app

Ciencia en lugar cientificismo: un ejemplo del cavernícola

Ciencia en lugar cientificismo: un ejemplo del cavernícola

Las pinturas del hombre de la caverna es un indicación de su predisposición a observar y apreciar la belleza del universo

Las pinturas del hombre de la caverna es un indicación de su predisposición a observar y apreciar la belleza del universo

Por: Joseph Pearce

La ciencia es buena, pero el cientificismo no. La ciencia observa el cosmos objetivamente, científicamente. El cientificismo no.

La ciencia, en el sentido más amplio de la palabra, derivada del latín scientia, significa, simplemente, “conocimiento”. En este sentido, todas las ramas del conocimiento pueden ser consideradas como ciencia. La filosofía es una ciencia, la historia es una ciencia, la teología es una ciencia, etcétera. En el sentido más estricto, que es la forma en que el mundo moderno utiliza la palabra, la ciencia se limita al conocimiento del cosmos físico, tal como se observa empíricamente y objetivamente. Esta forma de ciencia habría sido lo que Aristóteles llamó ‘física’, para distinguirla de las otras formas de scientia, es decir, metafísica y matemáticas, o lo que los medievales habrían llamado filosofía natural, es decir, el amor a la sabiduría que se aprende de la naturaleza.

La ciencia es buena, ya la entendamos en el sentido más antiguo, más amplio de la palabra o en el sentido más nuevo y estrecho. El cientificismo, por otro lado, no es bueno, principalmente porque no es ciencia.

Entonces ¿qué es el cientificismo?

El cientificismo es una ideología dogmática que postula que la “ciencia”, en el signficado más reducido de la palabra, tiene las respuestas a todas las preguntas. Para los creyentes en el cientificismo, las afirmaciones de la metafísica son inválidas y no tienen relación con la realidad. El cosmos físico es todo lo que existe. No existen más que tres dimensiones (o cuatro, si incluimos el tiempo como una dimensión) que se perciben con nuestros cinco sentidos. Esto es todo lo que existe y esto es, por tanto, todo lo que vale la pena estudiar.

El problema con el cientificismo, o uno de sus muchos problemas, es que tiende a tener prejuicios y por lo tanto no es muy científico. Veamos, por ejemplo, la visión cientificista de nuestros antepasados antiguos.

Hay una presunción de que el llamado cavernícola era brutal o incluso bestial. G. K. Chesterton, en El hombre eterno, alude a la, así llamada, visión científica del hombre de las cavernas adicto al garrote y cuya principal ocupación era golpear a su esposa en la cabeza y arrastrarla por el pelo. Sin embargo, esa “ciencia” no era muy científica porque se basaba en una presunción prejuiciosa sobre la naturaleza del hombre “primitivo” y no sobre ninguna evidencia real. Chesterton se lamentaba de que “la gente se ha interesado por todo lo relacionado con el cavernícola, excepto lo que hacía en la caverna”. La evidencia era “bastante poca”, admitió Chesterton, “pero se refiere al verdadero cavernícola y su cueva y no al hombre de la caverna inventado por la literatura y su garrote “. Insistiendo en que permanezcamos verdaderamente científicos, Chesterton nos recuerda que “será valioso para nuestro sentido de la realidad considerar, sencillamente, cuál es la evidencia real y no ir más allá”.

“Lo que se ha encontrado en la cuevas no ha sido el garrote, el horrible sangriento sangriento deformado por el número de mujeres que había golpeado en la cabeza”, escribe Chesterton. “La cueva no era un lugar lleno de esqueletos de esposas asesinadas; no estaba lleno de cráneos femeninos dispuestos en hileras y todos agrietados como huevos”.

Lo que realmente se encontró en la cueva, la evidencia física real, los datos científicos, eran obras de arte, pinturas de animales, que, como señala Chesterton, “fueron dibujadas o pintadas no sólo por un hombre, sino por un artista”.

“Cuando novelistas, educadores y psicólogos de todo tipo hablan del cavernícola”, continúa Chesterton, “nunca lo conciben en relación con nada que esté realmente en la cueva”. El espíritu del hombre de la cueva está siempre conectado a la gratificación De impulsos lujuriosos o violentos y nunca con el deseo de crear cosas hermosas. Como nosotros, el hombre de la caverna era “realmente diferente a todas las demás criaturas; porque era un creador y una criatura”. Independientemente de si vivía en la cueva, o si simplemente iba allí a pintar, el hombre de la caverna es nuestro vecino, conectado a nosotros a través del abismo de los siglos por nuestra humanidad común y compartida.

“El arte es la firma del hombre”, dice Chesterton. También es algo que trasciende la comprensión del cientificismo. Los sabios, tanto si viven en cuevas como en palacios, siempre han contemplado con asombro las estrellas, reflexionando sobre la bondad, la verdad y la belleza del cosmos. Sólo el tonto, cegado por su propio prejuicio, no ve nada que importe porque no ve más que materia.


Fuente: http://www.intellectualtakeout.org Traducido y editado por Truth Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply