app

Historia de la celebración de Año Nuevo

Historia de la celebración de Año Nuevo

Es importante conocer la historia para entender la celebración de Año Nuevo

Es importante conocer la historia para entender la celebración de Año Nuevo

Por: Redacción

Cuando llega el nuevo año la mayoría de gente se dispone a celebrarlo sin pararse a pensar qué significa realmente. Aunque a priori no hay nada que no permita marcar este día de una forma especial en el Islam, dado que, de acuerdo al calendario que se utiliza en casi todo el mundo es un momento en el cual podemos pararnos a reflexionar y dar gracias a Dios por habernos hecho vivir un año más, esto está permitido siempre que no se contradiga ningún precepto islámico en su celebración.

Pero es importante que nos paremos a reflexionar de dónde viene esta celebración para evitar caer en acciones que son contrarias al Islam. También es importante que no celebremos de la manera que los hacen los no musulmanes, pues esto equivaldría a imitarles, lo cual es algo que no está permitido en el Islam.

Celebraciones tempranas de Año nuevo

Las evidencias más tempranas de una celebración en honor del nuevo año data de más de 4000 años en Babilonia. Para los babilonios, la primera luna nueva después del equinocio de verano -el día en el mes de marzo en el que hay el mismo tiempo de día que de noche- anunciaba el comienzo del nuevo año. Celebraban esta ocasión con un festival religioso llamado Akitu (palabra que deriva de la palabra sumeria para ‘cebada’ la cual se recogía en primavera) que incluía diferente rituales durante once días. Además del año nuevo, en Atiku también se celebraba la mítica victoria del dios babilonio del cielo sobre, Marduk, sobre la diosa malvada del mar, Tiamat. También tenía un papel político importante: era durante este tiempo que se coronaban los nuevos reyes o que el mandato del rey actual era renovado simbólicamente.

Durante la antigüedad las civilizaciones de casi todo el mundo desarrollaron calendarios sofisticados y por lo general centraban el primer día del año con un evento de la agricultura o astronómico. En Egipto, por ejemplo, el año empezaba cuando se desbordaba el Nilo que coincidía con el ascenso de la estrella Sirius. El primer día del año nuevo chino tenía lugar con la segunda luna nueva del solsticio de invierno.

El 1 de enero se convierte en el día de año nuevo

El calendario de los primero tiempos de los romanos tenía 10 meses y 304 días y cada año comenzaba con el equinocio de verano. De acuerdo a la tradición este calendario fue ceado por Romulus, el fundador de Roma, el en siglo VIII ac. Fue un rey que vino después, Numa Pompilius, quien se dice que añadió los mese de Januarius y Februarius. Durante los años siguientes el calendario de desincronizó del sol y fue en el 46 bc. que el emperador Julio César decidió resolver el problema consultando a los matemáticos y astrónomas más importantes de su época. Él introdujo el calendario Juliano, que es muy parecido al calendario gregoriano que utilizamos hoy en día.

Como parte de su reforma, César introdujo el 1 de Enero como el primer día del año, por un lado para honrar el dios homónimo del mes, Janus, el dios romano del los principios cuyas dos caras le permitían mirar al pasado y al futuro. Lo romanos lo celebraban ofreciendo sacrificios a Junus, intercambiando regalos, decorando sus casas con laurel y atendiendo a fiestas. En la Europa medieval, los líderes cristianos reemplazaron temporalmente como el primero de los días del año con otros que tenían más significado religioso como el 25 de diciembre (el día en que se supone que nació Jesús) o el día 25 de marzo. Fue el Papa Gregorio XIII quien restableció el 1 de enero como el primer día de año nuevo una vez más en 1582.

Como vemos en este breve repaso histórico, la celebración de año nuevo está ligada históricamente a rituales religiosos y sacrificios. Por lo tanto es muy importante que no asistamos a ningún tipo de celebración en la que se lleven a cabo ninguna actuación de este tipo.

A pesar de que en casi todo el mundo estos sacrificios y rituales religiosos ya no tiene lugar, a veces ocurre que otros toman su sitio, y tenemos que ser cuidadosos con estos también. Además de ser cuidadosos con participar en cualquier celebración en la que se puedan dar acciones que sean contrarias a las leyes del Islam.

Por lo que la mejor manera de pasar esta noche, es en familia, reflexionando sobre las bondades que Dios no ha entregado en el año pasado y pidiéndole que nos de una años siguiente propicio.


La fuente histórica de este artículo es: http://www.history.com/topics/holidays/new-years

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply