app

La felicidad se encuentra en el conocimiento de Dios

Cualquiera que examine este asunto verá que la felicidad está necesariamente relacionada con el conocimiento de Dios

Cualquiera que examine este asunto verá que la felicidad está necesariamente relacionada con el conocimiento de Dios

Por: Alghazali

Cualquiera que examine este asunto verá que la felicidad está necesariamente relacionada con el conocimiento de Dios. Cada una de nuestras facultades se deleita en aquello para lo que fue creada: la lujuria se deleita en lograr el deseo, la ira en obtener venganza, el ojo en ver objetos hermosos y el oído al escuchar sonidos armoniosos.

La función más alta del alma del hombre es la percepción de la verdad; en consecuencia, en esto encuentra su deleite especial. Incluso en asuntos triviales, como aprender ajedrez, esto es válido, y cuanto más alto sea el tema del conocimiento obtenido, mayor es el deleite. Un hombre estaría contento de ser admitido en la confianza de un primer ministro, pero cuánto más si el rey hace le hace íntimo y le revela secretos de estado.

Un astrónomo que, por su conocimiento, puede mapear las estrellas y describir sus cursos, obtiene más placer de su conocimiento que el jugador de ajedrez del suyo. Viendo, entonces, que nada es más elevado que Dios, cuán grande debe ser el deleite que brota del verdadero conocimiento de Dios.

Una persona en quien el deseo de este conocimiento ha desaparecido es como alguien que ha perdido el apetito por alimentos saludables, o que prefiere alimentarse con arcilla a comer pan. Todo los apetitos del cuerpo desaparecen al morir con los órganos que usan, pero el alma no muere, y retiene cualquier conocimiento de Dios que posee; nay, lo aumenta.

Una parte importante de nuestro conocimiento de Dios surge del estudio y la contemplación de nuestros propios cuerpos, que nos revelan el poder, la sabiduría y el amor del Creador. Una de las muestras de Su poder es que de una simple gota Él construyó el maravilloso marco del hombre; Su sabiduría se revela en sus complejidades y la adaptabilidad mutua de sus partes; y su amor se muestra porque no solo suministra los órganos que son absolutamente necesarios para la existencia, como el hígado, corazón y cerebro, sino aquellos que no son absolutamente necesarios, como las manos, los pies, la lengua y el ojo. A estos Les ha agregado, como adornos, la negrura de el cabello, el enrojecimiento de los labios y la curva de las cejas.

Al hombre se le ha llamado, con razón, un “microcosmos“, un pequeño mundo en sí mismo, y la estructura de su cuerpo debe ser estudiada no solo por aquellos que desean convertirse en médicos, sino por aquellos que desean alcanzar un conocimiento más íntimo de Dios, así como un estudio cercano de las sutilezas y matices del lenguaje en un gran poema nos revela cada vez más del genio de su autor.

Pero, cuando todo está dicho, el conocimiento del alma juega un papel más importante para llevarnos al conocimiento de Dios que el conocimiento de nuestro cuerpo y sus funciones. El cuerpo puede ser comparado con un corcel y el alma con su jinete; el cuerpo fue creado para el alma, el alma para el cuerpo. Si un hombre no conoce su propia alma, que es lo más cercano a él, ¿de qué le sirve decir que conoce a los demás? Es como si un mendigo que no tiene los medios para una comida pretendiese ser capaz de alimentar a una ciudad.

En este capítulo, hemos intentado, en cierto grado, exponer la grandeza del hombre alma. El que la descuida y sufre su posibilidad para oxidarse o degenerar debe necesariamente ser el perdedor en este mundo y el siguiente. La verdadera grandeza del hombre yace en su capacidad para el progreso eterno, de lo contrario, en esta esfera temporal él es el más débil de todas cosas, estando sujeto al hambre, la sed, el calor, el frío y la tristeza.

Aquellas cosas en la que se deleita son a menudo lo más dañino para él, y esas cosas que lo benefician no se obtienen sin trabajo y problemas. En cuanto a su intelecto, un ligero desarreglo de la materia en su cerebro es suficiente para destruirlo o enloquecerlo; en cuanto a su poder, la picadura de una avispa es suficiente para robarle la tranquilidad y el sueño; en cuanto a su temperamento, se molesta incluso por la pérdida de un céntimo; en cuanto a su belleza, es poco más que materia nauseabunda cubierta de una piel. Si no se lava frecuente, se vuelve completamente repulsivo y vergonzoso.

En verdad, el hombre en este mundo es extremadamente débil y despreciable; es solo en el siguiente en el que será valioso, si por medio de la “alquimia de la felicidad” se eleva del rango de bestias al de los ángeles. De lo contrario, su estado será peor que el de las bestias, que perecen y se convierten en polvo. Es necesario que, al mismo tiempo que es consciente de su superioridad como clímax de las cosas creadas, aprenda a conocer también su impotencia, ya que eso también es una de las claves para el conocimiento de Dios.


Fuente: La alquimia de la felicidad, del mismo autor. Traducido y editado pot Truth Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.