app

Como interactúan nuestros pensamientos con el universo

A través de la física cuántica podemos entender como funciona la materia y la energía  y como nuestros pensamientos las afectan

A través de la física cuántica podemos entender como funciona la materia y la energía y como nuestros pensamientos las afectan

Por: Redacción

Usando la ciencia, parece que ahora podemos explicar cómo interactuamos el universo a través de nuestros pensamientos. La Mecánica Cuántica es la piedra angular entre nosotros y el Universo, entre lo que queremos y lo que realmente sucede en lo natural.

Fotones

Todo comienza con el fotón, ese pequeño corpúsculo de luz. Un fotón es un paquete de energía de una longitud de onda dada; hay luz de ciertas longitudes de onda que podemos ver. Por lo tanto, rojo, azul, amarillo son todas las longitudes de onda visibles para nosotros, mientras que los rayos infrarrojos, ultravioleta y gamma no lo son. A partir de esto, un científico llamado Max Planck definió una ecuación para describir la energía de la luz. Dijo que la energía de un fotón dado es igual a su frecuencia multiplicada por una constante que lleva su nombre, que llamamos la constante de Planck. Esta fórmula simple se escribe como E = h v, donde “h” es la constante de Planck, y “v” es la frecuencia del fotón. La constante de Planck es un número muy pequeño, que es igual a 6.63 x 10 ^ -34 Joule-seconds, por lo que podemos esperar que la energía de un solo fotón sea igualmente pequeña. Pero recuerda que en un haz de luz dado hay muchos más fotones que hojas de hierba en tu patio trasero.

Ahora, algo más a tener en cuenta aquí fue en realidad una contribución de uno de los mayores detractores de la mecánica cuántica, Albert Einstein. Dijo que la energía y la materia son lo mismo, que toda la materia está compuesta de energía. Su ecuación es aún más famosa, E = mc ^ 2, donde “m” es la masa de un objeto y “c ^ 2” significa la velocidad de la luz al cuadrado. Entonces todo importa, tú, yo, esta publicación que estás leyendo, el ordenador en el que la estás leyendo, está hecho de energía. Pero, ¿qué es la energía? Bueno, Einstein continuó diciendo que la luz es, de hecho, una partícula muy pequeña con la energía descrita por la ecuación de Planck, por lo que la energía en su forma más pura es transportada por fotones de luz. Por lo tanto, todos estamos formados por luz limitada.

Hablamos de la luz como si fuera una partícula, incluso cuando decimos que los fotones son paquetes discretos de energía. Pero la luz tiene una longitud de onda, lo que la convierte en una onda. Entonces, ¿es una partícula u onda? La respuesta es ambas. Por lo tanto, tenemos dos de los preceptos básicos de la Mecánica Cuántica. El primero: la energía no es un flujo continuo, sino una corriente de unidades discretas, aunque muy pequeñas, que llamamos cuantos. El segundo es que los fotones se comportan tanto como partículas como ondas. Al principio sonaba bastante raro, pero cuando la gente lo pensó se dieron cuenta de que eso explicaba por qué los electrones solo se encuentran en ciertos niveles de energía.

La energía constituye la materia, los electrones son una forma de materia, por lo que los electrones se componen de energía, lo que significa fotones. Que la luz se componga de corrientes de partículas individuales obliga entonces a los electrones a habitar únicamente niveles de energía específicos cuando están en órbita alrededor del núcleo de un átomo. Cuando un electrón cede o recibe energía, lo hace en la forma de ceder o recibir fotones de luz (de los que está compuesto). Como se ve que los fotones vienen en paquetes discretos y no en flujos continuos de energía, entonces un electrón se limita a intercambiar energía únicamente en múltiplos de estos paquetes mínimos de energía; no se permiten cantidades fraccionarias de un solo fotón. Cuando está en órbita alrededor del núcleo de un átomo si un electrón se acerca o se aleja del núcleo (es decir, eleva o reduce su energía), puede hacerlo solo en múltiplos de la energía de un fotón. Esto se traduce en que hay niveles de energía muy específicos que un electrón puede obtener en órbita alrededor del núcleo. Es como los pasos en una escalera: no puedes subir medio paso. Los pasos serían los niveles de energía y el espacio entre los pasos está determinado por el tamaño de un fotón.

Esta insistencia en niveles de energía discretos dicta cómo los átomos interactúan entre sí, lo que forma la química de la materia en general, desde las estrellas hasta nosotros mismos. Por lo tanto, se puede entender que la naturaleza de las cosas más pequeñas puede tener un tremendo impacto en todo lo demás, en la naturaleza de nuestra realidad. La formación de la materia en nuestra realidad es, en esencia, el resultado de las ondas cerebrales.

Pensamientos = energía

Energía = materia

Pensamientos = materia

Nuestros pensamientos son el lenguaje del universo: la frecuencia de nuestros pensamientos, no las palabras que usamos para describir nuestros pensamientos. El Universo nos envía de vuelta exactamente lo que estamos pidiendo. Sin embargo, no está escuchando nuestras palabras, solo nuestras ondas cerebrales. El universo no juzga; simplemente devuelve lo que proyectamos con nuestras ondas cerebrales. Estas ondas se pueden medir y representan nuestra conciencia. Es nuestra conciencia la que crea nuestro mundo en lo natural. Por lo tanto, por primera vez en la historia del hombre, pide y se te dará es una cita de los libros revelado que se puede explicar utilizando la teoría cuántica.


Basado en el artículo: https://www.huffingtonpost.com Traducido y editado por Truth Seeker Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.