app

¿Necesitamos la ética de la religión para ser “buenas personas”?

El ateismo es incapaz de desarrollar un ética real y los cristianos y judíos se han perdido en la modernidad, la única alternativa es el Islam

El ateismo es incapaz de desarrollar un ética real y los cristianos y judíos se han perdido en la modernidad, la única alternativa es el Islam

No.

En realidad, necesitamos específicamente el Islam para ser buenas personas.

Es cierto, hay buenas personas de otras religiones, sin duda. Pero estoy usando el término “bueno” en un sentido técnico para caracterizar a una persona que cumple con todas las obligaciones morales básicas, o al menos se siente mal por no cumplirlas.

Sugerir que solo los musulmanes están en una posición de cumplir con todas las obligaciones morales básicas y que los adherentes de otras religiones están dejando estas obligaciones viola los principios de universalismo que se han extendido tanto entre la gente y los musulmanes en la actualidad. Es casi una perogrullada en la mente de las personas que incluso aquellos sin religión pueden ser moralmente rectos. ¿Pero es esto cierto?

Quienes hacen esta afirmación centran su argumento en un pequeño conjunto de verdades morales.

“POR SUPUESTO, ¡no necesito que Dios sepa que el asesinato está mal!”

“POR SUPUESTO, ¡no necesito que Dios sepa que la violación está mal!”

“¡Si solo te abstienes de asesinar y violar porque Dios lo dice, entonces esto demuestra cuán verdaderamente INMORAL eres tú!”

En realidad, esto demuestra cuán limitada es la comprensión de la moralidad de estas personas. Su moralidad solo consiste en dos elementos: no matar y no violar.

Por lo general, también existe la trivialidad: “Yo no hago daño a nadie. En eso se basa mi moralidad y no requiere creer en Dios, y mucho menos en el Islam”.

Esto, por supuesto, es un sin sentido, porque lo que se considera “daño” es subjetivo y dependiente del contexto. Lo que se considera nocivo varía con el tiempo, de cultura en cultura, e incluso de persona a persona en un solo momento y cultura.

Por lo tanto, incluso si todos estamos de acuerdo en que la moralidad se trata simplemente de prevenir el daño, diferentes personas tendrán puntos de vista ampliamente divergentes sobre el daño. Además, no es fácil “calcular” qué causa daño en primer lugar o qué causa el  mayor o menor daño más o en una situación. Y cuando vemos la forma en que las personas se comportan en la vida real de acuerdo con su moralidad, no parece que estén actuando sobre la base de un cálculo complejo sobre el efecto de los daños. En su mayoría, parece que las personas actúan sobre la base de normas sociales y culturales más amplias de comportamiento aceptable y luego interpretan que todo lo que es socialmente inaceptable es “dañino”.

Estas son las objeciones estándar planteadas contra lo que se conoce como el “principio de daño” en la ética occidental.

Pero la ética islámica es mucho más rica, mucho más matizada y, sí, muy superior a las reflexiones vagas y especulativas de los despliegues liberales del principio del daño (que, de todos modos, no es más que una cubierta para las sensibilidades culturales transitorias).

Los conceptos de adab y juluq, es decir, modales y carácter, son fundamentales para la ética islámica. Como dijo el Profeta:

“Los mejores entre vosotros son los que tienen el mejor carácter y comportamiento”.

Allah también elogió al Profeta, que la paz sea con él por tener un “juluq adhim” (un carácter compasivo, amplio, refinado en el comportamiento).

Cuando miramos el contenido de la ética islámica, adab y juluq, encontramos muchas cosas que no son intuitivas en lo que respecta a las sensibilidades culturales liberales occidentales. Estos son algunos de los ejemplos más destacados:

  1. Gran énfasis para respetar y cuidar a los padres.
  2. El imperativo moral de ayudar a los vecinos.
  3. El significado moral de visitar a los enfermos.
  4. La importancia dada a ayudar a los huérfanos y los pobres.
  5. La necesidad moral de mantener los lazos familiares.

Por supuesto, encontraremos alguna apariencia empobrecida de estos valores en otras religiones y culturas no islámicas. Pero en el Islam, esto no son sutilezas, son deberes. No se te considera una persona moralmente ejemplar por hacer lo anterior. Más bien, simplemente estás haciendo tus deberes morales básicos y si no lo haces en esto, entonces están actuando de forma inmoral . Es una gran diferencia.

Pero hay otros imperativos:

  1. ¿Puede uno ser una persona moral si uno está atormentado por los celos?
  2. ¿Puede uno tener una sólida integridad moral si habitualmente crítica y habla mal de la gente a sus espaldas?
  3. ¿Puede uno considerarse ético en algún sentido si no tiene buenas suposiciones de las personas?
  4. ¿Puede uno ser de alto carácter moral si difunde rumores sin verificar su veracidad?
  5. ¿Puede uno caracterizarse como moralmente recto si participa en transacciones comerciales usureras?

La respuesta a todas estas preguntas es un no; si una persona tiene estas cualidades y no siente culpa y vergüenza e intenta rectificarse a sí mismo, entonces no puede ser considerado una persona moral. Entonces, ¿cómo podría alguien que ni siquiera sabe que estos imperativos morales existen cumplir con ellos? Obviamente no se puede. No vemos a los ateos, por ejemplo, enfatizando cosas como no hablar mal de la gente o los celos o respeto a los padres. Para ellos, la ética se trata de “¡Violación!” Y “¡Asesinato!”.

En realidad, los 10 puntos anteriores son una pequeña porción de todos los imperativos morales del Islam. Por ejemplo, todos estos puntos se refieren a deberes morales para con otras personas. ¿Qué hay de los deberes morales hacia nuestro Creador? Ciertamente, también hay imperativos morales que, en sí mismos, significarían que aquellos que rechazan a Dios son ipso facto moralmente deficientes. Pero, en aras de la discusión, podemos limitarnos a los deberes morales con respecto a otras personas y, sin embargo, los ateos y aquellos que se consagran a una moral secular liberal se encuentran enormemente carentes en su comprensión de lo que la moralidad incluso conlleva.

Algunos podrían argumentar que realmente no existe un imperativo moral para, por ejemplo, respetar a los padres, etc. La respuesta a esto nos lleva profundamente al tema de la meta-ética. ¿Cómo determinamos lo que es o no es moral en primer lugar?

Bueno, podemos comenzar desde una posición completamente escéptica sobre todos los deberes morales. Esto nos haría nihilistas. Si podemos preguntar, ¿por qué es un imperativo moral respetar a los padres, también podemos preguntarnos por qué es un imperativo moral no dañar a los demás? Los ateos y secularistas no tienen una respuesta convincente o incluso consistente a esto. Simplemente miremos el estado de la filosofía moral en los pasillos de la academia occidental. No hay consenso ni siquiera en las preguntas más básicas. Todo está en disputa constante. La confusión es tangible

En lo que a nosotros respecta, los ateos y los secularistas ni siquiera participan en la carrera.

Los teístas, sin embargo, van mucho mejor. Las teologías musulmanas, cristianas y judías proporcionan una teoría general de Dios, el universo y la humanidad. Es en el contexto de estas teorías más amplias en que los imperativos morales se basan y encuentran significado. Estas teorías pueden luego ser evaluadas y comparadas. ¿Cuál es más consistente? ¿Cuál es más convincente?

Cuando miramos la ética cristiana y judía, vemos que han experimentado cambios significativos especialmente en los últimos 100 o incluso 50 años. Por ejemplo, muchas denominaciones cristianas y judías ahora no encuentran reparos morales con el comportamiento entre mismo sexo. Sus consideraciones teológicas y éticas sobre las relaciones familiares y la institución familiar también ha cambiado significativamente para reflejar y acomodar las fuerzas sociales dominantes del secularismo moderno, el liberalismo y el capitalismo. ¿Qué justifica estos cambios? ¿Es una creencia en el progreso, a saber, que la ética debe progresar a medida que avanza la civilización?

Bueno, ¿qué significa el progreso civilizacional? ¿Y qué significa para la ética “progresar” de manera que lo que una vez fue considerado una abominación moral hace 100 años es moralmente permisible o incluso laudatorio ahora? Estas son preguntas para las cuales la mayoría de las denominaciones cristianas y judías no tienen respuestas. Ellos también han sido víctimas de las presiones de la hegemonía cultural moderna. El Islam, por el contrario, ha resistido estas presiones. Esta es la razón por la cual, por ejemplo, el Islam se considera moralmente “retrógrado”, pero el Islam solo es “retrógrado” si los últimos 10 o 20 años de la cultura occidental se consideran el estándar de medida para calificar las religiones. Según esta medida, toda la humanidad antes de, por ejemplo, el año 2000 o 2010 estaba en el oscuro abismo del purgatorio moral. Esta es una perspectiva francamente arrogante sobre la historia del mundo y una narrativa totalmente desapasionada. El Islam evita el dilema completo en el cual la mayoría de los cristianos y judíos están envueltos con sus claras implicaciones.

También podemos evaluar las teorías generales del cristianismo y el judaísmo. Proporcionar críticas completas está más allá del alcance de esta breve publicación, pero el lugar de presión puede ser la Trinidad, por supuesto. En cuanto al judaísmo, su teología históricamente ha tomado mucho prestado del discurso del kalam islámico en el siglo XII (Maimónides es el ejemplo más prominente de un teólogo judío que participa activamente en los debates y el discurso teológico de la España islámica).

Las únicas objeciones que las personas plantean actualmente sobre el Islam son que las prácticas sancionadoras del Corán y la Sunna son problemáticas para las personas con sensibilidades culturales liberales occidentales. Esto es una objeción bastante débil. Muchas de las cosas que las personas consideran objetables hoy en día sobre la ley y la ética islámicas fueron consideradas completamente aceptables y no problemáticas simplemente hace 10, 20 o 100 años. Pero nuevamente, la noción vaga e inconsistente de “progreso moral” se invoca incesantemente para manejar esta obvia crítica. Sin fundamentar lo que significa el “progreso moral” y explicar cómo las verdades morales sobre la naturaleza humana pueden estar condicionadas por el tiempo, estas objeciones no pueden tomarse en serio.

Al final, los musulmanes tienen la teoría general más convincente. Y aquellos de intelecto sano también pueden investigar los detalles de la moralidad islámica, incluidos los imperativos como los 10 enumerados anteriormente, para ver cuán hermosa y profunda es la normatividad islámica en realidad. Los musulmanes, mientras tanto, disfrutan de los dulces frutos de cumplir con el Din en esta vida, así como en la vida por venir, bi idhnillah.


Fuente: https://muslimskeptic.com Traducido y editado por Truth Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.