app

¿Qué significa someterse a Dios?

Someterse a Dios es someterse a potencialidades ilimitadas e inacabables. Esto hace que la sumisión sea un compromiso con potencialidades ilimitadas de realizaciones cada vez mayores.

Someterse a Dios es someterse a potencialidades ilimitadas e inacabables. Esto hace que la sumisión sea un compromiso con potencialidades ilimitadas de realizaciones cada vez mayores.

Por: Khaled Abou el Fadl

Es bien sabido que la palabra Islam significa sumisión, y la demanda islámica básica es que los seres humanos deben someterse a Dios, y a nadie y nada más. Los seres humanos deben luchar para vencer sus debilidades, controlar sus impulsos y dominarse a sí mismos. Solo al obtener dominio sobre el ser puede este ser sometido significativamente a Dios. Si el yo es controlado o dominado por el ego, los impulsos, los miedos, las ansiedades, los deseos y los caprichos, entonces intentar someter este yo altamente comprometido no es muy significativo; uno no puede someter lo que no controla en primer lugar.

Además, según el Corán, los seres humanos son los regentes y agentes de Dios en esta tierra. Poseen un poder divinamente delegado para civilizar la tierra (ta‘mir al-ard), y se les ordena que no la corrompan. Los seres humanos son responsables individualmente y ningún ser humano puede llevar las faltas de otro ni ser considerado responsable en el Más Allá por las acciones de otro. Dado que los seres humanos son directamente responsables ante Dios, su sumisión a Dios necesariamente significa que no se someten a ningún otro. Entregar la voluntad o la autonomía propia a otro ser humano es como renegar de la relación de agencia con Dios. Cada persona, como agente directo de Dios, debe ejercer su conciencia y mente y ser totalmente responsable de sus pensamientos y acciones. Si una persona entrega su autonomía a otra, en efecto, esa persona está violando los términos de su agencia. Tal persona estaría asignando sus responsabilidades de agencia a otra persona y incumpliendo sus deberes fiduciarios hacia Dios.

Por lo tanto, la primera obligación de un musulmán es obtener control y dominio sobre sí mismo; la segunda obligación es asegurar que no entrega ilegalmente su voluntad y autonomía como agente a otro; y la tercera obligación es rendirse total y completamente a Dios. Sin embargo, este acto de rendición no puede ser rencoroso o basarse en la desesperación y no puede surgir de la sensación de que no hay otra alternativa que rendirse. Rendirse por ansiedad o miedo al castigo es mejor que desafiar a Dios, pero es una sumisión vacía y sin sentido. La sumisión debe estar anclada en sentimientos de anhelo y amor. Someterse a Dios no es simplemente un acto físico de resignación y aceptación. Más bien, la sumisión genuina debe guiarse por un anhelo y amor por la unión con lo Divino. Por lo tanto, aquellos que se someten no encuentran satisfacción simplemente en la obediencia sino en el amor, un amor por la misma Divinidad de la que provienen.

Huelga decir que la orientación puritana en el proceso de militarización del Islam ha retratado el acto de sumisión como si fuera un acto de obediencia de soldados humildes a las órdenes de un oficial superior. Además, debido a que el puritanismo imagina que la sumisión es un proceso de orden y obediencia, se vieron obligados a reducir el discurso de Dios a un conjunto de mandamientos. El Corán, en la imaginación puritana, se convirtió en un manual militar que establece las órdenes de marcha del alto mando. La violencia ejercida contra el Corán y el Islam desde esta orientación militarizada ha sido devastadora. Pero considerando la preocupación puritana con el poder, no es sorprendente que el texto sublime del Corán se haya transformado en un texto que se ocupa principalmente de la dinámica del poder, no de la belleza, y que la sumisión a Dios también se haya convertido en un ejercicio en el poder, no en el amor.

El enfoque puritanista del Corán y la teología de la sumisión significaba necesariamente la proyección de las necesidades humanas egoístas sobre Dios. En lugar de que nuestra relación con la Divinidad se convierta en un camino hacia la expansión de la conciencia humana hacia el reino de lo sublime, la Divinidad se vio subordinada a lo mundano, en lugar de lo atemporal que guía lo mundano, lo mundano dominó a lo Divino; y en lugar de dotar a la humanidad de Divinidad, la Divinidad se humanizó. Inseguro, amenazado y ansioso por la indeterminación, el puritanismo proyectó las limitaciones del mundo físico sobre Dios y, por lo tanto, limitó las potencialidades que ofrece la Divinidad. La tendencia al antropomorfismo en las creencias puritanas es un síntoma de este problema.

Amar a Dios y ser amado por Dios es la forma más elevada de sumisión: la entrega del amor es la entrega real y verdadera. Sin embargo, para amar, como han señalado numerosos estudiosos clásicos, es importante que el amante ame la verdad del amado. Es decir, el amante debe evitar proyectar sobre el otro una construcción y luego enamorarse de la construcción en lugar de la verdad de la persona amada. Tomemos, por ejemplo, una pareja casada: es un problema común que, en lugar de conocerse genuinamente y amar el carácter real y los rasgos del otro, cada cónyuge construiría una imagen artificial del otro y luego se enamoraría de lo imagen construida. Lo menos que uno puede decir sobre este problema común es que cada persona no necesariamente ama a la otra, sino que ama la construcción inventada de la otra persona. En el caso de Dios, como una cuestión de fe, los musulmanes suponen que Dios tiene un conocimiento perfecto e inmutable, y por lo tanto, Dios sabe la verdad sobre el amado. En cuanto al ser humano, el desafío es conocer la verdad sobre Dios sin proyectarse en Dios. Mediante la autorreflexión crítica, el adorador puede llegar a conocerse a sí mismo, y al conocerse a sí mismo, lucha por no proyectar sus propias subjetividades, limitaciones y ansiedades sobre Dios. Al tratar de amar a Dios, el desafío y la verdadera lucha es no usar a Dios como un trampolín hacia la auto-idolatría. Igualmente importante, la sumisión a Dios no puede transformarse en una relación en la que uno use lo Divino como una muleta para afirmar poder sobre los demás. Como se ha explicado anteriormente, la forma más elevada de Yihad es la lucha por conocerse y purificarse. Este autoconocimiento y compromiso crítico con el yo es necesario para amar la verdad de Dios, pero aspirar a controlar a los demás o buscar el poder para dominar a los demás es un fracaso someterse a Dios.

Sin embargo, hay un problema aún más fundamental implicado aquí, y es: ¿Qué significa someterse a Dios, lo Divino Quién es infinito? Si un ser humano se somete a otro, sabemos lo que eso significa: la voluntad de uno queda subordinada a la voluntad de otro, y la sumisión se logra cuando una persona obedece a la otra. Pero cuando un ser humano se somete al Omnipotente, Inmutable e Infinito, ¿cómo se define la relación? Me parece que decir que el ser humano debe obedecer a Dios es insuficiente e insatisfactorio. Incluso decir que el ser humano ama a Dios por sí mismo, nos dice poco. En sumisión, el ser humano no obedece ni ama una suma cuantificable o una realidad limitada que puede reducirse a un conjunto de órdenes o emociones. Amar a Dios es como afirmar que uno ama la naturaleza, o el universo o alguna realidad no cuantificable como el amor mismo. En muchos sentidos, cuando un ser humano ama a Dios, un ser humano está enamorado del amor, enamorado de la virtud infinita y la belleza ilimitada. Si uno se somete a Dios únicamente obedeciendo órdenes, sin darse cuenta, uno ha cuantificado a Dios y ha hecho lo Divino reducible. Esto es así porque es como si uno hubiera realizado el acto de sumisión a Dios totalmente representado por el acto reduccionista de obediencia. En lugar de estar enamorado de Dios, uno está enamorado de una construcción destilada y limitada llamada los mandamientos de Dios.

Someterse a Dios es someterse a potencialidades ilimitadas e inacabables. La obediencia a lo que uno cree que es la voluntad de Dios es necesaria, pero la Voluntad que uno cree que es de Dios no se puede tomar como que representa completamente lo Divino. La obediencia a lo que un creyente cree sinceramente que es la Voluntad de Dios es un paso esencial pero elemental. Dios no está representado por un conjunto de comandos o por un conjunto particular de intenciones o determinaciones identificables. Dios es ilimitado y, por lo tanto, la sumisión a Dios es como someterse a lo ilimitado. Esto hace que la sumisión sea un compromiso con potencialidades ilimitadas de realizaciones cada vez mayores de la Divinidad. Tomemos, por ejemplo, si uno está enamorado de la belleza. Someterse a la belleza necesariamente significa someterse a las diversas posibilidades de la belleza, no a una expresión única y definitiva de la belleza. Para hacer el concepto más cercano, imagina una persona que está enamorado de la música clásica, y este amor llega a un punto en el que una persona en particular desea someterse a esta música. Tal sumisión podría muy bien significar aceptar, aprender y obedecer ciertas formas de expresión de la música. El amante puede entender y seguir la música en forma de sinfonía, concierto, sonata, etc. Sin embargo, la música es una realidad más grande que las formas que la expresan, y ciertamente es posible descubrir nuevas formas que permitan una mejor y más perfecta comprensión de la música. Sin embargo, estar enamorado de la música clásica significa estar enamorado de las potencialidades y posibilidades que ofrece esta música, que trasciende cualquier conjunto particular de formas.

Esta comprensión sobre la naturaleza de la sumisión en el Islam es de importancia fundamental para la recuperación del mensaje islámico a la humanidad. Como se explicó anteriormente, los musulmanes tienen una relación de pacto con Dios conforme a la cual deben dar testimonio de virtudes morales como la justicia, la misericordia y la compasión. Estas virtudes, según el Corán, son parte de la bondad y la belleza de Dios. La sumisión a Dios, en mi opinión, necesariamente significa cumplir con las obligaciones del pacto al buscar una relación amorosa con Dios. Pero la belleza de Dios no se expresa simplemente en términos abstractos o construcciones teóricas no dirigidas. Es crucial apreciar que la belleza de Dios se expresa, entre otras cosas, en términos de bondad hacia los seres humanos. El objeto de la justicia, la compasión y la misericordia, por ejemplo, no es una abstracción no identificable: el objeto de estas virtudes es la humanidad. Por lo tanto, se dice que el Profeta, por ejemplo, dijo: «Un verdadero musulmán es aquel que se abstiene de dañar a las personas con la lengua o las manos». La relación de uno con Dios significa la búsqueda de mayores niveles de perfección de la belleza. La belleza de la sumisión no está en ganar poder sobre las personas, sino en ponerse al servicio de las personas.

El enfoque explicado aquí supone un proceso de crecimiento moral. En mi opinión, estar enamorado y someterse a Dios necesariamente significa una búsqueda constante e interminable de la belleza. En mi opinión, una relación con lo Divino debe ofrecer infinitas posibilidades de crecimiento moral, y dicha relación no puede significar estancamiento en un conjunto de leyes determinables. Si Dios es belleza, ¿cómo puede ser una relación con Dios otra cosa que una exploración de la belleza? Lo describo como una exploración porque lo mundano nunca puede darse cuenta perfectamente de lo sobrenatural; lo mundano solo puede buscar a lo sobrenatural y tratar de volverse más sublime en este proceso.


Fuente: searchforbeauty.org / Traducido por con ligeras modificaciones editoriales por Truth Seeker Es

Share

    1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No Ratings Yet)
    Cargando…

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.