app

Los musulmanes y la salud mental

En general, existe mucho desconocimiento sobre la salud mental entre muchos musulmanes, y esto puede llevar a que se estigmatice o malinterprete

En general, existe mucho desconocimiento sobre la salud mental entre muchos musulmanes, y esto puede llevar a que se estigmatice o malinterprete

Por: Dr Qari Asim

Los problemas relacionados con la salud mental son algo que está muy presente en el mundo moderno y la comunidad musulmana no es inmune a ellos. Además de la naturaleza silenciosa de la enfermedad, todavía existe un estigma innecesario relacionado con los problemas de salud mental entre algunos musulmanes.

Es alentador ver que muchos Imams están abordando abiertamente el problema de la salud mental en sus discursos y desacreditando el estigma que se adjunta a este problema. Sin embargo, se necesita hacer mucho más.

La salud en el Islam

Allah ha otorgado innumerables favores a los seres humanos. En medio de estos abundantes bienes, hay dos favores en los cuales las personas podemos ser confundidos. El Mensajero de Allah (la paz sea con él) destacó su importancia cuando dijo:

Hay dos bendiciones que muchas personas pierden: (son) la salud y tiempo libre para hacer buenas acciones. [Bujari].

El Profeta Muhammad, la paz sea con él, señaló además:

El que está físicamente sano, seguro en su comunidad y suficientemente nutrido, es como si tuviese todo el mundo. (Tirmidhi)

La preservación de esta bendición solo se puede lograr cuidando bien la salud física y mental y tomando todas las medidas para mantener y mejorar una vida saludable. Además de evitar una dieta poco saludable, el Islam fomenta la condición física y mental. El profeta Muhammad, la paz sea con él, dijo que un creyente fuerte era mejor que un creyente débil [Muslim]. Se refería a ser fuerte en la fe y el carácter, pero también indicaba fortaleza mental y física. El desempeño diario de cinco oraciones es en sí una forma de descanso mental.

Salud mental y los musulmanes

Los problemas de salud mental están aumentando entre la comunidad musulmana. Hay muchas razones que pueden causar el estrés mental y la depresión. Estos pueden ir desde una crisis de identidad, dificultades financieras, enfermedades físicas, disputas con familiares, amigos y colegas, problemas relacionados con la educación, desempleo, delincuencia y delincuencia juvenil, asistencia social, vivienda y otros.

Todavía hay un estigma innecesario vinculado a los problemas de salud mental. El estigma no es solo de la peronsa que experimenta problemas de salud mental, sino que también de su familia. La creencia de que los problemas mentales se deben a una personalidad débil, la posesión de espíritus y el mal de ojo prevalece en muchas culturas no occidentales. Esto puede alentar a las personas y familias a evitar buscar ayuda para sus problemas psicológicos por temor a avergonzar a su familia o que se les considere débiles.

Sufrir en silencio o vivir en la vana esperanza de que la enfermedad desaparezca sin un tratamiento adecuado puede empeorar las cosas. Se debe buscar el tratamiento adecuado para reducir las posibilidades de que la salud mental empeore. La práctica activa de la creencia islámica puede replantear la angustia mental y puede reducir los incidentes de depresión y enfermedad mental pero es necesario conjugar esto con tratamientos apropiados.

Hay muchos aspectos del Islam que pueden ayudar a superar los síntomas de problemas salud mental. Sin embargo, debido a la brevedad, nos centraremos solo en uno de esos aspectos, a saber, la esperanza. Esto son ayudas que, cuando puestas en práctica por el individuo, le pueden ayudar a superar situacioens difíciles, pero no reemplazan a un diagnóstico y tratamiento adecuado.

No desesperes

La vida está llena de pruebas y tribulaciones, demandas y sacrificios, y requiere paciencia. Muchas personas pasan por situaciones difíciles, sufren dolores, experimentan pérdida de riqueza, pérdida de salud, pérdida de estatus, sueños destrozados, etc. La vida se compone de muchos esfuerzo: espirituales, educativos, morales, matrimoniales y financieras.

Muchos musulmanes que sufren de depresión y/o estrés mental se preguntan: “¿Por qué yo?”. Y se preguntan si Allah los está castigando porque están teniendo un momento tan difícil y desafiante en sus vidas. Este no es el caso en absoluto. Cada persona tiene diferentes pruebas, en diferentes grados y en diferentes momentos, pero el propósito no es necesariamente castigar, sino fortalecerlas y refinarlas.

Y tened por cierto que os pondremos a prueba con temor, hambre, pérdida de riqueza, personas y frutos. Pero anuncia buenas nuevas a los pacientes. (Corán 2:155)

Allah, el Majestuoso, trata a todas las personas con igualdad y justicia y no sobrecarga a nadie. El Corán también enseña que podemos lidiar con estos momentos difíciles:

Allah no impone a nadie sino en la medida de su capacidad. (Corán 2: 286)

Del mismo modo, nunca debemos pensar que el éxito y los placeres que disfrutan los demás son signos de la complacencia de Allah o que son privilegiados. Se nos anima a recordar a Allah en los buenos momentos y en los difíciles.

Una persona que se siente sobrecargada de problemas o presiones debe dirigirse a Allah y nunca hundirse en la desesperación de que Allah lo haya abandonado. Allah nos dice en el Noble Corán “Y estamos más cerca de él que su vena yugular” (Corán, 50:16). Allah Todopoderoso siempre está ahí para ayudarnos a través de nuestras dificultades. Todo lo que necesitamos hacer es acudir sinceramente a Él y enfrentar los desafíos de la vida con paciencia.

Paciencia y Oración

En el Islam, la enfermedad se considera como un método de conexión con Dios y no debe considerarse como algo extraño, sino más bien como un mecanismo del cuerpo que sirve para limpiar, purificar y equilibrar los aspectos físicos, emocionales, mentales y espirituales.

El estrés mental también se puede ver como una oportunidad para remediar la desconexión de Allah o la falta de fe a través de la oración regular y un sentido de responsabilidad propia. Las pruebas de vida son naturales e inevitables, pero debemos recordar el mensaje de Esperanza, prometido por el Señor de los Cielos y la Tierra:

Porque es cierto que junto a la dificultad hay facilidad. Sí, junto a la dificultad hay facilidad. (Corán 94:6-7)

El Profeta, la paz sea con él, dijo:

Por cada desgracia, enfermedad, ansiedad, pena o dolor que aflige a un musulmán, incluso el dolor causado por el pinchazo de una espina, Allah borra algunas de sus faltas. (Muslim)

Los tiempos de austeridad y dificultad eventualmente pasarán y debemos atravesarlos con paciencia, perseverancia y fuerte determinación: “Buscad ayuda en el Sabr (constancia, paciencia) y en el salat”. (Corán 2:45) A diferencia de la paciencia, que implica resignación, el concepto de “sabr” incluye el deber de tener una confianza inquebrantable en Allah y permanecer firme para alcanzar los objetivos a pesar de todas las probabilidades.

En el Noble Qu’ran, Allah nos proporciona dos herramientas poderosas que pueden aliviar nuestras preocupaciones y nuestro dolor: la paciencia y la oración. La oración nos ayuda a soportar y ser pacientes en circunstancias adversas. No podemos controlar todo lo que sucede a nuestro alrededor o a nosotros, pero podemos controlar nuestra reacción a nuestras circunstancias. “Sabr” nos ayuda a crecer espiritualmente y permanecer positivos en momentos de dificultad.

El Profeta del Islam, la paz sea con él, dijo:

¡Qué increíble es el asunto del creyente! Hay algo bueno para él en todo, y esto no es así para nadie excepto para el creyente. Cuando el creyente recibe algo bueno, es agradecido con Allah y obtiene una recompensa. Y cuando le sucede alguna desgracia, la soporta pacientemente, por lo que también es recompensado. (Muslim)

Busca ayuda

El aspecto espiritual es importante, pero los que sufren problemas de salud mental deben buscar asistencia médica para identificar los problemas, si los hay. No hay nada de malo en pedir ayuda. No hay nada de malo en ir a un médico y admitir que uno está experimentando un problema de salud mental y que necesita ayuda psicológica. Sufrir en silencio no es una opción, ya que nos consumirá desde dentro. Como el Profeta, paz y bendiciones sobre él, dijo a uno de sus compañeros: “Ata tu camello y luego confía en Dios” (Tirmidhi) para que no se escape; por lo tanto, es importante que actuemos tatno para preservar nuestro bienestar mental y como nuestra creencia.

Conclusión

El Islam alienta firmemente a los musulmanes a que deben cuidar su salud espiritual, emocional y mental y adoptar un estilo de vida saludable. Es una realidad preocupante que los problemas relacionados con la salud mental son un fenómeno creciente entre las mujeres y los jóvenes musulmanes. Los musulmanes, en conjunto, deben esforzarse más para entender, dentro y fuera de la comunidad, los problemas que resultan en una persona que sufre de problemas de salud mental.

Las creencias normativas culturales que pueden estar mal etiquetadas o no identificadas debido a la insensibilidad cultural también deben abordarse, especialmente en la medida en que dicho etiquetado incorrecto puede conducir tanto a la estigmatización innecesaria de quienes, de hecho, no tienen problemas psiquiátricos, como al fracaso para ayudar a las personas que lo necesitan.

Los miembros de la familia deben proporcionar un “espacio seguro” para que las personas que sufren no se sientan atemorizadas o avergonzadas de “abrirse” y compartir sus emociones y estrés. Los que sufren no deben verse como una carga para la familia; la ayuda apropiada de la familia y los amigos puede aliviar su ansiedad y su dolor.

Las mezquitas y los Imames no son responsables de proporcionar tratamiento médico o ayuda terapéutica, ni de establecer medidas preventivas. Sin embargo, los imames pueden abrir el camino en este sentido al abordar problemas “delicados”, como el estrés mental, la depresión y otros problemas de salud mental, y brindar orientación espiritual y práctica a este respecto.

También se requiere capacitación práctica en ciertos sectores de la comunidad musulmana para ayudar a usar las adversidades, los fracasos, las decisiones erróneas, etc. de manera constructiva y convertir esos aspectos negativos en positivos. Esto nos ayudará a superar los desafíos y fortalecer nuestra creencia.

Los servicios culturalmente receptivos y las intervenciones terapéuticas no tradicionales que pueden ayudar a superar las barreras a los comportamientos de búsqueda de ayuda de salud mental también deben considerarse y, si es necesario, aplicarse.


Fuente: http://imamsonline.com/ Traducido y editado por Truth Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.