app

La capacidad para ver los signos de Dios

La capacidad para ver los signos de Dios

La naturaleza es una obra de arte, no el artista

La naturaleza es una obra de arte, no el artista

Por: Harun Yahya

En la sociedad de hoy en día la gente evalúa el Corán de una forma muy diferente al propósito real de la Revelación; hay poca gente que sepa con claridad los significados del Corán.

Allah dice:

Éste es un Mensaje a toda la humanidad, para prevenirles y para que sepan que Allah es la única divinidad. Que los dotados de intelecto reflexionen en su contenido. (Ibrahim, 14:52)

En muchos otros versículos del Corán Allah recalca que uno de los más importantes propósitos del Corán es llamar a la gente a que reflexione.

En el Corán, Allah invita al ser humano a que rechace la aceptación ciega de las creencias y los valores que la sociedad le impone y que reflexionen apartando todos los prejuicios, tabúes y restricciones de sus mentes.

El hombre ha de reflexionar sobre cómo vino a la existencia, cuál es el propósito de su vida, por qué ha de morir y que le espera tras la muerte. Ha de preguntarse cómo él, y todo el universo, apareció en la existencia y cómo continúa existiendo. Al hacer esto, debe liberarse de los prejuicios y los constreñimientos.

El ser humano, cuando piensa, si logra aislar su consciencia de todas las obligaciones sociales, ideológicas y psicológicas, percibirá que todo el universo, incluido él mismo, ha sido creado por un poder superior. Incluso cuando examina su propio cuerpo, o cualquier otra cosa en la naturaleza, verá una increíble armonía, sabiduría y planificación implementada en su diseño.

En el Corán, Dios nos guía sobre lo que hemos de reflexionar e investigar. Con la metodología propuesta en el Corán, quien tiene creencia en Dios percibirá mejor la perfección de Dios, su sabiduría eterna, su conocimiento y poder en Su creación. Cuando un creyente empieza a pensar de la forma mostrada en el Corán, al poco se da cuenta de que todo el universo en un signo del Poder y Maestría de Dios, y que “la naturaleza es una obra de arte, no el artista”.  Toda obra de arte muestra las habilidades de quien la ha hecho y transmite su mensaje.

En el Corán se llama a la gente a contemplar los numerosos eventos y creaciones que testifican de forma clara la existencia y unicidad de Dios y Sus atributos. En el Corán, todo aquello que por sus propia existencia testifica sobre la existencia de Dios es llamado “signos”, esto es, “una evidencia probada, un conocimiento absoluto y una expresión de la verdad”. Por lo que los signos de Dios abarcan todo lo existente en el universo que da a conocer y comunica la existencia y atributos de Dios. Aquellos que los observan y comprenden verán que todo el universo se conforma de los signos de Dios.

Esta es la responsabilidad del ser humano, ser capaz de ver los signos de Dios. Por lo que una persona con estas características llegará a conocer al Creador, quien le creó a él y a todo lo demás, se acercará a él, descubrirá el significado de la existencia y prosperará.

Cada cosa, desde cada aliento que el ser humano toma, los desarrollos políticos y sociales, la armonía cósmica en el universo, el átomo, que es una de las más pequeñas partículas de la materia, cada cosa es una señal de Dios y funciona bajo Su control, conocimiento y por la leyes que Él ha establecido. Reconocer y conocer los signos de Dios requiere un esfuerzo personal. Cada uno reconocerá y conocerá los signos de Dios de acuerdo a su conocimiento y consciencia.

No hay duda de que ciertas líneas maestras no ayudarán en este propósito. El primer paso puede ser investigar los puntos que se recalcan en el Corán para adquirir la mentalidad que nos haga percibir todo el universo como una articulación de la creación de Dios.

Los signos Divinos en la naturaleza son recalcados en el Surah Al-Nahl:

Él es Quien hace descender agua del cielo para que vosotros bebáis de ella y brote la vegetación de la que pastorean vuestros rebaños. Con ella hace crecer los cereales, los olivos, las palmeras, las vides y toda variedad de frutos. En ello hay signos para quienes reflexionan.Y ha creado para vuestro beneficio la noche, el día, el Sol, la Luna, y las estrellas; todos están sometidos a Su voluntad. En esto hay signos para quienes razonan. Y también creó diversas especies de animales y vegetales. En esto hay signos para quienes recapacitan. Él es Quien ha sometido el mar para que podáis comer de él carne fresca y extraer adornos para engalanaros. Las naves pueden surcarlo, y vosotros podéis beneficiaros con esto para procurar la gracia de Allah [vuestro sustento]. ¿Por qué no sois agradecidos? Afirmó las montañas en la tierra para que no se sacudiera, dispuso ríos y caminos para que viajéis por ellos. Y os guiáis en vuestros viajes a través de señales y de las estrellas. ¿Se puede equiparar Quien crea con quien no puede crear nada? ¿Es que no recapacitáis? (Las Abejas, 16:10-17)

En el Corán Allah llama a la gente de intelecto a reflexionar sobre los asuntos que otra gente descarte o simplemente ignora.

En la creación de los cielos y la Tierra y en la sucesión de la noche y el día hay signos para los dotados de intelecto. Aquellos que invocan a Allah estando de pie, sentados o recostados, meditan en la creación de los cielos y la Tierra y dicen: ¡Señor nuestro! No has creado todo esto en vano ¡Glorificado seas! Presérvanos del castigo del Fuego. (La Familia de Imran, 3:190-191)

Como vemos en estos versículos, la gente de intelecto ve los signos de Dios e intenta entender Su conocimiento eterno, Su poder y maestría reflexionando sobre ellos, puesto que el conocimiento de Dios no tiene límites y Su creación no tiene fallos.

________________

Fuente: http://www.arabnews.com/islam-perspective/news/838186 Traducido con ligeras modificaciones editoriales por Truth Seeker

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply