app

El Jesús Islámico

Jesús es una importante figura tanto para musulmanes como para cristianos, y hay mucho más puntos en común que los que generalmente se creen

Jesús es una importante figura tanto para musulmanes como para cristianos, y hay mucho más puntos en común que los que generalmente se creen

Por: Mustafa Akyol

A lo largo de todo el Corán, solo hay una mujer mencionada por su nombre, es además excepcionalmente alabada, como alguien que Dios “eligió sobre todas las demás mujeres”. Hay un largo capítulo del Corán que lleva su nombre, e incluso otro capítulo que recibe el nombre de su familia.

Adivina quién es. Aquellos que no están familiarizados con el Corán pueden creer que debe ser alguien relacionado con el Profeta Muhammad, tal vez su madre, su esposa o su hija. Es, sin embargo, nada menos que María, la madre de Jesús.

El mismo Jesús también es venerado en todo el Corán. Leemos que nació de una virgen, que era “el Mesías” y realizó milagros asombrosos. El Corán incluso llama a Jesús “la Palabra de Dios”, un término muy poderoso, especialmente para aquellos que están familiarizados con el comienzo del Evangelio de Juan.

Estos son solo algunos de los muchos hechos que pueden hacer que un cristiano se sienta cercano con el Corán. Sin embargo, el Corán también denuncia aspectos clave del cristianismo, como la divinidad de Jesús y la Doctrina de la Trinidad.

Eso es así porque cada nueva religión que nace dice algo acerca de las anteriores. Es por eso que mientras el Antiguo Testamento guarda silencio total sobre los cristianos, el Nuevo Testamento tiene ciertas enseñanzas acerca de los judíos. De manera similar, mientras el Nuevo Testamento guarda silencio total sobre los musulmanes, el Corán tiene ciertas enseñanzas sobre judíos y cristianos.

Algunas de estas enseñanzas del Corán sobre las antiguas creencias monoteístas son apreciativas. El Corán dice que los musulmanes creen en el mismo Dios que los judíos y los cristianos, y Muhammad es otro profeta en la línea de Abraham o Moisés. Sin embargo, otras enseñanzas del Corán son críticas. Los judíos son criticados por ser desobedientes a los profetas que Dios les envió, incluyendo a Jesús. Los cristianos, por otra parte, son criticados por divinizar a Jesús, que es, para el Corán, un siervo excepcionalmente santo de Dios, pero solo un siervo de Dios.

Al igual que otras comunidades religiosas a menudo hacen con respecto a sus textos, los musulmanes a menudo se vuelven “selectivos” acerca de estos diversos temas en el Corán. Los musulmanes que buscan la armonía con los cristianos se centran en los puntos en común entre el Islam y el cristianismo. En otras palabras, ven al Jesús islámico como un puente entre las dos religiones. Otros musulmanes que son hostiles a los cristianos, por motivos políticos o meros fanatismos religiosos, ven al Jesús islámico como una división.

Sin embargo, una lectura cuidadosa del Corán sugiere que la brecha podría ser más estrecha que incluso lo que la tradición islámica dominante ha considerado.

Considere el término “Hijo de Dios”, que el Corán condena. Los musulmanes suelen estar horrorizados por el término, ya que lo ven como un insulto contra Dios. Sin embargo, cuando uno mira la terminología del Corán, surge un matiz. En árabe, hay dos términos diferentes para “hijo”: Walad, que siempre es un hijo biológico, e Ibn, que puede ser un hijo metafórico. Y mientras el Corán reprende a los que dicen: “Dios tiene un hijo”, casi siempre usa la palabra, walad. Condena, en otras palabras, la noción de una deidad que ha engendrado un hijo a través de relaciones sexuales con una mujer. No es de extrañar que proclame: “Dios no ha tomado ni esposa ni hijo”.

Cuando estudiamos el contexto del Corán, la discusión se vuelve más clara. Los árabes paganos preislámicos creían en una serie de deidades carnales que, al igual que los dioses griegos, tenían esposas, hijas e hijos. Entonces, tal vez, la condena del Corán a la filiación divina se dirigió al politeísmo árabe, el archienemigo del Islam, en lugar de al cristianismo.

Algunos eruditos musulmanes medievales, como Al-Razi, el gran exegeta del Corán, han hehco notar este matiz y han argumentado que la “filiación” de Jesús a Dios era tal vez una metáfora, al igual que la “amistad” de Abraham con Dios, un concepto con lo que los musulmanes no tienen problema. Pero hoy ese matiz se pierde para la mayoría de los musulmanes.

Otro motivo de discordia entre cristianos y musulmanes es la negación de la crucifixión que hacen los musulmanes. Esto se basa en un versículo del Corán muy discutido acerca de Jesús que dice: “No lo mataron, ni lo crucificaron, sino que se les hizo parecer eso”. La mayoría de los comentaristas musulmanes lo han interpretado sugiriendo que otra persona fue crucificado en lugar de Jesús, recordando con curiosidad una antigua herejía cristiana llamada “docetismo”.

Sin embargo, la polémica del Corán anterior no está dirigida a los cristianos, sino a cierto grupo de judíos. Dice que los judíos no mataron ni crucificaron a Jesús. No dice que nadie más, como los romanos, mató ni crucificó a Jesús.

Estos son solo algunos de los muchos puntos a los que llamo a otros musulmanes para que reconsideren el cristianismo en mi nuevo libro: “El Jesús islámico: cómo el rey de los judíos se convirtió en un profeta de los musulmanes”. Pero también es una llamada a los cristianos a reconsiderar el islam. Una razón es que la visión del Islam sobre Jesús, venerándolo como el profeta y el Mesías de Dios, pero no como divino, está arraigada dentro del cristianismo mismo. En particular, el “cristianismo judío”, una cepa heterodoxa en la Iglesia primitiva que siguió a Jesús como el Mesías pero que también siguió la Ley judía, tiene enseñanzas que se parecen mucho a las del Corán, un hecho que se pasa por alto y que abre preguntas intrigantes.

Finalmente, el puente más importante que Jesús ofrece entre el cristianismo y el islam es sus enseñanzas. La naturaleza de Cristo continuará siendo una brecha entre las dos religiones, pero las enseñanzas de Cristo sobre la creencia, la ley y la moral son vinculantes. Los musulmanes, de hecho, necesitan desesperadamente esa sabiduría hoy, como sostengo, porque sufren exactamente el mismo problema que Jesús vio en los fariseos de su época: obsesionarse con los detalles minuciosos de la ley religiosa, mientras olvida sus propósitos morales.

Por eso sostengo en mi libro que: Nosotros los musulmanes no adoramos a Jesús, como hacen los cristianos, pero aún podemos seguirlo. Él, después de todo, es el mismísimo profeta cuya “Segunda Venida” se predice en la tradición islámica. Tal vez eso es lo que realmente quiso decir el Profeta Muhammad cuando dijo a sus seguidores: “Soy el principio de esta comunidad, y Jesús el final”.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.