app

La filosofía importa, y mucho

La filosofía importa, su fundamento es lo único que diferencia a los seres humanos de todas las demás criaturas biológicas: el intelecto.

La filosofía importa, su fundamento es lo único que diferencia a los seres humanos de todas las demás criaturas biológicas: el intelecto.

Por: Muhammad Ghilan

La filosofía importa. Sin embargo, encontramos a personas inmersas en ideologías seguras que se auto-confirman, ya sea cientificismo o religión celosa, que continúan declarando que la filosofía es una pérdida de tiempo. Ambas partes claman por lo práctico, y dicen que la filosofía no tiene aplicaciones en la vida real. Por lo tanto, la declaran una forma de ejercicio mental ocioso que conduce a la ofuscación y la confusión en lugar de a la claridad sobre asuntos de importancia para la vida cotidiana y el florecimiento humano. Curiosamente, ambas partes también ofrecen lo que ven como respuestas objetivas y descriptivas a los desafíos y acertijos que enfrentamos en nuestra vida cotidiana.

En el lado del cientificismo, tenemos quienes abogan por el método científico como el árbitro de todas las preguntas, independientemente de las categorías con las que traten. En el lado de la religión, tenemos a quienes nos presentan sus diferentes escrituras y textos y también afirman que tienen todas las respuestas, independientemente de las categorías de preguntas a las que se aplican. Sin embargo, ninguno de los grupos puede explicar por qué ellos están por encima del resto y son poseedores de la Verdad última, sin caer en interminables argumentos de razonamiento circular: la ciencia ofrece todas las respuestas porque el método científico funciona ya que produce resultados que confirman que funciona, o la religión X es la única religión verdadera de Dios porque las Escrituras X afirman que es la única religión verdadera de Dios y que Dios existe porque tenemos una revelación diciendo que Él existe. Tengo razón porque digo que tengo razón.

La filosofía, una palabra que se origina del griego philosophia que significa «amor a la sabiduría», se define según el diccionario Merriam-Webster como «el estudio de ideas sobre el conocimiento, la verdad, la naturaleza y el significado de la vida, etc.». El fundamento de la filosofía es lo único que diferencia a los seres humanos de todas las demás criaturas biológicas: el intelecto. Es nuestra capacidad de usar la lógica para examinar las conexiones entre las proposiciones y lo que estas afirman para poder juzgar la fuerza de los argumentos y la validez de las conclusiones antes de hacer inferencias y analogías. Por lo tanto, atacar a la filosofía puede considerarse un tipo de anti-intelectualismo y las personas que ridiculizan la filosofía son personas que ridiculizan el intelecto.

El desafío a la filosofía es respecto a su enfoque principal en el ámbito abstracto de las ideas, donde parece que las personas que atacan este campo se sienten incómodas, ya que parecen unidas en la posición de que el conocimiento que no tiene una producción inmediata o directa para ellos no tiene valor, como el filósofo Patrick Stokes observa:

La filosofía tiene una vulnerabilidad particular aquí porque no está directamente vinculada a ningún resultado económico obvio, es difícil, y si no tienes curiosidad acerca de las ideas, tendrá dificultades para entenderla. Si no consideras que el conocimiento tiene un valor intrínseco en lugar de meramente económico, la filosofía será tu ejemplo de paja académica.

Desafortunadamente, la filosofía es una de esas cosas de las que no puedes escapar. Immanuel Kant señaló en su Crítica de la razón pura que «en todos los hombres, tan pronto como su razón ha madurado para la especulación, siempre ha existido y seguirá existiendo algún tipo de metafísica». En virtud de ser criaturas racionales, necesariamente participamos en el proceso de la filosofía de una forma u otra en diversos grados. Las únicas diferencias relevantes son si nos dedicamos a hacer una filosofía buena o mala o si relegamos gran parte de eso a otros que lo hacen por nosotros. Esta es la razón por la cual un físico teórico prominente como Stephen Hawkins suena intelectualmente superficial cuando hace la afirmación, irónicamente filosófica, de que «la filosofía ha muerto». (O a lo mejor pretendía dejar una frases memorable como legado que resonase igual que la de Nietzche “Dios ha muerto”)

Cuando los científicos razonan a través de una hipótesis, diseñan experimentos, deciden si los resultados son correlación o causalidad, y luego establecen una implicación de los hallazgos, están haciendo filosofía de la ciencia. Cuando los médicos deciden si un evento biológico constituye una enfermedad o no y delimitan una línea aparentemente arbitraria de lo que constituye una condición saludable, se involucran en un campo de filosofía llamado ética biomédica. Cuando los jueces de la Corte Suprema debaten casos relacionados con los derechos de los ciudadanos en un sistema de gobierno, sus fallos finales son producto de discursos filosóficos sobre lo que significan la justicia y la igualdad y cómo se pueden aplicar. En el Islam, toda la discusión de los Objetivos de la Legislación Divina, es decir, Maqasid Al Sharia, es un discurso filosófico que tiene implicaciones directas sobre cómo se derivan los fallos para los nuevos problemas que surgen en los tiempos modernos debido al progreso científico y tecnológico, así como a la naturaleza cambiante de la sociedad, política y economía. La lista de cómo la filosofía impacta al mundo en cada esfuerzo humano sigue y sigue.

Sin el estudio de la filosofía, personas como Richard Dawkins, Sam Harris, Christopher Hitchens, Lawrence Krauss y el resto de los nuevos ateos anti-teístas que utilizan la ciencia como vehículo para promover su fundamentalismo anti-religioso no serían vistos como los pobres pensadores sobre religión, política y sociología que realmente son. De hecho, incluso Sam Harris, a quien tiene una licenciatura en filosofía en la Universidad de Stanford, ha sido criticado por ser un filósofo incoherente que no parece lleva a cabo la investigación básica antes de escribir sobre temas como la moral y el libre albedrío. Es a través de una mala filosofía que Harris puede abogar por una clasificación racial y la tortura para promover los intereses nacionales, que actualmente practica el gobierno de los EE. UU. En otras palabras, la mala filosofía de Harris proporciona la cobertura intelectual para que sus seguidores acepten un gobierno que actúa contra los derechos humanos con impunidad, y esa mala filosofía encuentra una plataforma y sigue cuando las personas no entrenan sus sentidos filosóficos porque les dijeron que era un «pérdida de tiempo.»

En el contexto del Islam, los adherentes ortodoxos o tradicionales auto-declarados (independientemente de la etiqueta de subgrupo que adopten para sí mismos) atacan la filosofía diciendo que el Corán y la Sunnah (forma del Profeta) tienen toda la orientación que un musulmán necesita. En palabras del primo del profeta Muhammad Ali Ali ibn Abi Talib, «Son palabras verdaderas utilizada en aras de la falsedad«. Aunque un musulmán cree que la guía definitiva se encuentra en el Corán y Sunnah, esto no significa que el intelecto no tenga lugar para pensar, reflexionar y concluir en consecuencia. El ideólogo religioso cree que su propia comprensión limitada de lo que los musulmanes consideran una Revelación intemporal puede servir como suficiente sustituto de la actividad intelectual continua que intenta comprender la interacción entre la eterna Palabra de Dios y la presencia y entendimiento temporal de los seres humanos. Además, el ataque a la filosofía está impulsado por el miedo más que cualquier otra cosa. Es desconfianza en la declaración que hacen las mismas personas que atacan la filosofía. Es decir, que si bien la Escritura islámica puede contradecir los caprichos, los egos y los deseos humanos, nunca contradirá el intelecto. Si este es el caso, se deduce que una filosofía, que se aferra sinceramente al intelecto y reconoce cuando el ego y el capricho nublan el pensamiento, eventualmente le llevarán a reconocer la guía de la que las Escrituras afirman que es una fuente. De lo contrario, si no podemos confiar en el intelecto, ¿por qué deberíamos confiar en la Revelación que supuestamente aceptamos a través de nuestro intelecto, que a su vez solo lo obliga legalmente a la ley religiosa cuando su intelecto está sano?

Al tratarse del amor y la búsqueda de la sabiduría, la filosofía también puede definirse, según la definición del diccionario de Merriam-Webster de la sabiduría, como la actividad de aplicar las experiencias de vida acumuladas y el aprendizaje científico para discernir las cualidades y relaciones internas con el fin de llegar al juicio más adecuado que coloca lo correcto en el lugar correcto en el momento correcto (curiosamente, la última parte de esta definición de sabiduría es también cómo Ibn Qayyim Al Jawziyyah la definió). Por lo tanto, acercarse a la Revelación sin un intelecto consciente de sus prejuicios y limitaciones, especialmente en el contexto del liderazgo religioso, es algo peligroso. Invariablemente conducirá a un estado en el que uno cree sinceramente que está guiando a las personas cuando de hecho están produciendo ideólogos irracionales o marginando y excluyendo a otros que no encontraron satisfacción intelectual en un enfoque tan empobrecido. Contrariamente a esta posición, la religión no se trata solo de reglas, actos de adoración y de estar involucrados en un estado constante de conflicto con la sociedad y la ciencia.

La filosofía no solo tiene un impacto directo en hacer de nosotros mejores pensadores y más contemplativos. Una mayor conciencia de los prejuicios y suposiciones propias puede resultar en tolerancia entre diferentes personas y una mejor comprensión de las diferencias y sus fuentes. La filosofía es la aplicación de los consejos dados por el obispo anglicano sudafricano retirado Desmond Tutu, quien relata de su padre que los dijo: «No levantes la voz, mejora tu argumento». Lo más importante es que la filosofía bien hecha enseña humildad, que desde la perspectiva islámica es más importante que ser un gran «pensador». Ninguna cantidad de pensamiento puede atravesar el velo cegador de la arrogancia y el sentimiento injustificado de certeza y auto-importancia. En un artículo de opinión para The Guardian, Michelle Sowey escribe sobre su observación de cómo los niños de la escuela primaria que asisten a sus talleres de filosofía se desarrollan intelectual y personalmente, afirmando que:

Estudiar filosofía cultiva la duda sin impotencia y la confianza sin arrogancia. He visto a los niños evolucionar para ser más racionales, escépticos [sic] y de mente abierta, y los he visto interactuar de manera más imparcial y colaborativa. Como dijo un niño de 10 años: «He comenzado a resolver argumentos y problemas con la filosofía. Y funciona mejor que la violencia o cualquier otra cosa «.

¿Tiene limitaciones la filosofía? Como con cualquier otro esfuerzo humano, por supuesto. Desde una perspectiva islámica, el punto de anclaje para ser guiado es la Revelación. Este es el argumento del tratado del Imam Abu Hāmid Al Ghazālī La incoherencia de los filósofos, que se considera erróneamente como el golpe mortal a toda la filosofía para los musulmanes. A diferencia de los musulmanes ortodoxos modernos, Al Ghazālī no era del tipo que tiraba al bebé con el agua del baño. Su ataque fue específico para 20 posiciones que los filósofos musulmanes de su tiempo sostenían y la cuales el argumenta brillantemente que eran lógicamente inconsistentes y teológicamente inaceptables. Es irónico que el renacimiento de la filosofía en Occidente se atribuya a Ibn Rushd (Averroes), un destacado erudito en teoría jurídica islámica dentro de la Escuela Maliki de derecho islámico y visto como el filósofo musulmán que nos dio la filosofía moderna. Aunque reconoció que no todas la persona tienen una inclinación intelectual por los altos niveles de filosofía, le pareció preocupante que muchos eruditos ortodoxos durante su tiempo emitieran prohibiciones generales contra la participación en esta actividad intelectual humana natural. En sus intentos por revivir la filosofía entre los musulmanes, respondió a tales eruditos y predicadores diciendo:

Aquellos que evitan que alguien reflexione sobre los libros de filosofía cuando él o ella son expertos en hacerlo, sobre la base de que se supone que algunas personas de muy de mala reputación han cometido un error debido a la reflexión sobre ellos, son como aquellos que evitan que las personas sedientas beban agua fresca y dulce hasta que mueren de sed, porque algunas personas se ahogaron con esta agua y murieron.

El destacado erudito mauritano Shaykh Abdullah Bin Bayyah dijo una vez: «Las únicas personas que veo que tienen un sentido de asombro sobre el mundo son los niños y los filósofos». En última instancia, la filosofía se trata de la práctica de comprenderse a uno mismo, la naturaleza de la existencia y la profunda curiosidad sobre lo que hace que algo sea como es. En el contexto del Islam, la filosofía se trata de profundizar en las profundidades del océano de una Revelación que exalta la sabiduría y la vincula con las Escrituras. Se trata de obtener información sobre la condición humana y su importancia. Le permite a uno ir más allá de las distracciones intermitentes de los fenómenos naturales para desvelar la esencia de la creación. Su valor no puede ser exagerado, y despertar al gigante intelectual dormido que hizo de la Edad de Oro del Islam lo que era depende de revivir el interés de los musulmanes en ella.


Fuente: Andalus Online / Traducido y editado por Truth Seeker Es

Share

    1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No Ratings Yet)
    Cargando…

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.