app

Tawhid: el significado de una vida que merece la pena vivir

Tawhid: el significado de una vida que merece la pena vivir

Una comprensión holística del Tawhid da significado a nuestras vidas

Una comprensión holística del Tawhid da significado a nuestras vidas

Por: Dr. M. Nazir Khan

¿Qué es lo que hace que valga la pena vivir la vida? Algunas personas tienen el lujo de abordar esta cuestión como un mero ejercicio filosófico; para otros, esta pregunta los persigue llevándolos a las profundidades de la depresión.

¿Es la vida realmente la búsqueda de placeres transitorios y la acumulación de riqueza material? ¿Qué sucede entonces cuando la vida se llena de desafíos y dificultades? ¿Por qué molestarse en continuar con esa vida? En este artículo exploramos una perspectiva única que conecta lógicamente nuestro viaje espiritual con la realidad de la existencia.

¿Qué constituye una vida con significado y próspera? Indudablemente, esta es una cuestión que ha sido constante en la las mentes de los filósofos, eruditos y gente común a lo largo del curso de la historia humana. Algunos han incluso cuestionado si acaso hay un propósito. Después de todo, si el universo no es más que una acumulación de partículas, la existencia de mundos, organismos y tu o yo, es puramente casual y, en última instancia, sin sentido . Tu existencia no tiene ninguna importancia, y tu tienes que vivir con eso, como los nihilistas predican.

Sin embargo, el mensaje islámico presenta algo muy diferente. El Corán es muy directo al afrontar la cuestión del significado:

¿Acaso pensasteis que os habíamos creado únicamente como diversión y que no habríais de volver a Nosotros? (Los Creyentes, 23:115)

Entonces, ¿cuál es el propósito de la vida en el Islam? El Corán articula una visión del propósito de la humanidad que combina las dimensiones morales, espirituales e intelectuales. Los seres humanos fueron creados para desarrollar y nutrir su relación con Dios (Qur’an 51:56), pero este viaje espiritual también está ligado al deber ordenar lo reconocido e impedir lo reprobable (Qur’an 3:104). Es una cosmovisión muy comprensiva y muy persuasiva, y todo comienza con el Tawhid.

¿Qué es el Tawhid?

El Tawhid, que se podría traducir como la creencia en un Dios único y sin asociados, no es simplemente una doctrina teórica en el Islam -la creencia en Dios no es como creer que la tierra es el tercer planeta del sol, o que la composición molecular del agua es H2O. Si no que el concepto islámico de la unidad de Dios -conocido en árabe como Tawhid- actúa como paradigma para ver la vida con significado y sirve como una fuerza transformadora en todos los aspectos de la vida.

El Tawhid implica que Dios es la prioridad en nuestra vida, el fin último de nuestro esfuerzo, devoción, obediencia y adoración, del que sólo Él es digno y no hay nada comparable a Su Majestad y Poder.

Ese es Allah, vuestro Señor. No hay dios sino Él, el Creador de todo. Adoradle pues. Él es el Guardián de todas las cosas. (Los Rebaños, 6: 102)

El Tawhid puede ser dividido en dos componentes, con preguntas separadas vinculadas a cada uno:

  1. Tawheed al-Ma’rifah wal-Ithbat (Tawhid de conocimiento y afirmación) – ¿Quién es Dios? ¿Cuáles son Sus Nombres y Atributos? ¿Cómo se ha descrito a sí mismo en Su revelación y qué quiere que conozcamos acerca de él?
  2. Tawheed al-Qasd wal-Talab (Tawhid de devoción y búsqueda) – ¿Cómo me acerco a Dios? ¿Qué es lo que quiere de mí? ¿Cómo puedo vivir mi vida según Su Guía Divina?

Las dos categorías están fundamentalmente conectadas. Todo lo que una persona aprende acerca de Dios le guía hacia el curso correcto de acción para llevar en la vida. Cuando somo conscientes que Dios es el Misericordioso y Compasivo (Qur’an 1:1), nos motiva ha mostrar misericordia y compasión a otros para obtener una comprensión más profunda de lo que significa la misericordia y compasión. Una vez que lo haces, te acercas a Dios de una manera muy profunda. Cuando se es consciente de que Dios es el más generoso, nos lleva a mostrar gratitud hacia Dios y aumentar la generosidad hacia los demás. Cuando somo conscientes de que Dios es el Más Justo, hacemos un esfuerzo por ser justos y por establecer la justicia. El famoso erudito de teología islámica y psicología espiritual, Imam Ibn al-Qayyim (d.751H), escribió:

Dios ama Sus Nombres y Atributos, y Él ama las consecuencias de Sus Atributos y sus manifestaciones sobre los siervos. Así como Él es hermoso, ama la belleza; como Él es el Más Perdonador, ama el perdón; como es El más generoso, ama la generosidad; como Él es Omnisciente, ama a la gente de conocimiento… Dios imita a aquellos que imitan Sus Atributos, Él está con ellos de acuerdo a cuánto de estas cualidades reflejan, y esto es una forma único y especial de compañía … “.

Por lo tanto, el entendimiento del Tawheed desempeña un papel psicológico fundamental en la motivación del ser humano para experimentar el desarrollo moral y esforzarse por maximizar el potencial como vehículo de la Divina Misericordia de Dios a los demás (lea más en este artículo sobre la misericordia en el Islam).

El viaje de los viajes

Ser un ser humano en este planeta nos presenta múltiples oportunidades, las cuales uno puede considerar o simplemente ignorar. Por un lado, está el viaje intelectual -hay tanto sobre el mundo y sobre nosotros mismos que podemos analizar, explorar, descubrir y aprender. No hay ninguna razón empírica obvia por la que el mundo sea comprensible o se preste a nuestros esfuerzos explicativos, pero así son las cosas, y hay una tremenda cantidad que podemos aprender. En segundo lugar, está el camino moral de mejorarnos a nosotros mismos como seres humanos y ser más amables, más compasivos, más generosos, más justos, más honestos y más amorosos en la forma en que interactuamos con los que nos rodean. Una vez más, no hay ninguna razón empírica evidente por la que deberíamos desarrollar estos rasgos, pero la presencia de esta oportunidad en las vidas de los seres humanos es indiscutible. En tercer lugar, está el camino espiritual que es el anhelo natural del ser humano por propósito, significado y valor, que sigue siendo totalmente inexplicable al paradigma materialista o nihilista.

Cualquier filosofía de la vida, o ideología o religión, debe hacer que estos aspectos de la vida humana sean suficientemente significativos y unificar los dominios intelectual, moral y espiritual. Si una persona no ha encontrado tal forma de vida, él o ella continúa buscando hasta que la encuentra. ¿Qué enseña el Islam sobre estas dimensiones fundamentales de la vida humana?

Estas tres dimensiones de la vida humana -espiritual, intelectual y moral- fueron entregadas al padre de todos los seres humanos, el Profeta Adam,la paz sea con él. Ibn al-Qayyim cita la siguiente historia como una evidencia en su obra Rawdatul-Muhibeen:

Algunas de las personas de conocimiento han dicho: Cuando Dios puso a Adán en la tierra, envió Yibril (Grabriel) con tres cosas: Deen (espiritualidad), Khuluq (Moralidad), y ‘Aql (Intelecto) y dijo: “Allah te ha dado la elección entre estos tres”. Adam respondió: “¡Oh Yibril, no he visto nada mejor que ésto excepto en el Yannah!”. Luego extendió la mano y tomó el intelecto para sí mismo y les dijo a los demás que ascendieran de nuevo. Ellos respondieron: “Se nos ha ordenado estar con el intelecto, donde quiera que vaya”. Así que los tres se le dieron a Adam.

Después, Ibn al-Qayyim comenta que estos tres rasgos otorgados a la humanidad son los rasgos más nobles con los cuales Dios ha honrado a cualquiera de Su creación. Para que se desarrollen sin embargo, debe haber fuerzas opuestas y por lo tanto, en oposición a estas tres cualidades Adámicas (intelecto, moral, espiritualidad), Dios ha creado los deseos mundanos (al-Hawa) que comprometen el compromiso de uno con la creencia/espiritualidad, los susurros del Shaytan, que compromenten nuestra la moralidad, y las oscuras tendencias de la propia psique (Nafs al-Ammarati bi-Su) que pone en duda el compromiso con la racionalidad/intelectualidad.

El Islam es el único camino que proporciona un sistema plenamente integrado de guía que puede explicar con éxito estas tres dimensiones de la vida humana. El Islam lo hace de la siguiente manera:

1) El viaje intelectual -este es el concepto de ‘Ilm (conocimiento) en el Corán. Hay más de setecientos cincuenta versículos del Corán que invitan al ser humano a la contemplación racional, la investigación, el análisis intelectual y la reflexión sincera. El Corán presenta todo el conocimiento de dos tipos fundamentales: -ayat al-Qur’aniyah, signos de Dios en la Revelación, y ayat al-Kawniyyah, signos de Dios en la naturaleza. La conciencia humana desempeña fundamentalmente un papel interpretativo al buscar significado en la realidad externa del cosmos y en la realidad revelada de la Escritura Divina. En este sentido, toda la empresa científica adquiere significado sagrado como una hermenéutica de los ayat (signos) de la naturaleza. Cuanto más nos volvemos conocedores de la naturaleza y de las Escrituras, más consciente somos de la realidad Divina.

¿Es que no ves que Allah hace que caiga agua del cielo y con ella hacemos que salgan frutos de diferentes colores? ¿Y que hay montañas de vetas blancas y rojas, de matices distintos, y hasta de un negro oscuro? ¿Y que los hombres, las bestias y el ganado también son de distintos colores? En realidad sólo temen a Allah aquéllos de Sus siervos que tienen conocimiento; es cierto que Allah es Poderoso, Perdonador. (Al Fatir, 35:27-28)

2) El viaje moral: este es el concepto de Birr (la rectitud) en el Corán. El mensaje islámico está necesariamente dirigido a cultivar el desarrollo moral en los individuos y en la comunidad, como dijo el Profeta Muhammad:

Sólo he sido enviado para perfeccionar las buenas cualidad de carácter.

La creencia de una persona en Dios debe manifestarse en el comportamiento de uno hacia los demás. Si una persona no es capaz de comprender esto, no ha entendido la grandeza del mensaje islámico. El Profeta dijo:

Un siervo no alcanza la realidad de la creencia hasta que uno ama para su hermano (entendido como tod la humanidad, según an-Nawawi) la que uno ama por sí mismo. (Musnad Ahmad).

El famoso erudito islámico Ibn Taymiyyah declaró: “Toda la religión gira en torno a dos fundamentos: la sinceridad a Dios y la misericordia a Su creación”.

3) El viaje espiritual – este es el concepto de Taqwa (conciencia reverencial de Dios) en el Corán. El Corán resume el mensaje entero del Profeta Muhammad como uno de purificación espiritual (Corán 2:151). Purificar el alma implica la eliminación de rasgos que son obstáculos en el camino hacia Dios y el cultivo de rasgos que acercan el corazón a Dios.

Para ello, una persona debe explorar su propia fenomenología y escudriñar sus pensamientos, ideas, emociones y aspiraciones, con el fin de remediar cualquier enfermedad del corazón.

La arrogancia es una enfermedad espiritual que puede desviar a uno de Dios y socavar la búsqueda moral e intelectual (Corán 7:146). El objetivo de todas las experiencias humanas en la vida es purificar el corazón de y encontrarnos ante Dios en el Día Final con un corazón puro y limpio (Corán 26:87-89).

Tawhid mezcla lo espiritual, moral e intelectual -el objetivo espiritual de acercarse a Dios implica el objetivo moral de hacer el bien hacia su creación y el objetivo intelectual de analizar los signos de Dios en las Escrituras y la naturaleza.


Fuente: http://spiritualperception.org Traducido y editado por Truth Seeker ES

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply