app

Argumentos sobre la Próxima Vida: La posibilidad del fin del universo (2)

El fin del universo es una posibilidad real, de hecho, es un escenario científico contemplado

El fin del universo es una posibilidad real, de hecho, es un escenario científico contemplado

Por: Redacción

Las anomalías en la organización de la configuración actual del universo, que se traducen periódicamente en pequeñas calamidades, son indicativos de lo que va a suceder a gran escala, en algún momento en el futuro.

Los terremotos son el fenómeno terrestre que, más obviamente, nos advierte de la posible llegada del Día Final. El interior de la tierra está compuesto de magma semi-fundido al rojo vivo, que es expulsado periódicamente en forma de lava a través de la actividad volcánica.

A veces también se pueden sentir fuertes vibraciones de la corteza terrestre. Estas se producen por la contracción del globo terráqueo debido al proceso de enfriamiento que ha estado ocurriendo durante eones. De vez en cuando, la arruga de la superficie de la tierra asume proporciones gigantescas, los terremotos resultantes son como un ataque unilateral de la naturaleza sobre el hombre en el que la naturaleza tiene la ventaja definitiva. “Cuando recordamos que solo una corteza delgada y rocosa, comparable a la piel de una manzana, nos separa del interior semi-fundido y al rojo vivo de nuestro planeta, no es sorprendente que a los habitantes de su superficie se les recuerde tan a menudo el “infierno físico” que yace debajo del pacífico bosques y mares azules” (George Gamow, Biography of the Earth, p. 82).

Tales terremotos ocurren casi todos los días en diferentes grados de intensidad, algunas regiones son más propensas a los terremotos que otras. Los terremotos que sacudieron a Shensi, un distrito en China, es el más antiguo de los terremotos destructivos registrados en la historia. Ocurrió en 1556 d. C. y tuvo un costo de vida muy alto, de más de 800,000 personas. De manera similar, el 1 de noviembre de 1755, un volcán entró en erupción cataclísmica en Portugal, destruyendo totalmente la ciudad de Lisboa. En el curso de este terremoto, en apenas seis minutos, 30,000 personas murieron y todos los edificios fueron destruidos. Se ha calculado que este terremoto hizo temblar un área cuatro veces más grande que Europa. Otro terremoto de la misma intensidad sacudió a Assam en 1877 A.D. Se considera que es uno de los cinco terremotos más violentos y devastadores de la historia. La totalidad de la parte norte de Assam se sacudió catastróficamente, se desvió el curso del río Brahmaputra y se elevó el Monte Everest en 100 pies.

Un terremoto es, de hecho, un pequeño recordatorio del día de la resurrección. Cuando la tierra se divide en pedazos con un estruendo terrible; cuando los edificios se derrumban como naipes; cuando las capas superiores de la tierra están agrietadas y el interior de la tierra es arrojado, cuando las ciudades llenas de vida se reducen a cenizas en cuestión de minutos; cuando la tierra está llena de cadáveres, como bancos de peces en la costa, el hombre se da cuenta de su total impotencia ante la naturaleza.

Lo más trágico de los terremotos y las erupciones volcánicas es el hecho de que nadie puede predecir cuándo o dónde ocurrirán. Y, cuando lo hacen, todo sucede en un instante, dejando poco o ningún tiempo para escapar. El día de la resurrección nos vendrá de repente, como un terremoto. Tales catástrofes naturales demuestran, de manera más impresionante, la capacidad de Dios para destruir la tierra en cualquier momento.

Eventos aún más terroríficos tienen lugar en los confines del universo. En la infinitud de su espacio, innumerables y enormes bolas de fuego, las estrellas, giran salvajemente como peonzas que giran a un ritmo furioso a través de vacíos inimaginables. Ni siquiera el más rápido de nuestros cohetes podría esperar alcanzarlas. En este proceso, los cuerpos celestes pueden compararse a millones de aviones bombarderos cargados, que después de volar por eones a través del espacio pueden chocar repentinamente entre sí.

Estudios de astronomía han confirmado que esta es una posibilidad real, por lo que no sería sorprendente si chocaran (lo sorprendente es que no chocan). Nuestro sistema solar puede ser el resultado de una colisión de este tipo. Si podemos visualizar una colisión como está en una escala muy magnificada, el día de la Resurrección y el fin del universo ya no parecerá imposible, ni siquiera una posibilidad tan remota como quizás al principio habíamos imaginado.

Los creyentes en la próxima vida afirman que llegará un momento en que las fuerzas de destrucción, que están presentes en el universo en formas embrionarias, algún día asumirán proporciones gigantescas. Lo que está latente hoy ciertamente se manifestará mañana, y la venida del día de la resurrección será una realidad. Hoy lo aprehendemos como una probabilidad; Mañana lo veremos como un hecho.


Fuente: Adaptado del libro ‘God Arises’ por Trurh Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.