app

Las siete fases de la vida del Profeta Muhammad

La vida del Profeta Muhammad se puede dividir en siete fases en las que ejerció roles distintivos que son paralelos a las diversas etapas de la vida humana. En la imagen la Mezquita del Profeta en tiempos Otomanos.

La vida del Profeta Muhammad se puede dividir en siete fases en las que ejerció roles distintivos que son paralelos a las diversas etapas de la vida humana. En la imagen la Mezquita del Profeta en tiempos Otomanos.

Por: Javeed Akhter

La erudición tradicional divide la vida del Profeta Muhammad, que la paz sea con él, en las fases de La Meca y Madina. Esto es cronológicamente válido y representa dos aspectos generales de su vida: el antes y después del evento decisivo de la Migración. Es históricamente importante y marca el comienzo del calendario islámico.

Además de esto, creo que la vida de Muhammad de se puede dividir, naturalmente, en siete fases. Cada fase presenta un aspecto diferente de su personalidad y destaca una faceta diferente de su misión. Estudiar la misión del Mensajero en sus diversas fases y analizar su dinámica interna es importante, ya que le da relevancia narrativa para hoy. Dado que su vida está mejor documentada que la de otros profetas y líderes de las principales religiones mundiales, es posible construir este análisis sobre una base histórica.

La búsqueda de la luz en un período de oscuridad: el buscador de la verdad

Como se registra en su biografía (Seerah), encontramos al Profeta Muhammad reflexionando sobre los males sociales durante años. La sociedad en la que nació estaba en un estado de caos moral, religioso, económico y social. Es difícil resistirse a establecer analogías entre el mundo del siglo VII y el estado de la moral humana en el mundo de hoy al comienzo del nuevo milenio. La familia nuclear de dos padres, hombre-mujer, como unidad central de la sociedad, se ha erosionado seriamente en Occidente. La explotación sexual descarada en los medios es común y el sexo ilícito es tolerado e incluso aceptado. La violencia en el hogar, contra las mujeres, los niños y la violencia en las calles es una rutina espantosa.

El abuso de sustancias está muy extendido, con Estados Unidos como el mayor consumidor de drogas del mundo. El alcoholismo es rampante, especialmente entre los estudiantes universitarios, y solo hay débiles intentos de abordar el problema. Los afroamericanos han sido liberados como esclavos desde hace un siglo y medio, pero muchos todavía están atrapados en un ciclo interminable de pobreza y discriminación, que, en cierto modo, es una forma de esclavitud económica. Debido a un sistema que permite un crecimiento ilimitado de la riqueza sin alentar una redistribución adecuada, las disparidades e injusticias económicas continúan creciendo a un ritmo alarmante.

Hay muchas características excelentes en las sociedades occidentales, especialmente en los Estados Unidos, que incluyen la libertad de pensamiento, expresión y reunión, una actitud tolerante hacia las excentricidades en la naturaleza humana y la ambición de ser una sociedad justa y compasiva. Sin embargo, estas cualidades del estadounidense común no siempre se reflejan en los responsables y líderes políticos.

El desmoronamiento del tejido moral en la sociedad actual debe pesar mucho en las mentes de las personas con perspicacia; pueden obtener consuelo personal e inspiración de la vida del Profeta. La sociedad tribal árabe del siglo VII, cuya estructura se basaba en la codicia, el libertinaje y la violencia, fue transformada en muy poco tiempo, por el Profeta, en una sociedad con uno de los más altos estándares morales de la historia.

La compasión, la humildad, la devoción a Dios y el igualitarismo reemplazaron las viejas actitudes tribales, bien arraigadas, de orgullo en la riqueza, la familia y el comportamiento egocéntrico y de clase. Las mujeres, por primera vez en la historia, tenían derechos y dignidad, y los sectores vulnerables y débiles de la sociedad estaban protegidos. La sexualidad fue eliminada de la prudencia pública y se volvió privada y saludable. La riqueza fue re-circulada para que incluso los segmentos más pobres de la sociedad recibieran energía y la indigencia se extinguiera.

El advertidor y exhortador

Durante uno de sus retiros de meditación a una cueva cerca de La Meca, el Profeta Muhammad recibe la revelación. La Revelación Divina es la reafirmación del hecho de que el conocimiento celestial es esencial para guiar el intelecto humano inherentemente limitado. La profundidad de esta comprensión de que él es el destinatario de esta Revelación Divina y la enormidad de la tarea por delante lo sobrecoge. Inicialmente, comparte el mensaje solo con su familia más cercana y algunos partidarios leales. Es a la vez fascinante y revelador que incluso el individuo que luego sería calificado como el hombre más influyente en la historia humana tuvo estos períodos iniciales de duda e incertidumbre sobre su misión. Fue la tranquilidad del Corán y la confianza y el apoyo de su esposa Jadiyah (que Allah esté complacido con ella), y sus compañeros cercanos lo que le proporcionó el apoyo que necesitaba, ¡sin duda una lección para nosotros!

El optimista estoico

La siguiente faceta de su vida es lograr un cambio proactivo al invitar a las personas (Dawa) al Islam. Con ello viene la inevitable hostilidad de los poderes arraigados en la sociedad. El cambio siempre es amenazante, y cuanto mayor es el cambio, más amenazante es. Esto sería cierto para el cambio en contra de cualquier sistema establecido de prácticas, ya sea económico, social o conductual. También sería cierto para el cambio en el comportamiento personal, como usar ropa inmodesta, promiscuidad y consumo de intoxicantes.

Cambiar las actitudes que valoran el orgullo por la riqueza y el país, o la clase y el color de la piel, en general, también sería difícil. No es sorprendente que la lucha por el cambio se convierta en una amenaza para la vida. Muhammad, que la paz sea con él, tuvo que arriesgar su vida y en varias ocasiones la naciente comunidad musulmana se enfrentó a la posibilidad de una extinción total. La fortaleza frente a la adversidad es la característica más destacada de esta fase. La paciencia y el estoicismo que Muhammad muestra durante esta fase ha sido una fuente de fortaleza para muchos musulmanes que se han visto asediados por circunstancias aparentemente desesperadas.

El líder pluralista

La migración, que marca el comienzo de la siguiente fase, implica una planificación cuidadosa y una ejecución meticulosa. Muhammad muestra que la autoayuda y la confianza en Allah van juntas y son esenciales para el éxito. Con su nominación por parte de la comunidad en Medina para un puesto de liderazgo, muestra otra faceta de su personalidad: la capacidad de crear una sociedad verdaderamente pluralista con equidad y dignidad para todos los grupos religiosos y étnicos.

En un período muy corto después de la migración a Medina, Muhammad demuestra que es capaz de unir varias facciones y establecer estándares ejemplares de cooperación entre ellas. Pasa de ser una persona bajo constante persecución a un líder con una gran responsabilidad administrativa y judicial. El «Pacto (Constitución) de Medina» que establece las reglas de vida en una sociedad pluralista es un documento que debe estudiarse cuidadosamente e implementarse al máximo en el inevitable mundo multirreligioso y multicultural de hoy.

El guerrero valiente pero reacio

Después de un breve respiro, su misión es consumida por la necesidad de luchar en guerras de supervivencia. Estas tres guerras en cuatro años, Badr, Uhud y Ahzab, además de representar una amenaza física, deben haber sido extremadamente distractoras y exigentes de su tiempo y energía. Sin embargo, el trabajo de construir la comunidad continúa.

Es importante recordar que, aunque se enfrentó a oponentes muy agresivos, el Profeta y sus seguidores nunca iniciaron ni instigaron ninguna guerra. Muhammad y los musulmanes participaron en estas batallas con gran disciplina, evitando lesiones a los inocentes y utilizando solo la fuerza mínima necesaria. Las mujeres, los niños y los no combatientes no debían ser dañados. Cuando el enemigo dejaba de pelear, se le daba una tregua inmediata.

Se prohibió dar un golpe por la ira, incluso en la batalla. Utilizaba estrategias innovadoras en las batallas, que incluyen el uso de la trinchera como defensa. Durante la excavación de la zanja, él fue un participante activo. Consulta frecuentemente (Shura) con sus compañeros y sigue la opinión de la mayoría (Ijma’), incluso cuando a veces va en contra de su propio juicio.

El estadista por excelencia y maestro

Durante la siguiente fase, muestra su capacidad de compromiso y demuestra la previsión y la sabiduría para darse cuenta de que la paz, incluso en términos aparentemente desfavorables, es mejor que la hostilidad. El «Tratado de Hudaybia» también debe ser estudiado y emulado por todos los que negocian con sus oponentes. El dividendo de la paz, después de este tratado con los Quraysh, fue enorme y resulta en un aumento exponencial en el número de musulmanes.

Esto también permitió la construcción de un modelo y sociedad justa que funciona de manera coherente. Se permite acumular riqueza, pero ha circular de manera justa incluso hasta los capilares más pequeños del sistema económico de la comunidad. Es una sociedad igualitaria con equidad y justicia para todos, gobernada por consulta mutua, igualdad ante la ley y protección de sus miembros más vulnerables, mujeres, niños, huérfanos, indigentes y esclavos.

Como lo ilustran muchos incidentes de esta fase de su vida, el Profeta demuestra ser un estadista ejemplar. Media las disputas, desactiva situaciones potencialmente explosivas con facilidad, permitiendo que las partes en conflicto se retiren como amigos y aliados. No tiene miedo de correr riesgos, pero nunca es imprudente y se compromete por el bien de la paz. Sus emisarios a otras naciones traen consigo un mensaje de cooperación que busca un terreno común. Cuando hace una promesa, siempre la cumple. Si la otra parte rompe el compromiso, no se inmuta ante las medidas apropiadas para mantener la santidad del compromiso.

El gobernante compasivo y el líder espiritual.

La fase final comienza con la conquista de Makkah, que es una demostración de una planificación meticulosa y el uso de una fuerza abrumadora para lograr una victoria prácticamente sin pérdida de vidas a ambos lados del frente de batalla. La asombrosa magnanimidad y humildad mostrada durante la victoria por Muhammad y sus compañeros no tienen comparación en la historia. Es humilde en la victoria, compasivo e indulgente incluso con sus oponentes más intratables.

El sermón final consolida los cambios sociales, económicos y morales que se han producido en la sociedad. Es hora de prepararse para el final.

La anatomía de la misión, su crecimiento y evolución en cierto modo son paralelos a las diversas etapas de la vida humana misma. Estas diversas fases reflejan no solo la creciente sofisticación del mensaje, sino también la creciente madurez de la audiencia a quien se dirige el mensaje. La audiencia crece en su comprensión de lo que se necesitaría para soportar la carga de transmitir el mensaje a la posteridad. La misión del Profeta en su análisis más fundamental era interpretar y difundir la enseñanza coránica. Esta espiritualidad centrada en el Corán sigue siendo el tema constante en todas las fases de su vida. El Corán dice acerca de él: «Realmente en el Mensajero tenéis un hermoso ejemplo» (Al-Ahzab 33:21). Su esposa Aisha (que Allah esté complacido con ella) lo llama la “el Corán andante”. Es este legado complementario del Corán y la Sunnah que es nuestra bendición especial.

Con el tiempo, han surgido muchas diferencias basadas en el dogma, la política, los cultos de la personalidad y los egos entre los seguidores del Islam. A pesar de muchas sectas heterodoxas, los mensajes centrales del Corán y su realización en la vida del Profeta están vivos y con fuerza y continúan proporcionando consuelo espiritual, satisfacción intelectual y disciplina social a muchos que hacen del Islam la religión de más rápido crecimiento en el mundo.


Javeed Akhter es el Director Ejecutivo del Instituto de Política y Estrategia Internacional con sede en Chicago y es autor del libro «Las siete fases de la vida del profeta Muhammad«. / Traducido y editado por Truth Seeker Es

Share

    1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No Ratings Yet)
    Cargando...

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.