app

El camino a la felicidad verdadera (parte 3)

El camino a la felicidad verdadera (parte 3)

 

El camino a la felicidad verdadera (parte 3)

El camino a la felicidad verdadera (parte 3)

Autor: 

Mantener los lazos familiares en Islam es tan importante que está puesto conjuntamente a la creencia.

El Profeta dijo: “Quien quiera que crea en Allah y en el último día debe mantener buenas relaciones con famila”. (Al Bujari)

El Islam determina justamente los derechos de la mujer sobre la herencia. La parte que le corresponde está determinada por Dios en Su conocimiento y depende de la relación de quien hereda con el fallecido.

El Islam pone los derechos de la mujer al mismo novel que el de los hombres; tienes derecho a las mismas tarifas de cobro por trabajo que los hombres que hacen un trabajo similar.

En el Islam una mujer tiene derecho a elegir su marido y a mantener su nombre después del matrimonio. El papel de ser madre y de criar a los hijos es uno de los más importantes y esto es por la importancia de esto para la sociedad.

El Profeta dijo: “Cada uno de vosotros es un guardián y es responsable de lo que está a su cargo; una mujer es la guardiana de la casa de su marido y de sus hijos y es responsable por ellos…”. (Al Bujari)

Allah ha creado al hombre y a la mujer de una naturaleza complementaria al igual que lo son sus responsabilidades en su relación y en la construcción de una sociedad.

El Islam nos llama a ser benevolentes y misericordiosos independientemente de la raza, el color o la crencia. Por lo tanto los musulmanes deben de esforzarse por mantener este comportamiento en todas sus relaciones.

El Islam prohíbe y advierte contra el comportamiento negativo como mentir, estafar, la envidia, la traición, la fornicación, tratar a otros sin respeto y con brusquedad y otras enfermedades sociales.

Las enseñanzas del Islam incluyen el buen trato y la compasión con los animales, los pájaros, las plantas y el medio ambiente. El ser humano debe, como nos enseñó el Profeta, tratar a todas las criaturas (animales, pájaros, criaturas del mar e insectos) con dignidad y cuidado. Por lo tanto, protege a las criaturas de Dios del dolor y el sufrimiento en vano es muy importante.

Le preguntaron al Profeta: “Mensajero de Allah, ¿se nos recompensa por el buen trato a los animales?” Él dijo: “Hay una recompensa por el buen trato a todo ser viviente, sea animal o humano”. (Bujari y Muslim)

PROTEGER EL MEDIO AMBIENTE es una obligación religiosa.  El Islam y el Quran nos enseñan que somos guardianes de la tierra.

El Islam es muy estricto en cuanto a que tratemos todo lo que hay en la faz de la tierra con misericordia, gentileza, respeto, cuidado, y sin israf (exceso). Se nos pide que construyamos civilizaciones, mantengamos el medio ambiente limpio y conservemos los recursos naturales.

Así es como el Islam advierte contra el consumo excesivo:

“El Profeta pasó un día cerca de Sa’d ibn Abi Waqas mientras hacia el wudu (la limpieza ritual de algunas partes del cuerpo en preparación para el Salat). El Profeta preguntó: “Sa’d ¿por qué este desperdicio?” Sa’d respondió: “¿También hay desperdicio mientras se hace wudu?” El Profeta dijo: “Sí, incluso aunque estés junto a un río”. (Ahmad)

El Islam prohíbe todo aquello que es malo; todas las formas de injusticia, opresión, traición, genocidio, tortura, violencia, matar inocentes y toda acción reprobable.

La misericordia está en el corazón del mensaje islámico; ordena la justicia, la bondad, la gentileza, la generosidad, la misericordia hacia todos, especialmente los niños, las mujeres y los ancianos.

Los profetas en el Islam

El musulmán está obligado a creer en todos los profetas (la paz sea con todos ellos). Esta creencia es inseparable del credo islámico. Por lo tanto, para creer en Muhammad uno debe de creer en todos los profetas anteriores que él.

La misión de los Profetas en enseñar el camino hacia Dios, para decir y enseñar cómo se puede obtener la salvación en esta vida y en la próxima, cómo llevar nuestras vidas, lo que agrada y desagrada a Dios, cuál es nuestro papel en la Tierra y cuál es en el universo en general, hacia dónde vamos, cómo somos responsables ante Dios y cómo deberían ser las relaciones entre nosotros. Estas son las cosas sobre las que el hombre necesita guía.

Hemos enviado un mensajero a cada comunidad: “Adorad a Allah y apartaos de los tagut. (Sura de las abejas, 16:32)

Este es el mensaje esencial que todos los Profetas han traído.

¿Y qué otra cosa corresponde a los Mensajeros sino transmitir con claridad? (Sura de las abejas, 16: 35)

El Profeta Muhammad es el último de todos los Profetas y Mensajero de Dios a través de quien la misión profética fue llevada su forma más comprensible y completa.

Jesús en el Islam

Al igual que muchos Profetas anteriores a él, que cuando hay una necesidad fundamental de un cambio y una desviación fundamental del mensaje anterior son enviados, este fue el caso con el Profeta Jesús (la paz sea con él).

En el Corán Jesús es tratado como uno de los descendientes del Profeta Abraham. Su madre, María, era la hija de ‘Imran y era una mujer recta, pía y devota quien cumplió su pacto con Dios. Fue por la voluntad de Dios que tuvo un embarazo milagroso y un parto de Jesús sin padre:

Cuando dijeron los ángeles: “¡Mariam! Allah anuncia una palabra procedente de Él cuyo nombre será el Ungido, ‘Isa, hijo de Mariam; tendrá un alto rango en esta vida y en la última; y será de los que tengan proximidad”. (Sura de la familia de ‘Imran, 3:45)

No hay otro profeta entre el Profeta Jesús y el Profeta Muhammad.

Como otros Profetas, a Jesús también se le dieron milagros para apoyar su misión. Algunos de sus milagros –en los que los musulmanes creemos- incluyeron el curar, el traer a la gente a la vida después de muertos y saber lo que la gente guardaba en sus casas. Pero por cada uno de estos el Corán cita a Jesús diciendo: “Por la Voluntad de Allah” porque Dios le dio el conocimiento y la habilidad.

No murió y no fue crucificado. Sino que: “Dios lo elevó a Él”. De acuerdo al Corán Jesús no fue quien fue crucificado, no importa que esta sea la versión popular.

¿Cómo ser musulmán?

Para que una persona sea musulmana debe de pronunciar, con convencimiento de corazón y de mente, que no hay Dios excepto Allah, único u sin asociados, y que Muhammad es Su siervo y mensajero. Se deben de purificar (hacer el ghusl) y dejar las acciones incorrectas de acuerdo al Islam con intención de no volver a ellas. Esta profesión de Fe debe de hacerse delante de un musulmán y vario testigos.

Despúes debe de implementar los cinco pilares del Islam:

  1. Atestiguar que no hay más dios que Allah y que Muhammad es Su siervo y mensajero.
  2. Hacer el Salat.
  3. Pagar el Zakah
  4. Ayunar el mes de Ramadán
  5. Hacer la peregrinación a la Casa Sagrada si uno tiene los medios financieros y de salud.

Esperamos poder ayudarte a aprender más sobre el Islam.

Para cualquier cosa que quieras saber o necesites ayuda, estamos para ayudarte.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply