app

Ramadán como antídoto al consumismo materialista

La lógica consumista del capitalismo moderno está haciendo que Ramadán pierda su esencia, precisamente como antídoto al consumismo materialista

La lógica consumista del capitalismo moderno está haciendo que Ramadán pierda su esencia, precisamente como antídoto al consumismo materialista

Por: Mariam

Los musulmanes se han acostumbrado a vivir en perpetuo estado de defensa como precio por su existencia, desplegando fácilmente explicaciones para sus prácticas religiosas y culturales. Esta puede ser una transacción aceptable e incluso recomendable para mantener la paz en diversas sociedades modernas, pero con el mes del Ramadán en marcha, no se puede ignorar los matices claramente modernos en las explicaciones que circulan sobre sus muchos beneficios.

El discurso contemporáneo sobre estos beneficios descuida cada vez más su esencia moral y metafísica, ofreciendo en cambio explicaciones materiales. O ayunar es “sentirse como los pobres sienten”, apelando a la comprensión moral fragmentada de Occidente, donde el único modo de existencia es el material, o ayunar es por sus asociados “beneficios para la salud”, según lo validado por la ciencia. Si bien ambas explicaciones son valiosas y ofrecen incentivos moralmente decentes para el ayuno, estos son inherentemente físicos y reducen el Ramadán a lo material.

El consumismo progresivo y el eclipse de la ética tradicional

Sin embargo, hay una fuerza más profunda y dañina en juego: nuestra asimilación a la estructura capitalista a través de la globalización. Las corporaciones ahora usan las etiquetas de marketing “halal” en la carne, las finanzas, la ropa y de más, haciendo que su forma sea nominalmente atractiva para los consumidores musulmanes que luchan por encontrar opciones islamíticamente viables. Los productos y servicios presentados para el consumo musulmán son resultado de los mismos sistemas usureros, explotadores, deshumanizados y no islámicos que condenamos. Nuestra ropa proviene de mano de obra explotada en talleres, nuestra comida de mataderos industrializados y plantas químicas que contaminan nuestro medio ambiente, y nuestras finanzas del engañoso sistema bancario global basado en intereses. En un sistema que celebra estas cosas como marcas de progreso y mejora humana, puede ser difícil reconocer las subversiones profundas en juego.

El liberalismo socava la esencia filosófica y moral de nuestras costumbres, dando como resultado una forma carente de significado. Hechos para vivir en una “jaula de hierro”, como dice el sociólogo alemán Max Weber, nos arrastramos por gestos sin sentido hasta que eventualmente nos rebelamos contra aquellos que restringen nuestra libertad (entendida como total e ilimitada), abandonado sin ningún objetivo parámetros para nuestras vidas (1). Tal es el papel del liberalismo en socavar la esencia del Ramadán a través de tácticas de marketing baratas y filosofías materialistas.

Ramadán también confronta el hiperconsumo y la gula de hoy. En medio de la comercialización y el materialismo sin paralelo, el Ramadán sirve como un recordatorio de una vida no vinculada al capitalismo, una que no requiere un consumo constante para experimentar satisfacción. Es durante el Ramadán cuando nuestro deseo de consumir más se ve atenuado por el comando divino y el ejemplo profético de enfocarnos en el alimento espiritual de la comunidad y del yo sobre nuestra hambre física. Lamentablemente, muchos han olvidado este mensaje en lo que cada vez más caracteriza al iftar: la gula desenfrenada y la extravagancia. Corporaciones como McDonald’s, Coca-Cola y Burger King comercializan sus productos hacia los musulmanes, sabiendo que sus inversiones producen enormes ganancias, con anuncios con temática de Ramadán que simulan la celebración de la diversidad y al mismo tiempo fomentan una cultura del exceso. Los países de mayoría musulmana cuentan con algunas de las mayores desigualdades sociales y económicas en la Tierra: la tasa de obesidad en Kuwait o Arabia Saudita en comparación con la tasa de hambre en Somalia o Yemen afirma el papel que todos desempeñamos para exacerbar este sufrimiento a través de nuestro exceso.

El desencanto del mundo moderno.

El Ramadán abarca más de lo que el efecto físico (legítimo) tiene en nuestro bienestar espiritual. Weber señaló que la vida moderna ha sido despojada de cualquier elemento metafísico y místico, reemplazado por una sociedad racionalizada y burocratizada. Todo se ha vuelto desacralizado; lo que una vez sirvió como símbolos culturales y rituales de espiritualidad, ha sido despojado de la esencia espiritual.

Ramadán es el rechazo vivido de esta desacralización. Una marca obvia, pero sin embargo maravillosa, del mes es que el Ramadán hace notar la importancia de gobernar un día de acuerdo con los ciclos de la naturaleza, en oposición a los de un reloj industrial o de 9 a 5. El Ramadán comienza con el avistamiento visual de la luna nueva, y nuestros ayunos diarios comienzan y concluyen con el amanecer y el atardecer, respectivamente. La sumisión a los ciclos del sol y la luna afirma no solo vivir en armonía con la naturaleza, sino someterse a Dios como Creador y Maestro de todas las cosas. El mundo moderno se ha separado de milenios de experiencia humana, ya que intenta de forma poco natural doblar nuestra voluntad en sumisión a un día completo de trabajo marcado por la manecilla de la hora. Nuestra existencia no estaba destinada a la capitulación ante el materialismo fugaz y Ramadán nos recuerda nuestro gran propósito.

Sin embargo, como creaciones negligentes y distraídas, a menudo abandonamos las lecciones del Ramadán y volvemos a nuestras viejas costumbres en la proclamación de Eid. Esta esquizofrenia, observada en el hombre moderno por el sociólogo argelino Malek Bennabi, hace malabarismos entre el mundo del Islam y el mundo de la modernidad (2). Bennabi explica cómo cuando el hombre moderno ingresa en la mezquita, se somete únicamente a la soberanía de Dios y adopta las etiquetas de la creencia, y sin embargo, cuando abandona dicha mezquita, rápidamente vuelve a ser el hombre moderno: aburrido (para los estándares islámicos), subordinado a la Creación, e indistinguible de los no musulmanes en sus hábitos. Esta tentación de retroceder, facilitada por la facilidad de adoptar formas y medios modernos para adaptarse a una vida moderna, debe ser resistida si queremos ser una ummah islámico que realmente viva de acuerdo con nuestros propios ideales, no una que simplemente use un colorido revestimiento de la cultura para enmascarar su asimilación en el esquema capitalista.

Ramadán como antídoto a los males modernos

Estamos en peligro de perder la esencia del Ramadán, una indicación de cuánto se está fragmentando y olvidando el imperativo moral de nuestra creencia en el cambio hacia el materialismo. El proceso de destrucción moral en Occidente amenaza con abrumar a los musulmanes en todas partes, expuesto como lo estamos ante un paradigma occidental abrasador y totalizador, único incluso desde los días del colonialismo. Vivimos como minorías en los corazones de las sociedades receptoras, enfrentándonos a un desgaste constante por un paradigma de vida hegemónico occidental, cada vez más privado del escudo que ofrece el paradigma islámico.

Ramadán es un rechazo de lo que el mundo moderno impone a la humanidad: la gula, el hiperconsumo, la mecanización del tiempo y la obsesión por ejercer el control sobre nuestras vidas. Tanto los musulmanes como los no musulmanes están cada vez más desencantados con la modernidad y buscan un propósito y un significado para reemplazar la acumulación superficial de posesiones (3). Ramadán es un momento para reorientarnos hacia lo Divino, redefiniendo nuestra relación con el tiempo, la comunidad y el mundo natural. La conciencia de Dios, o taqwa, se logra no a través de mordeduras sanas, sino como una realidad vivida de la vida intencional, trascendiendo los impulsos y necesidades del cuerpo y, en última instancia, aspirando a un estado superior del ser.

Reclamar la espiritualidad como baluarte en contra de la búsqueda de esta vida fugaz exige que abordemos los asuntos de la creencia y la adoración más allá del análisis académico seco o los combates de la fe permanente. Debemos restaurar la filosofía holística de la vida que el Islam ofrece y honrarla como su propia cosmovisión, desafiante al capitalismo liberal con su ética material y utilitaria. Debemos alentar el intento de hacer del Islam un lugar central en nuestra vida cotidiana, hacer del Ramadán más que un evento anual aislado, pero un rejuvenecimiento periódico de nuestro orden cosmológico que llevamos a cabo durante el resto del año. Si somos fieles a sus ideales, este orden cosmológico se opondrá al sistema capitalista que destruye los espíritus de los hombres. Solo entonces podemos afirmar que somos musulmanes.


Fuente: https://traversingtradition.com/ Traducido y editado por Truth Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.