app

La ley de la polaridad en el Islam

La ley de la polaridad es la que establece que todo cuando existe tiene su polaridad opuesta. Todo menos Dios, que es singularidad pura. 

La ley de la polaridad es la que establece que todo cuando existe tiene su polaridad opuesta. Todo menos Dios, que es singularidad pura.

Por: Redacción

La ley de la polaridad es la que establece que todo cuando existe tiene su polaridad opuesta. Todo menos Dios, que es singularidad pura. 

La esencia del Tawhid (la unidad de Dios) es que Dios es uno, nada puede compararse con Él, nada se le asemeja y nada está por encima de suya.

Di: Él es Allah, Uno. Allah, el Señor Absoluto.*[A Quien todos se dirigen en sus necesidades.] No ha engendrado ni ha sido engendrado. Y no hay nadie que se Le parezca. (Surah Al-Ijlas, 112:1-4)

La implicación de estas declaraciones es que todo lo que no es Dios tiene algo con lo que se puede comparar, algo que se le parece, algo que está por encima o algo que necesita para su misma existencia. Esto se llama polaridad:

Y hemos creado dos parejas de cada cosa para que tal vez reflexionarais. Así pues refugiaos en Allah, pues realmente yo soy, de Su parte, un claro advertidor para vosotros. Y no pongáis junto a Allah a otro dios. (Surat Adh-Dhariyat 51:49-51)

Dios dice claramente en el Corán que ha hecho toda la creación con su polaridad correspondiente y que Él es la Única singularidad verdadera. Esto lo que se entiende por Tawhid. Todo (kul shay) significa todas las cosas, ya sean formas de vida, objetos, ideas e incluso los valores que Él nos ordena abrazar.

Este versículo también tiene otro significado profundo: todo cuanto ocurra aparecerá siempre con su polaridad en alguna forma o manera. Dios se habla de a la polaridad en su creación y nos dice que nos dirijamos hacia Él.

La polaridad de todo elemento es una señal de de que ha sido creado. Cuando dos elementos que se necesitan el uno al otro están en perfecto equilibrio, hace falta un agente exterior que lo desequilibre. Por ejemplo, la existencia del universo y todo cuento contiene y la no existencia. Sabemos que la existencia del universo tiene un punto de comienzo, pero antes de esto, existencia y no existencia están en equilibrio, es una polaridad sin dinámica de movimiento. Para que se de una -la existencia- sobre la otra -la inexistencia- hace falta un agente externo que las desequilibre.

Todo elemento necesita de su polaridad para ser conocido. No podríamos saber que es la luz si no hubiese oscuridad. No podríamos saber qué es el hombre sino existiese la mujer. De hecho, solo existe el hombre y la mujer puesto que existe su polaridad (de otro modo, si solo hubiese un tipo, no habría necesidad de definirlo). Si solo hubiese hombres o mujeres, por ejemplo, y todos los humanos fuesen o de un sexo o del otro, entonces no habría ni hombre ni mujeres, solo habría seres humanos.

Dios indica que nunca podemos escapar de las polaridades de las cosas que perseguimos en este mundo, todo está acoplado y se manifestará con su polaridad. Es solo Dios quien puede proporcionar lo que estamos buscando sin ninguna polaridad.

Por ejemplo, si uno busca riqueza en esta vida, la obtendrá por la privación de otra cosa. Podría acumular una gran riqueza a costa de su tiempo, salud o familia. En muchos casos, una polaridad puede ser sutil, lo que significa que las personas los ignoran con graves consecuencias.

Como todo, excepto Dios, tiene sus dos polos, llevar cualquier cosa al extremo exacerbará sus diferencias. La armonía solo se puede lograr cuando los dos polos están equilibrados entre sí.

El ser humano busca la perfección de la singularidad pero mientras la busque en la creación -que es polaridad- nunca la encontrará. Solo cuando busca la perfección de la singularidad en Dios, podrá encontrar lo que busca.

Share

    1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No Ratings Yet)
    Cargando…

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.