app

Enseñanzas políticas del Profeta Muhammad

La política en el Islam tiene como objetivo guiar a las personas hacia el bien y abstenerse del mal. La integridad, la honestidad y la confianza son enseñanzas políticas del Profeta Muhammad.

La política en el Islam tiene como objetivo guiar a las personas hacia el bien y abstenerse del mal. La integridad, la honestidad y la confianza son enseñanzas políticas del Profeta Muhammad.

Por: Redacción

La exitosa carrera del Profeta Muhammad, la paz sea con él, como líder político, aparte de su papel principal como guía espiritual, aún no ha recibido la atención que merece de los líderes religiosos y mucho menos del público en general. Un breve repaso a esta nos deja muchas enseñanzas políticas del Profeta Muhammad que, en conjunción con la atmósfera política actual, son de vital importancia para una vida política en el Islam basada en la Sharia.

La política no es solo una cuestión de gobierno, sino también una herramienta vital para la educación, la espiritualidad, la conciencia, la comprensión humana y la difusión de valores y principios.

El Islam nos enseña a lograr esto a través de diversos medios pacíficos, a través de consejos sinceros, proporcionando modelos a seguir, persuasión racional, liderazgo ejemplar y otros.

La política en el Islam tiene como objetivo guiar a las personas hacia el bien y abstenerse del mal. La integridad, la honestidad y la confianza son valores islámicos clave que también se aplican a la política. Estos valores están respaldados por la convicción de que la recompensa final no reside en este mundo, sino en el más allá y la admisión al paraíso.

Estos son algunos de los principios éticos enseñados y practicados por el profeta Muhammad. Otro rasgo de su liderazgo ejemplar, como líder del estado de la ciudad de Medina, incluye la consulta abierta (shura), donde se aceptaban diferentes puntos de vista y críticas constructivas y las opiniones de los Compañeros se tomaban en consideración

El Profeta también solía delegar el poder. Esto se puede ver en el nombramiento de Muaz bin Jabal como gobernador de Yemen.

Esto se hizo de tal forma en que el Profeta permitió a Muaz practicar su razonamiento independiente (ijtihad) en asuntos en los que no se encontraba un texto claro en el Corán y la Sunnah.

El liderazgo del Profeta también enfatiza la persuasión en lugar de la coerción. Ganar los corazones de las personas siempre ha sido el enfoque principal del Profeta.

Es a través de su elevado espíritu, liderazgo inspirador, una aguda comprensión de la realidad social y los valores humanitarios que el Profeta llevó con éxito a su pueblo del estado de ignorancia (jahiliyyah) y adoración de ídolos, a adorar a Allah, el único Creador.

Además de transformar su sociedad el Profeta, que la paz sea con él, también se involucraba con grandes personalidades y los entrenada para que fueran los lideres de las nuevas generaciones.

Entre los casos notables de esto se incluyen el segundo califa, Umar Ibn al-Jattab, un feroz oponente del Islam, que se convirtió en uno de los Sahabas más valientes en la historia y el primer líder musulmán en expandir enormemente los territorios islámicos.

Ganar poder no fue nunca el objetivo del Profeta, que la paz sea con él, el objetivo final del liderazgo radica en su mensaje para invitar a los humanos al caminos del Islam. El Profeta no fue hostil con los no musulmanes, sino que los invitó de manera pacífica. En una narración famosa, el Profeta dijo: «Los mejores entre ustedes son aquellos con el mejor comportamiento y el mejor carácter» (Bujari).

Sin embargo, si se negaban a aceptar el Islam pacíficamente, el estado los protegía bajo el acuerdo «dhimmi«.

De hecho, el acuerdo dhimmi se adelanta a su época en una era de guerra tribal y estaba lejos de intentar tratar a los no musulmanes como ciudadanos de segunda clase.

La actitud maquiavélica de «el fin justifica los medios» no es en absoluto compatible con el Islam y debe ser fuertemente rechazada y desalentada. Los principios islámicos dictan que tanto los medios como los fines se ajustan a las enseñanzas del Islam. La mera imposición de nombres o terminología que suenan islámicos en actividades políticas no los hace islámicos.

Tales casos de abuso incluyen casos en los que se utiliza vocabulario religioso para engañar a personas inocentes y desinformadas para obtener ganancias políticas.

Tampoco está en línea con la enseñanza del Profeta la práctica de descubrir o examinar las deficiencias personales y privadas de los rivales políticos y revelarlas en público para obtener apoyo.

Esto contradice la enseñanza profética de ocultar las faltas de los demás, para que Allah haga lo mismo por nosotros en el más allá.

Esto, sin embargo, no incluye asuntos de interés público.

Además de los muchos principios y valores proféticos anteriores, la práctica de la tolerancia y la comprensión son esenciales para preservar la paz y la armonía en una sociedad multicultural.

La búsqueda única de ganar votos y adquirir poder, a cualquier coste, no solo va en contra de los preceptos del Islam y la forma del Profeta, sino que solo conduciría al caos y al abuso en la sociedad.

En conclusión, entre las cualidades más nobles del Profeta Muhammad, que la paz sea con él, encontramos: confiabilidad (siddiq), integridad (amanah); comunicación (tabligh) e inteligencia (fathonah).

Estos son los rasgos principales de las enseñanzas políticas del Profeta Muhammad que los líderes pueden emular.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.