nuestro comportamiento. Debemos ser justos y equilibrados con todos, incluso con las personas que no fueron justas con nosotros.

Otro ejemplo más es la conexión entre los rituales islámicos, como el Ramadán y el Hajj, con el calendario lunar. Los rituales nos obligan a observar continuamente el patrón de la luna y, por lo tanto, nos recuerda el orden natural deliberado de las cosas. Si el ritual puede ser cambiado arbitrariamente por personas, entonces no tiene un significado mayor. Violar el tiempo de estos grandes rituales sería violar la idea de un orden natural y divino en sí mismo:

Realmente, diferir la inviolabilidad de un mes a otro, es un acto más de incredulidad con el que se extravían los que no creen. Un año lo declaran lícito y otro inviolable, para hacerlo coincidir con el número de meses que Allah ha establecido como inviolables. Y así hacen lícito lo que Allah hizo inviolable. Se les ha embellecido la maldad de sus acciones, pero Allah no guía a la gente incrédula. (Tawbah, 9:37)

Los idólatras jugaban con el calendario lunar para poder salir de las restricciones que el calendario representa; querían derramar sangre en tiempos y lugares sagrados, y así romper las reglas y satisfacer sus caprichos. Al manipular el calendario para obtener lo que se desea, las reglas pierden todo su propósito y significado. Por esta razón, los rituales de Allah no se pueden cambiar para que no perdamos la lección de su verdad de orden superior.

En nuestro viaje hacia la creencia y la sabiduría, un conocimiento más profundo del Creador y la creación, los rituales islámicos pretenden dirigir nuestra atención a las esencias morales fundamentales que los definen. Nuestra tarea no solo es defender las leyes externas de estos rituales, sino también el espíritu interior que representan; La proyección física de la verdad absoluta en lo invisible.


Fuente: https://moderateummah.com Traducido y editado por Truth Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.