app

El universo como mezquita

Para el musulmán, cada acto de su vida puede ser una forma de adoración, y, por tanto, cada lugar en el universo una mezquita.

Para el musulmán, cada acto de su vida puede ser una forma de adoración, y, por tanto, cada lugar en el universo una mezquita.

Por: Spahic Omer

El Islam es una religión que conduce inevitablemente a la creación de una cultura y civilización comprensiva y virtuosa que beneficia no solo a los musulmanes, sino también a los no musulmanes y a todas las demás criaturas mundanas. El Islam también crea individuos que, a través de una compleja jerarquía de instituciones y establecimientos, están organizados en una comunidad (ummah) que está bien equipada para enfrentarse los desafíos de su misión terrenal y la de sus miembros. Esto es así porque la vida, en su totalidad, se considera tanto el lugar como la forma de adoración (“ibadah”) en el Islam.

Cada actividad de la vida que los creyentes se transforma sin esfuerzo en un acto de adoración. Cada parte de la tierra donde viven los creyentes, como resultado, también se convierten en un lugar vibrante de adoración. Lo convierten en una mezquita (masyid). Por lo tanto, el Islam, los creyentes, la adoración como estilo de vida y la noción de mezquita, se origina uno de otro y cada una necesita de las otras para su funcionamiento y existencia continua.

De hecho, la tierra es solo una parte de otra mezquita más expansiva, es decir, la totalidad del universo. El Sagrado Corán afirma repetidamente que todo en el universo: el sol, la luna y todas las estrellas, incluida la Tierra misma, glorifica incesantemente, canta alabanzas y se postra ante Allah, el Creador, el Señor y el Sustentador. Como indicio sobre la forma en que Allah creó los cielos y la tierra y cuán obedientes y devotos son, Allah dice:

Luego dirigió (Su voluntad) al cielo, que era humo, y le dijo junto con la tierra: Venid a Mí de buen grado o a la fuerza; dijeron: Venimos a Ti obedientes. Y en dos días lo culminó en siete cielos, a cada uno de los cuales Le inspiró su cometido. Hemos embellecido el cielo de este mundo con lámparas y protección; ese es el decreto del Poderoso, el Conocedor. (Fussilat, 41:11-12)

Suyos son quienes están en los cielos y en la tierra, todos están sujetos a Él. (Los Romanos, 30:26)

Por universo y sus numerosos adoradores, no nos referimos solo a los planetas celestiales, las estrellas y otros objetos, sino también a todos los seres vivos no inteligentes y físicos en este. Es excepcionalmente interesante que Allah, en Su Corán, sea explícito sobre este aspecto de Su creación. Dice:

Entre Sus signos está la creación de los cielos y de la tierra y los animales que a lo largo de ella repartió; y Él tiene poder para reunirlos a todos cuando quiera. (Al-Shura, 42:29)

Abdullah Yusuf Ali comenta este verso de la siguiente manera: “La vida no se limita a nuestro pequeño planeta. Aunque no es posible una demostración científica, es razonable suponer que la vida, en una forma u otra, está dispersa en algunos de los millones de cuerpos celestes dispersos a través del espacio. ¡Qué maravillosa señal de Allah! El Todopoderoso que creó innumerables seres tiene el poder de reunirlos“.

Afirmamos, y Allah sabe mejor, que las formas de vida fieles y obedientes dispersas por el espacio, que hacen del universo un lugar de culto (mezquita), no son inteligentes, en el sentido de que son diferentes y no pueden rivalizar con el hombre, porque la presencia del hombre para quien, y debido a lo cual, el universo ha sido creado, se limita al planeta tierra solo. Esto ha sido mencionado explícitamente en varios contextos divulgado por Allah, el Creador, en el Corán dice po,r ejemplo:

Y cuando tu Señor dijo a los ángeles: Voy a poner en la tierra a un representante Mío. (Al-Baqarah, 2:30)

Tampoco podemos dejar de afirmar que esas formas de vida extraterrestres son físicas, que excluyen a los ángeles y genios que son seres espirituales, porque la palabra que se usa en el verso citado anteriormente es “dabbah”, que normalmente significa cualquier tipo de animal, o mamíferos y reptiles que se arrastran o caminan sobre dos o cuatro patas. Allah dice:

Y Allah creó todo ser vivo a partir de agua; y de ellos unos caminan arrastrándose sobre su vientre, otros sobre dos patas y otros sobre cuatro; Allah crea lo que quiere, es cierto que Allah tiene poder sobre todas las cosas. (Al-Nur, 24:45)

El universo, por lo tanto, está repleto de “alienígenas” que pueden o no ser similares a lo que existe en la tierra. Sin embargo, esos “extraterrestres” son animales no humanos y, con toda probabilidad, no inteligentes. Sus formas, estilos de vida y los entornos en los que subsisten han sido diseñados de tal manera que se adaptan y apoyan perfectamente entre sí. Como otro posible indicio de esta notable verdad, Allah dice que Él crea muchas otras cosas, aparte de lo que el hombre conoce, de lo cual el hombre no tiene conocimiento alguno. (al-Nahl, 8) Allah también afirma que el conocimiento es solo un poco de lo que se le ha comunicado al hombre (al-Isra’, 85), y sin importar cuáles sean sus logros y descubrimientos, el hombre nunca podrá para triunfar sobre este innato “ignorante” que su estado.

Además, al reino virtualmente infinito de la mezquita celestial, también podemos agregar el mundo de los ángeles, muchos de los cuales, aunque son seres espirituales creados a partir de la luz (nur), residen en los cielos y algunos incluso en la tierra debido a qué lo haya asigndaoAllah. Ellos por naturaleza adoran sin cesar a Allah, sin experimentar ninguna deficiencia o fatiga en su devoción total e incesante. Son los sirvientes más obedientes de Allah que son incapaces de errar. El Profeta (pbuh) ha dicho que en el cielo terrenal (al-sama ’al-dunya) no hay espacio del tamaño de la palma de una mano, que está vacio. Todo está ocupado por ángeles que continuamente y en diferentes posturas adoran a Allah.

El Corán hace referencia a Bayt al-Ma’mur (la Casa Frecuentada) (al-Tur, 5), o la séptima mezquita de sagrada del cielo o la Ka’bah, de la cual el Profeta, la paz sea con él, también habló. El siguiente es un extracto del comentario de Ibn Kathir sobre el verso del Corán en el que se hace referencia al Bayt al-Ma’mur: “En los dos Sahihs (el Sahih de al-Bujari y el Sahih de Muslim) está confirmado que el Mensajero de Allah dijo en el Hadith acerca de al-Isra’’, después de ascender al séptimo cielo: “Entonces, fui llevado a al-Bayt al-Ma`mur. Es visitado todos los días por setenta mil ángeles que no volverán a visitarlo”. Los ángeles adoran a Allah en al-Bayt al-Ma`mur y realizan tawaf (circunvalación) a su alrededor, tal como la gente de la tierra realiza tawaf alrededor de la Ka`bah. Al-Bayt al-Ma`mur es la Ka`bah de aquellos que residen en el séptimo cielo. Durante el viaje de Isra, el Profeta, que la paz sea con él, vio a Ibrahim al-Khalil, quien estaba reclinado de espaldas en al-Bayt al-Ma`mur. Fue Ibrahim quien construyó la Ka`bah en la tierra, y la recompensa es a la par con la acción. Al-Bayt al-Ma`mur está paralelo a la Ka`bah; Cada cielo tiene su propia casa de adoración, que es también la dirección de la oración para sus residentes. La casa que se encuentra en el cielo inferior, se llama Bayt al-`Izzah”.

El Profeta, que la paz sea con él, también ha dicho que la Ka’bah terrenal se construyó directamente bajo la celestia al-Bayt al-Ma’mur. Si esta cayese, caería directamente sobre la primera. Tal es el funcionamiento entre las dos mezquitas santas, o Ka’bahs, que a pesar del movimiento constante de todos los cuerpos celestes, incluida la tierra, las dos mezquitas siempre permanecen una encima de la otra. Se dice que el profeta Adán también adoró a Allah en el al-Bayt al-Ma’mur antes de su descenso a la tierra.

En este contexto, también podemos mencionar el mundo de los genios, muchos de los cuales son creyentes y que vagan constantemente por la tierra y los cielos por diferentes razones. Están hechas de fuego (nar). Los genios creyentes, aunque son seres espirituales, ciertamente ayudan a hacer del universo un lugar de adoración infinito y muy sorprendente y complejo, o una mezquita.

Además, el profeta Muhammad (pbuh) ha sido enviado para transmitir el mensaje revelado final de Allah a hombres y genios. En el Corán hay un capítulo completo dedicado a los genios, se llama “al-Yinn”.

De hecho, a través de estas y otras verdades similares del Corán sobre la existencia, los creyentes han sido invitados a reflexionar constantemente sobre sus realidades terrenales y celestiales circundantes para tratar de comprender esto y su propia posición en la matriz de la creación y así comprender la naturaleza y el marco de sus relaciones con los demás protagonistas de la vida. Por lo tanto, deben buscar siempre el crecimiento, ser optimistas y visionarios. Ser pasivo o estático no es característico de ellos. El crecimiento de los creyentes comienza desde sus mezquitas domésticas privadas y, a través del vecindario, las mezaquitas de Yumuah y las mezquitas terrenales, culminando en los niveles más altos de significado y experiencia espiritual, un estado que trasciende sus contextos físicos dominados por los factores del tiempo y el espacio.

Estos se caracterizan por la naturaleza y extensión de la mezquita celestial que se extiende hasta las fronteras más alejadas del fenómeno de la creación y hacia las cuales todo lo terrenal aspira y apunta. La mezquita celestial suprema representa los potenciales ilimitados de la verdad y sus buscadores, así como el hecho de que no hay obstáculos insuperables ni metas inalcanzables en la búsqueda de enriquecimiento, éxito y crecimiento de un creyente. Incluso el cielo no constituye el límite. Los creyentes apuntan más alto que eso.


Fuente: https://medinanet.org/ Traducido y editado por Truth Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.