app

Argumentos sobre la Próxima Vida: un registro de todas nuestras intenciones y pensamientos (4)

Tanto nuestras intenciones como pensamientos quedan registrado en el subconsciente para siempre

Tanto nuestras intenciones como pensamientos quedan registrado en el subconsciente para siempre

Por: Redacción

Aparte de preocuparnos por la probabilidad de la vida después de la muerte, también debemos analizar este asunto desde el ángulo de qué propósito cumple el creer en este concepto. La religión deja en claro que la vida no es, como decía Nietsche, solo un ciclo ciego y sin sentido de vida, muerte y resurrección, como un reloj de arena que se vacía de una y otra vez, sin ninguna razón en particular: es, por el contrario, un tiempo de prueba para toda la humanidad, y la vida futura es el momento de la recompensa o el castigo. El propósito de creer en tales principios religiosos, por lo tanto, es fortalecer la fibra moral de la sociedad inculcando el temor de Dios en los individuos, de los cuales está compuesta.

El advenimiento de la próxima vida asume un alto grado de credibilidad cuando encontramos, sorprendentemente, que los hechos diarios de cada individuo se registran instantáneamente en todo el universo en todo momento.

La personalidad humana se manifiesta de tres maneras: intenciones, palabras y acciones. Las tres manifestaciones se conservan en su totalidad, todas están impresas en una pantalla cósmica de tal manera que hacen que su reproducción precisa sea una posibilidad instantánea. Ningún detalle de la vida de una persona en la tierra seguirá siendo un secreto. Será posible saber quién optó por el camino de Dios y quién optó por seguir a Shaytan, quién fue inspirado por los ángeles y quién recorrió los caminos del mal.

Dado que olvidamos muy rápido los pensamientos que pasan por nuestras mentes, imaginamos que se han borrado de nuestros recuerdos para siempre. Sin embargo, cuando soñamos con algún evento olvidado hace mucho tiempo, o cuando alguien que sufre de un trastorno mental comienza a revelar cosas que se relacionan con un pasado lejano y que ni siquiera recuerda con claridad, se hace evidente que la memoria humana no se limita solo a esa parte de existencia que se experimenta conscientemente.

Uno puede no ser consciente de ciertos compartimentos de la memoria humana, pero sin embargo, salen. Varios experimentos han demostrado que todos nuestros pensamientos se conservan, por siempre, en la forma en que existieron por primera vez. E incluso si así lo deseamos, no podríamos erradicarlos de nuestra memoria.

Tales investigaciones han revelado que la personalidad humana no tiene su base solo en la parte consciente del cerebro. Por el contrario, hay otra parte importante de la personalidad humana que existe por debajo del nivel de conciencia. Freud llamó a esta parte subconsciente, o inconsciente. La personalidad humana es más bien como un iceberg cuya punta, una novena parte de su volumen total, es visible sobre la superficie del océano, mientras que el resto, las ocho restantes, están sumergidas y, por lo tanto, ocultas a la vista. Es en esta parte oculta, el subconsciente, donde se conservan todos nuestros pensamientos e intenciones. En su trigésima primera conferencia, Freud elabora:

Las leyes de la lógica, sobre todo, la ley de la contradicción, no se aplican a los procesos en el id. Los impulsos contradictorios existen uno al lado del otro sin neutralizarse o separarse; a lo sumo, se combinan en formaciones de compromiso bajo la abrumadora presión económica para descargar su energía. No hay nada en el id que pueda compararse con la negación, y nos sorprende encontrar en él una excepción a la afirmación de los filósofos de que el espacio y el tiempo son formas necesarias de nuestros actos mentales. En el id no hay nada que corresponda a la idea del tiempo, ningún reconocimiento del paso del tiempo y (una cosa que es muy notable y que espera una atención adecuada en el pensamiento filosófico) no hay alteración de los procesos mentales por el paso del tiempo. Los impulsos cognitivos que nunca han ido más allá del id, e incluso las impresiones que han sido empujadas hacia el id por la represión, son virtualmente inmortales y se conservan durante décadas enteras como si hubieran ocurrido recientemente. (New Introductory Lectures on Psycho-Analysis, (London, The Hogarth Press, Ltd., 1949), p. 239.)

Esta teoría del subconsciente ha ganado aceptación general en la psicología, a su vez, dando crédito a la idea de que todo pensamiento bueno o malo que viene a la mente está grabado de manera indeleble en la psique humana. El paso del tiempo o diferentes conjuntos de circunstancias no causan los cambios más mínimos. Este proceso de registro de pensamientos se lleva a cabo de manera independiente, independientemente de los gustos o disgustos del ser humano.

Freud, sin embargo, no encontró el propósito de la Naturaleza al esforzarse tanto para preservar un registro de nuestras intenciones y su resultado dentro del subconsciente. Por esto sintió la necesidad de invitar a los filósofos a reflexionar sobre el asunto. Pero cuando observamos este fenómeno en relación con el concepto de la próxima vida, inmediatamente comprendemos su significado. Muestra claramente que el advenimiento de la próxima vida como es una probabilidad cierta, el momento en que cada ser humano será confrontado con un registro completo y preciso de sus acciones en la tierra. Su propia entidad será evidencia de cuáles fueron los pensamientos y las intenciones que lo guiaron en el curso de su existencia mundana.

Hemos creado al hombre y sabemos lo que su alma le susurra. Estamos más cerca de él que su propia vena yugular. (Qaf, 50:16)


Fuente: Adaptado del libro ‘God Arises’ por Trurh Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.